22/06/2017

Concedidos los Premios M. Helena Maseras a la investigación en género

Meritxell Ferrer y Mireia Ros, Sandra Fernández y Paula Gomis fueron las ganadoras del premio, y finalistas Mª José Miranda y Patricia Álvarez

Tres de las cuatro premiadas, con los diplomas.

La URV y el Observatorio de la Igualdad entregaron el Premio Maria Helena Maseras en su tercera edición, que distingue bianualmente la investigación en género en los tres niveles formativos de la universidad: en los trabajos de fin de grado, fin de máster y en las tesis doctorales. Las investigaciones premiadas tratan sobre la incorporación del lenguaje no sexista en el ámbito laboral, la historia olvidada de las mujeres y la integración de la perspectiva de género en la clínica intersexual. En esta convocatoria se presentaron un total de dieciséis trabajos, de los cuales cinco corresponden a trabajos de fin de grado, seis en la modalidad de fin de máster y cinco tesis doctorales.

El acto de entrega tuvo lugar el miércoles 21 de junio por la tarde, en la sala de grados del campus Cataluña. Los premios los otorgaron el rector de la URV, Josep Antón Ferré, la concejala de Bienestar Social y Políticas de Igualdad de Vila-seca, Lucía Teruel, y la directora del Observatorio de la Igualdad de la URV, Inma Pastor. La secretaria del jurado, la profesora Montserrat Soronellas, hizo una introducción a los estudios de género.

De izquierda a derecha Lucía Teruel, Josep Anton Ferré e Inma Pastor, en la mesa del acto.
Ganadoras y finalistas

En la modalidad de tesis doctoral, el Jurado acordó otorgar el premio ex aequo a los trabajos Pensamiento y acción del movimiento feminista en Cataluña durante la transición democrática (1975-1985) de Meritxell Ferré; y Prisioneras del movimiento republicano irlandés. Her Majesty ‘s Armagh Prison 1971-1982 de Mireia Ros. Ambas tesis hacen aportaciones muy significativas a la investigación sobre la historia de las mujeres. La primera porque rescata, con minuciosidad y rigor, la historia reciente, y por ello más invisible, del movimiento feminista y sus aportaciones a la lucha por los derechos de las mujeres durante la Transición en Cataluña. La segunda traslada al lector a Irlanda del Norte y saca a la luz la historia más invisible aún de las prisioneras republicanas y su lucha en dos escenarios: el político y el de género.

Sandra Fernández recibió el premio en la categoría de mejor trabajo de investigación de máster por: Del DSD al “Huevo Kinder”. Clínica del género y gestión médica del riesgo, que analiza cómo se desarrollan los procesos de toma de decisiones en la clínica intersexual, donde la dicotomía hombre-mujer proporciona la única dirección posible para la construcción de la subjetividad y el cuerpo. Entre las conclusiones, la autora destaca que la determinación del sexo y la adecuación anatómica son enfocados por el personal sanitario como una urgencia médica. Es por ello que entre los ítems que rigen los criterios de asignación de sexo se encuentran las posibilidades quirúrgicas y la, cada vez más conocida, “impregnación hormonal”. Mª José Miranda es la autora del trabajo que quedó finalista, Perspectivas sobre el aborto voluntario: discursos profesionales y legos.

El Premio al mejor trabajo de investigación de grado fué para el trabajo El lenguaje no sexista en los planes de igualdad, de Paula Gomis, ex alumna de Relaciones Laborales en la URV. El estudio incluye un análisis comparado de las cláusulas sobre la utilización del lenguaje no sexista en el ámbito laboral, contenidas en los planes de igualdad de hasta quince empresas del sector público y privado de ámbito nacional. Si bien todas incorporan remisiones al lenguaje no sexista, la mayoría incluyen medidas demasiado genéricas y poco estructuradas o de transformación real. Sin embargo, la empresa pública es la que más trabaja este ámbito. Un hecho que, asegura la autora, “no sorprende mucho” ya que es la Administración Pública quien desde hace más de 20 años pone de relieve la necesidad de adaptar el lenguaje al principio de igualdad entre mujeres y hombres así como la urgencia de acabar con los usos sexistas o androcéntricos que aún perviven. La consideración de trabajo finalista ha sido para Análisis de los personajes femeninos de la obra de Carmen Montoriol, de Patricia Álvarez.

El Premio Maria Helena Maseras al mejor trabajo de investigación de grado y al trabajo de investigación de máster están dotados con 500 euros cada uno, y el Premio a la mejor tesis doctoral está dotado con 1.000 euros, que se han repartido entre los dos trabajos premiados. Contribuyen al premio la URV, el Observatorio de la Igualdad, la Diputación de Tarragona y el Ayuntamiento de Vila-seca, municipio donde nació Maria Helena Maseras, la primera mujer matriculada en estudios universitarios en el curso 1872-73, en concreto en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*