14/03/2019

Cristina Fallarás: “Estamos creando memoria colectiva de las mujeres”

La periodista y escritora ha presentado en la URV el exitoso proyecto #Cuéntalo, en el que las mujeres explican masivamente experiencias de agresiones sexuales

La activista feminista, ayer en la Sala de Grados del campus Catalunya.

“Acabo de conocer la confirmación de la sentencia a Juana Rivas, que simplemente protegía a sus hijos de un padre maltratador. La justicia es vergonzosa en España”, ha dicho Cristina Fallarás, haciendo referencia a que la Audiencia de Granada ha confirmado la sentencia contra esta mujer por sustracción de menores. Así ha comenzado la conferencia “Más de dos millones de tuits en diez días”, esta tarde en la Sala de Grados de la URV, para presentar su proyecto # Cuéntalo.

Ha explicado cómo nació el proyecto: “Cuando oí la noticia de la sentencia de La Manada, en abril de 2018, pensé que además de periodista y escritora, yo era, por encima de todo, una mujer . Pensé que los jueces no habían creído a aquella joven “. Un artículo de la codirectora de Público, Virginia Alonso, contando una agresión sexual que había vivido, hizo el resto. Y así empezó el movimiento, con sus tuits con la etiqueta # Cuéntalo, que creció espectacularmente para que las mujeres se añadieron de forma masiva, desde sesenta países.

Para Fallarás, hablar de estar en contra de la violencia de género en abstracto es un concepto vacío. En cambio, el hecho de contar las agresiones concretas sí que tiene valor porque hace que existan, crea mecanismos de identificación entre las mujeres y elimina el sentimiento de culpa que algunas sienten cuando sufren algún ataque. “Es el poder de hacerlo público, es la memoria colectiva actual que ya forma parte del futuro”. Recordó comentarios recurrentes recogidos como “es la primera vez que lo cuento”, o “no sabía que había tantas mujeres que habían pasado por lo mismo”. Las denuncias de los mensajes se pueden clasificar en seis tipos: asesinatos, violaciones, agresiones sexuales, de maltrato, de acoso y de miedo. “El feminismo es necesario”, remarcó la periodista. Recientemente ha presentado el proyecto al Parlamento Europeo.

Preservar y analizar los mensajes

La Asociación de Archiveros-Gestores de Documentos de Catalunya (AAC-DG) entró en escena, y capturó durante dos semanas los 15 Gb de tuits con la etiqueta #Cuéntalo. Se almacenaron de forma segura, se convirtieron en formatos reutilizables, y posteriormente se planteó su archivo para poder ofrecer el contenido al análisis por parte de personal experto, de acuerdo con criterios de privacidad y respeto para un contenido tan sensible. Aniol María, uno de los dos archiveros que ha trabajado, ha estado presente en la conferencia.

El archivero Aniol Maria, la directora del Observatorio de la Igualdad Inma Pastor y Cristina Fallarás.

En la web del proyecto se puede ver una visualización hecha por BSC (Barcelona Supercomputing Center) que refleja el espíritu y la magnitud del movimiento, analizando los datos recogidos sin perder las historias individuales. La visualización clasifica 130.000 tuits con redes neuronales.

En la presentación de la conferenciante, Inma Pastor, directora del Observatorio de la Igualdad, ha remarcado que la palabra de las mujeres “no ha sido suficientemente creída, todas tenemos alguna experiencia de ello. Han sido necesarios estadísticas y estudios para demostrar que decimos y lo que vivimos “.

La conferencia, que ha reunido un público numeroso y ha terminado con la intervención activa de assistentes, ha sido el último acto de la 12ª Semana por la Igualdad de la URV, que ha combinado conferencias y otras actividades para animar la comunidad universitaria a reflexionar sobre la necesidad de aplicar la perspectiva de género en investigación, docencia y transferencia.

Cristina Fallarás (Zaragoza, 1968) es licenciada en Ciencias de la Información por la UAB. Ha ejercido 32 años de periodista en distintos medios y es escritora.

La Sala de Grados llena, para escuchar a Cristina Fallarás.
Muchas mujeres han mostrado admiración por el trabajo de la activista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*