10/11/2017

El antropólogo Claudi Esteva, investido doctor honoris causa a título póstumo

La Universitat Rovira i Virgili de Tarragona lo ha investido este mediodía, por sus méritos científicos como padre de la Antropología en España y Cataluña

Momento en que los padrinos en el acto presentan los méritos de Claudi Esteva.

Claudi Esteva Fabregat, formado como antropólogo en la Escuela Nacional de Antropología e Historia de México mientras estaba en el exilio, fundó en Madrid, cuando volvió en los años 50, la Escuela de Estudios Antropológicos, la primera institución de antropología cultural de España, y en 1972 creó el Departamento de Antropología Cultural de la Universidad de Barcelona. Introdujo la antropología cultural en la universidad española y catalana y fue maestro de maestros.

Es por ello que hoy ha sido investido doctor honoris causa a título póstumo por la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, en un acto en el Paraninfo. En la URV tiene muchos discípulos, que son profesores del Departamento de Antropología, Filosofía y Trabajo Social. La Universidad había aprobado su investidura en abril pasado, y desgraciadamente el día 4 de septiembre Claudi Esteva murió a los 98 años de edad. Había nacido en Marsella y se crió y vivió en Barcelona hasta el exilio por la Guerra Civil, y  murió en Barcelona.

Precisamente, dos de sus alumnos de diferentes generaciones, los profesores de la URV Joan Prat y Àngel Martínez, han sido los encargados de presentar su laudatio a dos manos, en la que han presentado su trayectoria científica y académica. Para Joan Prat, la nueva disciplina representaba “una bocanada de aire fresco que abría las puertas a la diversidad”, en el tiempo gris del franquismo. “Comprender y asumir que los márgenes de piedra seca construidos por los agricultores del pueblo .. eran cultura y no sólo lo era la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvorak … fue un descubrimiento de primer orden”, ha añadido. Como ha recordado Àngel Martínez, más de 300 artículos y 23 libros muestran sus capacidades como teórico de la Antropología y como etnógrafo en diferentes países como México, Perú, Ecuador, Guinea Ecuatorial, Estados unidos y diferentes lugares de España, como el Alto Aragón y Zamora. Hizo aportaciones muy destacadas a la antropología psicológica, a la antropología industrial y a los estudios sobre etnicidad y sobre el mestizaje en Iberoamérica. ¿Qué define a un maestro? “De entrada, el rigor y la potencia intelectual, la imaginación creadora, el estímulo para provocar en los demás lecturas, pensamientos y reflexiones, pero también la pasión en la transmisión de conocimientos y esta extraña condición que podemos llamar carisma”, ha dicho Joan Prat.

El rector de la URV, Josep Anton Ferré, y Berta Alcañiz, albacea de Claudi Esteva.
Investidura simbólica

Berta Alcañiz, albacea de Claudi Esteva, su mujer, doctora en Antropología Cultural y profesora-investigadora en el Colegio mexicano de Jalisco, ha sido investida, en su lugar, por el rector de la URV Josep Anton Ferré. Ha expresado el agradecimiento y la alegría que sintió el antropólogo al saber que la URV quería investirlo como doctor honoris causa. En su discurso, muy emocionada, ha hecho un recorrido por la vida de Claudi Esteva, un adolescente de 14 años intelectual, romántico y gran lector, afiliado después a las Juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña (JSUC): “Son experiencias de vida de una biografía que no ha sido estrictamente académica ni solamente científica, y que permiten definir el proceso, la historia personal y las condiciones que lo llevaron a ejercer plenamente la Antropología”, ha manifestado su compañera. Mireia Esteva, su hija, ha recordado la vida difícil que tuvo su padre, nacido en una familia pobre; su determinación y perseverancia para conseguir los objetivos y su capacidad de aprendizaje hasta el último momento.

Mireia Esteva, durante su intervención.

En su intervención final, el rector ha hecho un símil entre los valores de Claudi Esteva y los de la Universidad, y ha destacado la reivindicación de la universalidad del conocimiento como vehículo de comunicación entre los pueblos. “Investirlo doctor honoris causa nos honra a nosotros”, ha dicho.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*