29/03/2019

El Centro de Estudios de Derecho Ambiental impulsa un seminario en México sobre los defensores de los derechos humanos y ambientales

La intensificación de la demanda mundial de recursos naturales y energia ha provocado la generalización de agresiones contra los defensores ambientales y de derechos humanos

El director del CEDAT, Antoni Pigrau, el embajador de España en México, el presidente de la Comissión Nacional de Derechos Humanos en México y las representantes del Institut Català Internacional per la pau y el Instituto de Estudios Jurídicos de la UNAM, en la inauguración del Seminario Internacional sobre la situación de las personas defensoras de derechos humanos, de la tierra y del medio ambiente, en México.

El Centro de Estudios de Derecho Ambiental de Tarragona (CEDAT) de la URV, organiza y participa en el Seminario internacional “Defender en América Latina” sobre la situación de las personas defensoras de derechos humanos, de la tierra y del medio ambiente, que se celebra del 27 al 29 de marzo en la Universidad Nacional Autónoma de México. El objectivo del seminario es reflexionar sobre la intensidad y la diversidad de las amenazas y las agresiones que sufren las personas que defienden el medio ambiente y los recursos naturales y llevar a cabo un debate sobre las experiencias de las medidas pasadas y actuales de protección y las mejores estrategias para protegerlas en el futuro. El Seminario acoge la participación de personas y organizaciones de distintos paises: México, Ecuador, Costa Rica, Argentina, Honduras, Brasil, Guatemala, Colombia y Nicaragua, especialmente adecuadas para hacer aportaciones valiosas a esos objetivos.

El CEDAT ha impuslado este seminario con la colaboración del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Catalán Internacional para la Paz, así como también con el apoyo de la Comisión Nacional de Derechos Humanos; el Ministerio de Asuntos Exteriores, Cooperación y Unión Europea, de España; la Dirección General de Cooperación al Desarrollo, del Departamento de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat de Catalunya, y del Ayuntamiento de Tarragona.

La intensificación de la demanda mundial de recursos naturales y de energía ha incrementado enormemente la presión de las grandes empresas para implantar proyectos extractivos o energéticos de diversos tipos, con especial incidencia en América Latina. Con frecuencia, tales proyectos tienen impactos negativos sobre el medio ambiente y los derechos humanos e invaden o desplazan a las comunidades locales en cuyos territorios se quieren desarrollar. La oposición de las poblaciones afectadas a estas prácticas empresariales obtiene a menudo respuestas violentas, como la persecución, hostigamiento, amenazas, criminalización e incluso, en el peor de los casos, la desaparición forzada o el asesinato de quienes defienden el medio ambiente y los derechos humanos.

Este no es un problema limitado a una determinada actividad o a un país particular. Por el contrario, existe un patrón generalizado de agresiones en contra de los defensores ambientales y de derechos humanos, a veces apoyado por la acción o por la inacción del propio Estado. Así, 201 personas fueron asesinadas violentamente sólo en 2017 en 24 países de todo el mundo, según el informe anual de la Organitzación Global Witness 2017 sobre “Negocios irresponsables y el asesinato de personas defensoras de la tierra y el medio ambiente”.

Una vez más, América Latina es el escenario del mayor número de asesinatos, que representan casi el 60% del total. Según los datos de Global Witness, Brasil registró la cifra más alta, con 57 personas asesinadas, un 80% en la región amazónica; Colombia, 24 personas; México, 15 personas; Honduras, 5 personas o Nicaragua, que registró el mayor número de homicidios per cápita, con cuatro personas defensoras asesinadas. Un 25% del total pertenecían a pueblos indígenas, cuando apenas representan un 5% de la población mundial.

Según el informe del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los defensores de los derechos humanos de agosto de 2016: “El asesinato de defensores de los derechos humanos ambientales es sólo parte de la violencia generalizada a la cual se enfrentan. Las comunicaciones recibidas por el relator especial muestran que los defensores de los derechos humanos ambientales afrontan numerosas amenazas y violaciones, incluyendo ataques violentos y amenazas a sus familias, desapariciones forzadas, vigilancia ilícita, prohibiciones de viajar, el chantaje, el acoso sexual, el acoso judicial y el uso de la fuerza para disipar protestas pacíficas”.

Precisamente este Seminario internacional se celebra con motivo del 20 aniversario de la adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre el derecho y la responsabilidad de las personas, grupos y órganos de la sociedad para promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales reconocidas universalmente, de 9 de diciembre de 1998 (Resolución 53/144) y centra el debate en el contexto espacial de América Latina.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*