04/10/2018

El grupo de investigación Interfibio desarrollará dispositivos de control de procesos bioquímicos en organismos vivos

Colideran un proyecto del programa Human Frontiers, que financia propuestas vanguardistas y arriesgadas de equipos de científicos de todo el mundo

La investigadora ICREA a la URV Ciara O'Sullivan, és una de les coordinadores d'aquest projecte,

El grupo de investigación Interfibio de la Universitat Rovira i Virgili ha dado el pistoletazo de salida al proyecte “Control de la bioquímica celular con señales electrónicas, un paso hacia los híbridos bioelectrónicos”, que recibirá más de un millón de euros en los próximos tres años. El proyecto forma parte del Programa Human Frontiers, un programa internacional altamente competitivo.

La investigadora ICREA Ciara O’Sullivan, del departamento de Ingeniería Química de la URV, colidera este proyecto junto con los profesores Kirill Alexandrov de la Universidad de Queensland (Australia) y Evgeny Katz de la Universidad Clarkson (EE.UU.). La propuesta tiene el objetivo de desarrollar un nuevo enfoque que tiene que permitir desarrollar dispositivos electrónicos para controlar directamente procesos bioquímicos en organismos vivos. El proyecto aplicará principios de biología sintética para desarrollar sistemas de señalización de proteínas y células controlados por señales electrónicas.

Los premios de investigación del programa de ciencia de Human Frontiers únicamente financian proyectos vanguardistas y arriesgados de equipos de científicos a nivel mundial. Los 31 equipos ganadores de la competición de 2018 han pasado por un riguroso proceso de selección de un año en una competición global que empezó con 771 solicitudes presentadas por científicos con sus laboratorios en más de 50 países diferentes. El programa Human Frontier Science (HFSP) es un programa internacional de apoyo a la investigación, la financiación de la investigación de vanguardia en los complejos mecanismos de los organismos vivos. La investigación está financiada en todos los niveles de complejidad biológica, desde las biomoléculas a las interacciones entre los organismos.

Los proyectos de investigación se otorgan a los equipos de científicos de diferentes países que quieren combinar su experiencia en enfoques innovadores para resolver las preguntas que no pudieron ser respondidas por laboratorios individuales. Se hace hincapié en nuevas colaboraciones en las que se unan científicos preferiblemente de diferentes disciplinas (por ejemplo, de la química, la física, las ciencias de la computación, la ingeniería) para centrarse en los problemas de las ciencias de la vida.