03/12/2018

El poblamiento del Norte de África tuvo lugar 500.000 años antes de lo que se pensaba

Así se demuestra con el hallazgo de herramientas de piedra de entre 1,9 y 2,4 millones de años en Argelia, que publica Science . Isabel Cáceres, arqueóloga del IPHES y de la URV, ha realizado el estudio tafonómico y ha identificado las marcas de corte que dejaron los homininos en los huesos de los animales

Isabel Cáceres en el Centre National de Recherches Prehistoriques, Anthropologiques et Historiques, Argelia, estudiando material relacionado con el artículo - IPHES

Ain Boucherit es un yacimiento donde hay una secuencia de estratos continua con una cronología muy antigua, de las más antiguas del Norte África, de 2,4 a 1,9 millones de años. Los niveles arqueológicos contienen restos de fauna, con evidencias antrópicas, asociados a tecnología lítica olduvayense, es decir, esas herramientas las usaron los homininos para aprovechar los nutrientes de los animales. Esto supone que el poblamiento del Norte de África tuvo lugar 500.000 años antes de lo que se pensaba. Así se recoge en un artículo que publica hoy Science y en cuya investigación ha participado Isabel Cáceres, arqueóloga del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), de la Universitat Rovira i Virgili (URV) y miembro del Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA).

Isabel Cáceres ha llevado a cabo el estudio tafonómico de los restos fósiles, que implica analizar todas las modificaciones y transformaciones que han sufrido los fósiles. Los huesos fosilizados asociados a los materiales arqueológicos incluyen una gran variedad de animales como mastodontes, elefantes, caballos, rinocerontes, hipopótamos, antílopes salvajes, cerdos, hienas, cocodrilos, etc. En la actualidad, estos animales ocupan hábitats de sabana relativamente abiertos, con puntos de agua permanente en las cercanías.

En su análisis, Isabel Cáceres ha identificado las marcas de corte que se observan en los restos de fauna. “Éstas marcas están producidas por las herramientas de piedra y demuestran que los homininos competían con los grandes carnívoros por los recursos animales, siendo en ocasiones los primeros en acceder a los mismos, ya que aprovechaban incluso las vísceras, que es lo que antes se consume. Así pues, no eran simples carroñeros. Los homininos ancestrales despellejaban, evisceraban, descarnaban y rompían huesos para consumir la médula de animales de distintos tamaños, principalmente de bóvidos pequeños y medianos y caballos”, cuenta la misma arqueóloga.

Hasta esta publicación, las primeras evidencias arqueológicas de yacimientos olduvayenses y de huesos fósiles con marcas de carnicería databan de hace 2,6 millones de años y fueron descubiertas en Gona (Etiopía).

Radio de bóvido con marcas de corte causadas por los homininos .

Ahora, un equipo integrado por miembros del CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana, España), CNRPAH (Centre National de Recherches Prehistoriques, Anthropologiques et Historiques, Argelia), IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social), CSIC/MNCN (Consejo Superior de Investigaciones Cieníficas, España), Griffith University (Australia), Universidad de Sétif 2 y Universidad de Argelia 2 (Argelia), e IPH-MNHN (Institut de Paléontologie Humaine, Francia), excavando en los yacimientos más antiguos cercanos de Ain Boucherit (dentro del área de estudio de Ain Hanech) han descubierto los artefactos tallados y los huesos con marcas de corte de herramientas de piedra más antiguos que se conocen actualmente para el norte de África. Dichas herramientas y dichos fósiles fueron hallados en dos niveles arqueológicos distintos en Ain Boucherit: el nivel inferior (AB-Lw) datado en 2,4 millones de años y el nivel superior (AB-Up) datado en 1,9 millones de años, ambos incluidos en la misma formación geológica de Ain Hanech.

Tecnologia lítica olduvayense

La industria lítica de Ain Boucherit se fabricaba con piedra caliza y sílex disponibles localmente e incluyen cantos tallados como choppers, poliedros y subesferoides, así como herramientas de corte de bordes afilados utilizadas para el procesamiento de carcasas de animales. Los homininos recogían las rocas para fabricar estas herramientas de los antiguos cauces de los arroyos cercanos, a los que todavía se puede acceder desde estos antiguos canales. Los artefactos son típicos de la tecnología lítica olduvayense, conocida desde hace de 2,6 a 1,9 millones de años en África Oriental, aunque los de Ain Boucherit muestran sutiles variaciones, según el estudio.

Mohamed Sahnouni, coordinador del Programa de Arqueología del CENIEH y director del proyecto Ain Hanech, ha declarado: “La industria lítica de Ain Boucherit, que es tecnológicamente similar a la de Gona Olduvai, muestra que nuestros antepasados se aventuraron en todos los rincones de África, no solo en su parte oriental. La evidencia de Argelia cambia la visión anterior de que África Oriental es la cuna de la humanidad. En realidad, toda África ha sido la cuna de la humanidad”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*