02/10/2018 Entrevista

Raquel Cumeras, investigadora del programa Martí i Franquès en el Laboratorio Interdisciplinario de Metabolómica de la URV e investigadora Marie Curie en el IISPV

“Utilizamos técnicas basadas en la metabolómica per seguir el rastro del cáncer”

El cáncer de vejiga se diagnostica sobre todo entre los hombres y tiene una alta incidencia a los países desarrollados.

¿En qué contexto desarrollas tu investigación?

Mi investigación se basa en la metabolómica, que analiza la impronta de los procesos celulares y metabólicos, el que son los metabolitos. Los metabolitos pueden ser representativos de una enfermedad en concreto y entonces decimos biomarcadores. Lo que hacemos es buscar cuáles de estos metabolitos pueden ser biomarcadores de cáncer.

¿Y esto cómo se hace actualmente?

Hoy en día la única manera que tienen los médicos de saber si un paciente reproduce un cáncer de vejiga es accediendo en el interior del organismo usando un endoscopio. Pero esta es una prueba invasiva, que, además, se debe practicar de forma periódica. El cáncer de vejiga empieza con más frecuencia en las células que recubren el interior. El tumor puede ser tratado en una fase muy inicial, pero aun así los pacientes se tienen que someter a controles recurrentes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué supondría poder obtener estos biomarcadores?

Disponer de una técnica fiable que detecte biomarcadores de diagnóstico y de bioseguimento del cáncer en muestras de sangre o de orina ahorrará tiempo y dinero.

¿Cómo estás desarrollando tu investigación?

El Servicio de Urología del Hospital Joan XXIII de Tarragona nos proporciona muestras de orina y de sangre de pacientes con cáncer de vejiga y también de gente sana. Nosotros lo que hacemos es con técnicas de espectrometría de masas y de resonancia magnética nuclear buscar perfiles diferenciados que nos puedan indicar qué marcadores son específicos del cáncer de vejiga y, además, los podemos discernir otros tipos de cánceres urinarios cómo son el cáncer de riñón y el cáncer de próstata.

¿Qué perspectivas tienes por ahora?

La Comisión Europea me ha concedido una beca Marie Curie a través del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili y me incorporaré durante dos años en una nueva línea de investigación a la Universidad de California, en Davis. El objetivo es encontrar este método que haga más fácil y rápida la detección precoz del cáncer, este vez de recto y colon.

¿Qué expectativas abre esta nueva investigación en los Estados Unidos?

Nosotros lo que esperamos obtener es un aumento de la fiabilidad de la detección del cáncer de colon ya que actualmente la prueba que se hace es el test de sangre oculta en heces, la cual tiene una baja fiabilidad. Con las técnicas de metabolómica que aplicaremos esperamos aumentar considerablemente este porcentaje. De hecho, el objetivo final es poder tener un test de diagnosis que sea mucho más fácil por los pacientes.

El rastro metabolómico del cáncer:

Ciencia en 1 minuto: ¿Qué es la metabolómica?