11/12/2019

Estudiantes de Educación Primaria entrenan alumnos de educación especial en un proyecto de rugby inclusivo

Esta actividad permite a los futuros docentes aproximarse a la diversidad y a un deporte aún poco introducido en los centros educativos

Un momento del partido en el que los estudiantes de la URV se enfrentaron al equipo del Sant Jordi.

El juego limpio, la pasión por el deporte, la solidaridad, el trabajo en equipo, la disciplina y el respeto al otro, son valores fundamentales en el mundo del rugby, un deporte aún poco introducido en los centros escolares, y que por sus características puede convertirse en un buen instrumento de inclusión social. A diferencia de otros deportes, el rugby requiere de jugadores con capacidades muy diversas (fortaleza, rapidez, altura, …), y todas las jugadas requieren de la participación del equipo, unas características que lo hacen aún más inclusivo. Esto ha impulsado al Colegio Público de Educación Especial Sant Jordi de Jesús (Tortosa) a programar clases y entrenamientos de rugby como nueva actividad en el centro. Para llevarla a cabo, el centro ha buscado la complicidad del campus Terres del Ebre de la URV.

Así, fruto de un acuerdo de colaboración entre la URV y la Diputación de Tarragona, institución de la que depende el colegio Sant Jordi, los estudiantes del tercer grado de Educación Primaria del campus de Tortosa preparan sesiones de entrenamiento que luego ponen en práctica con 26 alumnos de entre 16 y 21 años que requieren atención a la diversidad. Son alumnos que cursan alguno de los programas de formación inicial que se imparten en el centro: auxiliar de cocina y auxiliar de instalaciones electrónicas en edificios.

“Para los estudiantes de la URV es una experiencia muy interesante porque, por un lado, les acerca a una diversidad que se pueden encontrar en las aulas de primaria, y, por otro, les permite acercarse al rugby como deporte, lo que también les dará herramientas cuando ejerzan de maestros”, explica Míriam Segura, profesora del Grado de Educación Primaria en el campus Terres de l’Ebre.

Antes del partido, los estudiantes universitarios dirigen un entreno con los alumnos del Sant Jordi.

El dinamizador de psicomotricidad del Sant Jordi, Cristóbal Caballé, ha sido el impulsor del proyecto, después de haber conocido la experiencia de la fundación escocesa Trust Rugby International. “En los equipos de esta liga pueden jugar todos: no importa si son hombres o mujeres, ni tampoco la edad. Pero lo que lo hace realmente inclusivo es el hecho de que los equipos tienen que estar formados por personas con diferentes capacidades “, explica Caballé. En Cullera (Valencia), está el socio oficial del Trust Rugby International y el objetivo del Colegio Sant Jordi es poder participar en el torneo de celebrará el 2020.

Por el momento, el alumnado del Sant Jordi se entrena un día a la semana. Por su parte, los estudiantes de la URV les entrenan con las técnicas que han programado en la universidad, una vez al mes aproximadamente y juegan con ellos un partido. Es una práctica fuera de las aulas que realizan los 44 estudiantes de la asignatura de Enseñanza y Aprendizaje de la Educación Física II de tercero. “Salir del aula y aplicar la teoría de una manera práctica es mucho más enriquecedor”, explican.

El pasado jueves tuvo lugar uno de estos entrenamientos con partido incluido y los estudiantes de la URV crearon dinámicas para enseñarles a pasarse el balón, mientras que desde el Sant Jordi les enseñaron a realizar un saque nuevo. El tercer tiempo, muy importante en rugby, es también un punto de encuentro en el que los estudiantes de la URV y el alumnado del Sant Jordi se conocen un poco más y rompen posibles estigmas. Es una prueba más de los valores inclusivos que tiene el rugby.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*