Notas de prensa 14/06/2019

Investigadores de la URV evalúan la comprensión de los etiquetados de alimentos entre los consumidores

Tras el estudio de cinco tipos de etiquetado, NutriScore demostró ser el científicamente más eficiente para transmitir información sobre la calidad nutricional de los alimentos

El incremento de la prevalencia de la obesidad y de patologías asociadas conlleva la necesidad de aplicar políticas sociales que ayuden a frenar esta tendencia. El etiquetado frontal de los envases es una herramienta eficiente para ayudar a los consumidores a tomar decisiones más saludables en el momento de la compra. NutriScore ha demostrado científicamente ser el etiquetado más eficiente para transmitir información sobre la calidad nutricional de los alimentos.

Los investigadores Jordi Salas-Salvadó Nancy Babio, de la Universitat Rovira i Virgili, el Instituto de Investigación Sanitaria  Pere Virgili y del Centro Biomédica en Red Fisiopatología de la Nutrición y Obesidad (CIBEROBN), junto a los investigadores franceses, creadores del NutriScore, han participado en un estudio incluyendo 1.000 consumidores españoles con el objetivo de evaluar la comprensión objetiva de 5 tipos de etiquetado frontal de los alimentos: el sistema de clasificación de estrellas de salud; el semáforo múltiple;  el sistema NutriScore; las ingestas de referencia y el símbolo de advertencia.

Nancy Babio y Jordi Salas-Salvadó.

En 2018 se reclutaron 1.000 consumidores españoles y se les pidió que clasificaran tres productos por categoría, repitiendo esto para tres categorías distintas de productos analizados anteriormente sin etiquetado (tres tipos de pizzas, tres tipos de pasteles y tres tipos de cereales de desayuno), de acuerdo con su calidad nutricional usando una encuesta en línea. Seguidamente, los participantes fueron asignados al azar a uno de los cinco  tipos de etiquetado frontal y se les pidió clasificar de nuevo los mismos productos.

Los resultados en los análisis de los cuáles participaron los investigadores de la URV  mostraron que el sistema del etiquetado NutriScore fue el sistema que mejor clasificó los productos según su calidad nutricional en las tres categorías de alimentos, seguido del semáforo múltiple, el símbolo de advertencia y el sistema clasificación de estrellas de salud respecto a las ingestas de referencia.

El sistema NutriScore

Una de las ventajas importantes de este sistema es que para el cálculo del NutriScore sólo se necesitan los elementos contenidos en el etiquetado alimenticio obligatorio, en vigor por el Reglamento Europeo de Información de los Consumidores (INCO). Este sistema se basa en la atribución de puntos en función de la composición nutricional por 100g del producto. Permite clasificar los productos alimenticios en cinco categorías desde el punto de vista de calidad nutricional: A, B, C, D y E (cinco colores del NutriScore) representadas en forma de una cadena de círculos que van desde el color verde oscuro al naranja oscuro (de mejor a peor calidad nutricional). El círculo de mayor tamaño es el que indicará la calidad nutricional global del producto en cuestión. La asociación de los círculos a letras (A/B/C/D/E) garantiza una mayor legibilidad. Se trata de un logotipo muy simple, sintético, visual y cuyo cálculo es totalmente transparente.

Todos los trabajos científicos desarrollados durante los últimos cuatro años han mostrado la superioridad del logotipo NutriScore en comparación a otros logotipos estudiados, en particular el Traffic Light Múltiple (semáforo múltiple) utilizado en el Reino Unido, entre otros. Los resultados de estos trabajos, y ahora también en consumidores españoles demuestran que el logotipo NutriScore tiene una comprensión significativamente superior, en comparación al resto de logotipos tanto en la población general como en subgrupos de población más desfavorecida, así como en subgrupos de personas afectadas por patologías crónicas como la obesidad o la diabetes.

Si bien, ciertos comentarios ponen en evidencia el interés de disponer de un etiquetado frontal de los productos alimenticios simple, intuitivo y comprensible por todos, ciertos agentes condenan el Nutri-Score con argumentos que ponen de manifiesto su desconocimiento científico. Son más de una treintena de publicaciones científicas que han analizado el modelo de NutriScore y que han permitido demostrar su interés, su eficacia y superioridad frente a otros modelos, a la hora de orientar mejor al consumidor.

NutriScore y otros etiquetados frontales

Tras una batalla de varios años, Francia y varios países europeos han adoptado oficialmente el logotipo nutricional NutriScore para posicionarlo en la cara frontal de los envases de los productos. Su objetivo es informar, de manera sencilla y comprensible, a los consumidores sobre la calidad nutricional de los alimentos y ayudarles a orientar su selección hacia alimentos más saludables (a la vez que anima a los fabricantes a mejorar la calidad nutricional de sus alimentos para que se posicionen mejor en la escala del logotipo).

Referencia bibliográfica: Galan P, Egnell M, Salas-Salvadó J, Babio N, Pettigrew S, Hercberg S, Julia C. Understanding of different front-of-package labels by the Spanish population: Results of a comparative study. Endocrinol Diabetes Nutr. 2019 May 20. pii: S2530-0164(19)30109-0.