16/11/2017

La graduación de los nuevos doctores 2016-17 reivindica su papel en una sociedad avanzada

En el acto celebrado ayer recibieron los diplomas de doctorado, en el Aula Magna del campus Catalunya

El Aula Magna del campus Catalunya se llenó completamente.

235 personas se graduaron como doctores en la URV en el curso pasado, de los que estuvieron presentes ayer 75 en el acto para recibir los diplomas, acompañados de responsables políticos universitarios, coordinadores de los programas de doctorado, supervisores de tesis, y de familiares y amigos. Compartido con la emoción y la satisfacción del momento por parte de las personas que han puesto punto final al esfuerzo de elaboración de una tesis, el tono del acto fue reivindicativo del papel de los doctores en una sociedad avanzada.

Francesc Díaz, director de la Escuela de Postgrado y Doctorado, dijo, haciendo referencia a los doctores, que “su incorporación e integración futura en proyectos profesionales debería realizarse de acuerdo con las capacidades que esta formación doctoral les ha aportado “. El reto es que estas personas puedan, todos ellas, trabajar haciendo funciones propias de doctores, nivel que actualmente consiguen, en Cataluña, 6 de cada diez; 3,6 doctores de cada 10 hacen funciones de nivel universitario y 0,5 de cada 10 realiza funciones no universitarias. Estos números mejoran sensiblemente en el extranjero, donde un 83% de los doctores realizan los trabajos propios de su nivel formativo. Lo que ha mejorado, en los últimos años en el Estado, es el porcentaje de doctores que trabajan en la empresa (46%); el 34% lo hace en las universidades y un 20% en institutos de investigación. El doctorado, eso sí, posiciona a la persona en el mercado laboral.

Una de las doctoras, recibiendo el diploma de manos de la ponent Carme Borrell y a su lado, el rector Josep Anton Ferré.

Carme Borrell, gerente de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, ​​fué madrina de la promoción graduada y ponente en el acto. Los doctores recibieron los diplomas de manos de su madrina, del rector, Josep Anton Ferré, del presidente del Consejo Social de la URV, Joan Pedrerol, y de Francesc Díaz. En su ponencia, Borrell hizo hincapié en una de las competencias adquiridas por los doctores, que es la capacidad de análisis crítico de la sociedad. Desde su enfoque, del estudio de la salud  desde un punto de vista social, hizo una descripción de la sociedad actual a partir de cuatro realidades: la población, los trabajos, el aumento de las desigualdades y la sostenibilidad .

En representación de los doctores habló la biotecnóloga Judit Morlà, seleccionada para la final del concurso de monólogos científicos FameLab y ganadora del concurso de la URV “¿Quieres saber qué investigo?”, que dijo, en tono distendido, que representaba “el potencial” de la sala y comparó la realización de la tesis con un embarazo y el parto. “Y después qué?”, ​​se preguntó. Habiendo de buscar trabajo en el período de la crisis económica, “los doctores nos hemos hecho personas más adaptables, fuertes y sabias”, dijo. “La ciencia debe hacer avanzar el país”, concluyó.

Foto de conjunto de los doctoes 2016-17, al acabar el acto.

El presidente del Consejo Social, Joan Pedrerol, felicitó a los doctorandos por el trabajo realizado, y expuso que los países más ricos y desarrollados tienen un alto grado de inversión en investigación, significativamente por parte del sector privado, y un número mayor de doctorados entre su población. En Cataluña, afirmó,tenemos una gran tarea que hacer”.

El rector Josep Anton Ferré recordó que la URV es una “universidad de investigación” e hizo alusión a la revisión del Plan de Investigación e Innovación de la URV. Reclamó más inversión para las universidades públicas, que “al fin y al cabo es inversión en capital humano y una inversión productiva“, dijo. Y pidió al colectivo de doctorados que sean, siempre, Embajadores de la URV.

 

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*