01/08/2019

La URV coopera con países de América Latina para desarrollar turísticamente destinos emergentes

El Grupo de Investigación GRATET, con el apoyo de la URV Solidaria, aporta la metodología de trabajo para que los agentes de la zona hagan la planificación turística

El estudiante Alba Font durante el reconocimiento de los senderos de la zona protegida de Tatacoa, Colombia.

El turismo, y especialmente la dinamización de áreas protegidas, es una herramienta clave para el desarrollo junto con la innovación en los sectores productivos de los países emergentes. Con esta premisa, investigadores del grupo de investigación GRATET (Departamento de Geografía), estudiantes y alumni de la Facultad de Turismo y Geografía comenzaron a cooperar con países de América Latina en 2002 con la financiación de la Agencia Española de cooperación Internacional y Desarrollo primero, y con el de la URV Solidaria a partir del año 2008. Hasta ahora, han trabajado en 9 proyectos de cooperación.

Cuba, Brasil, Panamá, Colombia, más recientemente, y Costa Rica, próximamente, son países con los que ha colaborado la Universidad. “El papel de la cooperación de los investigadores debe ser de análisis de la situación, de los retos y las limitaciones y aportar la formación para que sea el propio territorio o país el que diseñe las estrategias para su desarrollo turístico, ya que cada región tiene unas características y dinámicas diferentes”, explica la profesora Marta Nel-lo, impulsora de los proyectos.

A finales de agosto viajará el por segunda vez junto con la estudiante del Máster en Gestión de Destinos Turísticos, Alba Font, rumbo al Departamento del Huila, Colombia. Tienen claro que “las áreas protegidas tienen un papel clave en el desarrollo porque hacen una función de atracción y, a la vez, de conservación del territorio. La estrategia global es buscar beneficios ecosistémicos a través de la protección y la conservación”. Es por ello que en el primer proyecto de cooperación en la zona evaluaron y elaboraron propuestas de acción para el desierto de Tatacoa, y próximamente lo harán en la zona sur de la región, que tiene uno de los parques arqueológicos más importantes del país.

La Universidad aporta la metodología de trabajo

El papel de la Universidad, sin embargo, debe ser de catalizador: “Nosotros aportamos la metodología de trabajo e incluso las propuestas de acción urgentes, pero deben ser los propios agentes públicos y privados del territorio y la población los que tomen el liderazgo de la planificación turística del destino”, dice Nel-lo.

Es el caso de Colombia, el último país en el que han trabajado: primero analizaron el espacio protegido del desierto de Tatacoa, donde se hacían actividades turísticas sin regulación ni planificación, con una mesa de trabajo con los responsables políticos, la administración que gestiona los espacios y los agentes privados de la zona. Con el trabajo de campo posterior observaron cómo se explotaba la zona y mediante talleres participativos obtuvieron la información de la población local, agricultores y ganaderos y agentes turísticos. Con todo ello pudieron elaborar un diagnóstico que trasladaron a la mesa de trabajo junto con propuestas de acción urgentes (mejoras para el saneamiento del agua, en los accesos y en la seguridad alimentaria) y estratégicas, como la planificación turística del destino y la creación del producto turístico.

Sin embargo, Alba Font remarca que “el turismo puede ser una de las soluciones para el desarrollo, pero en concordancia con la innovación en la agricultura y la producción ganadera”, los dos sectores productivos de la zona cercana al desierto.

Sesión de trabajo en el Departamento del Huila con Marta Nel-lo y Alba Font para el desarrollo de la zona del desierto de Tatacoa, Colombia.

Proyectos como éste son financiados en parte por la convocatoria de la Comisión URV Solidaria para proyectos de cooperación al desarrollo que proponen y lideran miembros de la Comunidad Universitaria.

Transferencia y formación en redes internacionales

La actividad de cooperación centrada en el turismo culminó en 2008 con la creación de la Red Internacional de Investigadores en Turismo, Cooperación y Desarrollo (COODTUR), inicialmente con el impulso de la Universidad de Lleida, y actualmente con la coordinación por parte de Marta Nel-lo, del Grupo de Investigación GRATET. Se trata de una red de más de cien investigadores que permite hacer transferencia de la investigación sobre turismo y desarrollo. Intercambian conocimientos en el congreso bienal de la entidad, que es la base para futuros proyectos.

El papel de la formación universitaria en turismo para el desarrollo de un país también es importante, y recientemente la Asociación Universitaria Iberoamericana de Posgrados (AUIP) ha reconocido la red COODESTUR, creada con el mismo principio de cooperación para el desarrollo, pero a partir de la formación en turismo y liderada también por la URV. Lo integran 49 investigadores de 13 países.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*