25/06/2019

La URV gana la exhibición de coches propulsados por reactivos químicos del Congreso Internacional de Ingeniería Química

Los estudiantes de la ETSEQ trabajan para crear la asociación URVan con la que competir a nivel internacional

Els estudiants del grau d'Enginyeria Química amb l'automòbil propulsat per energia química a la competició del Congrés Internacional d'Enginyeria Química.

Un equipo de estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Química (ETSEQ) de la URV ha ganado la exhibición de coches propulsados por energía química que la enfrentaba a la Universidad de Cantabria. El evento tuvo lugar el 17 y 18 de junio en Santander, en la conferencia de estudiantes del 3er Congreso Internacional de Ingeniería Química.

Participaron 6 estudiantes de los grados de Ingeniería Química y de Ingeniería de Bioprocesos Alimentarios, que están trabajando para crear el equipo URVan con la mirada puesta en la competición internacional ChemEcar, que se celebrará el año 2020 en Estados Unidos. Antes, sin embargo, tienen que superar una prueba de fuego en la competición que se realizará el 17 de julio en las instalaciones de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC).

URVan es la extensión del proyecto integrador que hacen los estudiantes de 1º de Ingeniería Química, en el que tienen que diseñar y fabricar precisamente un móvil que se mueva gracias a un reactivo químico y que incorpore un sistema de frenado también con energía química, tal y como se les pide a la competición internacional ChemEcar. Ahora, el equipo de estudiantes de los últimos cursos quiere incorporar a estudiantes de ingeniería que aseguren el relevo, así como de  otras disciplinas. Además, busca patrocinadores que les permita financiar el coste de competir en los Estados Unidos.

En la competición contra la Universidad de Cantabria, los miembros del equipo diseñaron un coche eléctrico con una batería que funciona gracias a la reacción del peróxido de magnesio, con un electrodo de cobre. Como sistema de frenado utilizaron la electricidad y el agua de modo que rompiendo la molécula de agua se generaba hidrógeno que desplazaba un émbolo con una aguja hasta reventar un globo que hacía detener el circuito eléctrico.

Móvil autopropulsado con una reacción de peróxido de magnesio.

Este artefacto les llevó a hacer la mejor posición, a sólo 97 centímetros de distancia de la meta (había que recorrer 16,2 metros) transportando 300 gramos de peso en 2 minutos. Todos estos condicionantes fueron desvelados por la organización unos minutos antes del inicio de la prueba, por lo que había que calibrar y adaptar el móvil en poco tiempo.

Con este objetivo, los estudiantes de la URV han puesto en juego las habilidades de trabajo en equipo, liderazgo, comunicación, resolución de problemas y conflictos y la adaptación al cambio, que se pone en práctica en los proyectos integradores de las enseñanzas de la ETSEQ.

Los estudiantes participantes fueron Alba Zurita; Oscar Navarro; Angel Latorre; Diego Raya; Montserrat Deny y Victor Canela. El tutor del equipo es el profesor Ricard Garcia Valls.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*