25/11/2019

Las escuelas de arquitectura buscan soluciones para eliminar el impacto climático de su trabajo durante una maratón en Reus

140 estudiantes y profesores de las escuelas catalanas ponen en común el trabajo que realizan en los talleres de proyectos

Estudiantes de las escuelas de arquitectura preparados para pasar la noche en la ETSA.

Un uso responsable de materiales, un urbanismo planteado desde la densidad urbana y desde la movilidad sostenible y unos edificios energéticamente eficientes son sólo algunas de las acciones que los arquitectos, con su trabajo, pueden llevar a cabo para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en el planeta. En este contexto de crisis climática, los docentes y los estudiantes de arquitectura tienen mucho que decir y que hacer.

Es por ello que 140 estudiantes y profesores de las escuelas de arquitectura de las universidades catalanas convivieron durante 24 horas en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la URV, en Reus, en lo que denominaron una Climathon. Este maratón comenzó el viernes 22 de noviembre con la llegada de los estudiantes, que construyeron un campamento donde pasar la noche sin utilizar materiales nuevos ni tener conexión al suministro eléctrico. El aprovechamiento del mobiliario de la escuela y de materiales de ferias fueron algunas de las soluciones.

Al día siguiente, los estudiantes de segundo a quinto curso pusieron en común el trabajo que están haciendo en los talleres de proyectos y de urbanismo, en los que tratan como pueden contribuir a resolver los retos arquitectónicos en el actual contexto de crisis climática. Se abordaron, entre otros temas, los referentes a ciudades, paisajes, medio natural, técnicas y necesidades arquitectónicas y qué elementos de la arquitectura pueden, en un contexto de crisis climática, tener continuidad y cuáles piden una respuesta disruptiva.

Los estudiantes de las escuelas de arquitectura catalanas explican durante el Climathon los proyectos que llevan a cabo.

Así, por ejemplo, los estudiantes de segundo de la ETSA trabajan en el rediseño de la ciudad de Tarragona para que sea compacta con una mezcla de usos, un modelo que tiene un consumo energético inferior al de una ciudad extensa. La Escuela de Arquitectura de Barcelona trabaja en intervenciones en los barrios de Ciutat Vella y del Raval, y la de la UIC en la zona de Nou Barris, también en Barcelona.

El encuentro, que organizan cada año los profesores y estudiantes de los talleres de proyectos de las seis escuelas catalanas agrupados en la Confederación de Talleres de Proyectos de Arquitectura, es el inicio de un proceso que acabará en mayo, cuando dispondrán de los trabajos finales. Este trabajo se basará en la Declaración de Reus, un documento que incluirá las principales conclusiones de la jornada de este fin de semana y que estudiantes y profesores completarán los próximos días.

Además de la ETSA (URV), participaron en el Climathon las esculas de Barcelona y del Vallès de la UPC, La Salle (URL), el Institute for Advanced Architecture of Catalonia y la ESARQ de la UIC.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*