13/03/2018

Laura Román: “Me siento una mujer afortunada porque he podido trabajar por la igualdad”

La profesora de Derecho Constitucional ha recibido hoy la Distinción M. Antònia Ferrer 2018, del Observatorio de Igualdad de la URV

Laura Román, durante su discurso como Distinguida.

Laura Román, profesora del Departamento de Derecho Público de la URV, ha sido merecedora de la Distinción M. Antònia Ferrer 2018 que otorga el Observatorio de la Igualdad con motivo del Día Internacional de las Mujeres. En el acto de entrega, que ha tenido lugar hoy en la Sala de grados del campus Catalunya, ha manifestado durante el discurso: “Me siento una mujer afortunada porque he podido trabajar por la igualdad desde el derecho, desde la Universidad y desde el voluntariado”. “El reconocimiento no lo siento exclusivamente propio, sino que es compartido con muchas mujeres extraordinarias y algún hombre, con los que he compartido los proyectos realizados”, ha continuado. Román se refería al grupo informal formado por profesoras, por miembros del PAS de su centro y de otros, y también estudiantes, con los que ha tejido complicidades para hacer cambios. Asimismo, gracias a este trabajo, desde el año 2010 la Facultad de Ciencias Jurídicas ha incorporado al grado de Derecho dos asignaturas optativas sobre género: “Regulación Jurídica de la Igualdad de Género” y “La tutela Judicial Penal de la Violencia de Género”; y fue de las primeras facultades de Derecho del Estado en hacerlo.

Su tesis doctoral trataba de la protección jurisdiccional de las víctimas de violencia de género desde la perspectiva constitucional, y ha participado en diferentes proyectos de investigación de este ámbito como el EPOGENDER, que analizaba la situación en Europa de las medidas de protección en casos de violencia de género. El año pasado, junto con la profesora Neus Oliveras, también de la URV, compareció en el Parlamento Europeo para exponer un informe que evidencia la falta de compromiso de los estados por proteger a las víctimas. Laura Román participa en muchas actividades de divulgación y en proyectos de cooperación que tienen como protagonistas las mujeres, y es la representante de Tarragona de la Fundación Vicente Ferrer. En su intervención ha remarcado: “El derecho debe ser transformador, no solo regulador, sino que debe estar comprometido con la transformación social”. Y ha concluido: “La lucha feminista es necesaria, inaplazable y es una deuda histórica con la mitad de la humanidad”.

“Teníamos la certeza de que este momento llegaría”

Inma Pastor, directora del Observatorio de la Igualdad, ha afirmado, en el inicio del acto, que “la igualdad no es un tema menor en la agenda política, teníamos la certeza de que este momento llegaría”, haciendo referencia a la huelga y a las grandes manifestaciones del pasado jueves 8 de marzo en Cataluña y en el Estado. Hace tiempo, ha continuado diciendo, que las mujeres han acumulado saber sobre las causas de la situación de desigualdad en la sociedad; se han rehecho teorías, hay un discurso académico sólido y está el discurso cotidiano, el de la calle, sobre el día a día de las mujeres. Inma Pastor ha recordado que el Observatorio de la Igualdad de la URV fue de los pioneros de todo el Estado.

La conferenciante Maria Bustelo, de la Universidad Complutense de Madrid.

En el acto de entrega de la Distinción, María Bustelo, delegada del rector para la Igualdad de Género de la Universidad Complutense de Madrid, se ha referido en la conferencia: “Políticas públicas para el cambio estructural de género en las universidades”, a los problemas de desigualdad y las posibles soluciones, a través de estadísticas tanto de su universidad como en general de todo el Estado y de la Unión Europea. Ha hablado de la segregación vertical y horizontal, muchas veces “invisible”, que sufren las mujeres en la Universidad; de los estereotipos y sesgos, muchas veces inconscientes que tienen hombres y mujeres, de las resistencias individuales e institucionales al cambio. Las mujeres se dedican más a la gestión universitaria y menos a la investigación, hecho que no favorece la carrera académica, obtienen menos proyectos europeos y de menor importe que los de los hombres: el prototipo de científico es un hombre. La desigualdad es estructural, ha afirmado María Bustelo, hay cambios positivos pero se producen con mucha lentitud y la solución son los planos de igualdad y su desempeño.

De izquierda a derecha el rector, Laura Román, María Bustelo e Inma Pastor.

El rector Josep Anton Ferré, que ha concluido el acto con unas palabras, ha recordado a la profesora e historiadora M. Antònia Ferrer que da nombre a la distinción y que no ha podido estar presente. “Dejadnos colaborar, la defensa de los derechos de las mujeres es también trabajo de los hombres”, ha dicho. Ha insistido en que la Universidad no puede permitirse perder talento, el talento femenino, y que la URV debe sentirse interpelada para acabar con la brecha que provoca la desigualdad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*