08/02/2019

“Los ciudadanos necesitan una suscripción vitalicia para acceder al conocimiento de la universidad”

El alto funcionario de la Comisión Europea, Xavier Prats, es investido doctor honoris causa por la URV

La rectora, María José Figueras, invistiendo a Xavier Prats durante el acto.

Xavier Prats ha trabajado durante años en el corazón de las instituciones europeas como responsable político de los ámbitos educativo y cultural, y, en una última etapa, de la salud pública. Ha contribuido, pues, la construcción europea en unas áreas con gran trascendencia para los ciudadanos europeos, que han visto como las mujeres han logrado más derechos de los que tenían en un mundo todavía marcado por la desigualdad de género y donde todos, hombres y mujeres , acceden de manera equitativa a la educación superior. Este sentido de deber público es el que ha remarcado Francesc Xavier Grau, padrino del doctor honoris causa en la laudatio del acto de investidura de hoy: “Necesitamos constructores como Xavier Prats, que sepan hacer evolucionar la sociedad, las instituciones, las universidades “.

Es por este compromiso con la construcción de la Unión Europea que Xavier Prats ha hecho un alegato de los valores sobre los que se ha construido el proyecto de integración europea, y especialmente sobre el poder transformador de la educación. Basándose en los hitos que ha alcanzado Europa a nivel educativo, Prats ha esbozado cómo será la educación del futuro: “No será el tipo de educación que conocemos”, sino más colaborativa e interdisciplinaria de lo que lo es ahora.

Xavier Prats pronuncia el discurso junto a su padrino, Francesc Xavier Grau.

Por un lado, porque es necesario que los estudiantes combinen la ciencia, las humanidades y las artes, tanto para desarrollar los productos que necesitaremos en el futuro como para afrontar la diversidad. Y por otro lado, porque será necesario que los estudiantes se adapten al cambio permanente, por lo que el papel del profesorado no debe ser el de transmisor de información, sino que debe inculcar el pensamiento crítico y el pensamiento estratégico para combinar diferentes informaciones, entender otras disciplinas y distinguir lo importante de lo efímero.

La Universidad tiene, pues, un rol importante en la transformación de la educación y ha reclamado para las instituciones de investigación y de la educación superior tener “una voz en el debate público más presente y más amplia”, para deshacer la paradoja en la que se encuentra inmersa la sociedad actual: “al tiempo que la ciencia y la tecnología avanzan a pasos agigantados, crece el escepticismo hacia la ciencia”. Lo demuestra el aumento de la desconfianza en las vacunas y la extensión de la homeopatía.

Es en este contexto de escepticismo, de incertidumbre y de cambio que la universidad debe ofrecer a la sociedad un servicio fundamental, y Prats propone que sea de por vida: “¿Por qué otorgar sólo un título cuando lo que necesitan los ciudadanos es una suscripción vitalicia para tener acceso al conocimiento que ofrece la universidad? “.

Para el doctor honoris causa, fortalecer la universidad pasa por dotarla de más autonomía, más inversiones y restarle obstáculos administrativos. A cambio, las universidades “deben ser más transparentes y responsables a la hora de rendir cuentas”.

Xavier Prats, ya doctor honoris causa por la URV.

Prats se ha mostrado preocupado por la “fragilidad” del proyecto europeo en este momento de la historia, con el auge de los populismos, pero también es valedero de su importancia. Por eso ha depositado en la Universidad, y en la educación en general, la esperanza para transformar la sociedad y cumplir el propósito urgente de “defender la libertad intelectual, de expresión y democrática”. Es esencial, pues, recuperar los valores sociales sobre los que se construyó la idea de Europa: “Se puede volver a hacer”, ha asegurado.

De ello depende, dijo parafraseando el discurso de Amin Maalouf en la investidura como doctor honoris causa de la URV, el éxito o el fracaso del proyecto europeo, que “determinará si la aventura humana encuentra el camino del progreso”.

Prats ha acabado su discurso recordando la lucha de mujeres como María Helena Maseras, la primera estudiante que accedió a una facultad de Medicina como estudiante después de muchas trabas hace 150 años, si bien reconoce que todavía queda camino por recorrer para llegar a la igualdad efectiva entre hombres y mujeres. En esta línea, la rectora de la URV, María José Figueras, ha asegurado que la Universidad, como la sociedad, debe ser más igualitaria, y en esta lucha deben encontrarse no sólo las mujeres sino también los hombres.

Xavier Prats es actualmente asesor especial de Teach For All, una organización global sin ánimo de lucro que tiene la misión de ampliar oportunidades educativas en todo el mundo. Está presente en 48 países, y ha llegado a diez millones de jóvenes. Buena parte de su carrera profesional la ha desarrollado en la Comisión Europea, donde, hasta septiembre de 2018 ocupó diversos cargos: director general de Salud Pública y Seguridad Alimentaria entre 2015 y 2018, por lo tanto, responsable de la normativa y de los programas de salud y seguridad alimentaria de la Unión Europea; director general de Educación y Cultura de la CE entre 2011 y 2015, ocupándose de la normativa cultural, educativa, de la juventud y del deporte, incluyendo los programas Erasmus, Marie Curie y Creative Europe. También fue director de Trabajo de 2007 a 2010, y portavoz adjunto del presidente Jacques Delors, entre otros.

Nacido en Tarragona, se licenció en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, e hizo la carrera de Cooperación de Desarrollo del Centro Internacional de Altos Estudios Méditerranéennes de París y la carrera de Estudios Europeos del College of Europe de Brujas, Bélgica.

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*