06/06/2019

Los primeros estudiantes de la URV con diversidad cognitiva se gradúan

La matrícula para la segunda edición del curso universitario para personas con discapacidad abre el 10 de junio

Un momento de la entrega de diplomas del Curso de orientación profesional para la inserción sociolaboral (Inserlab) en el castillo de Vila-seca.

Los 15 estudiantes del Curso de orientación profesional para la inserción sociolaboral (Inserlab), el primero en la URV para personas con diversidad cognitiva, se han graduado tras superar más de 300 horas lectivas. En un acto en el castillo de Vila-seca, los responsables de la enseñanza y la rectora, María José Figueras, les entregaron el certificado que lo acredita. El próximo curso 2019-20 será el turno de nuevos estudiantes, después de que la Fundación ONCE haya vuelto a seleccionar la propuesta de la Cátedra de Inclusión Social de la URV, que ha organizado el curso, para su Programa Operativo Empleo Juvenil, con el apoyo del Fondo Social Europeo.

Así, 15 estudiantes más con diversidad cognitiva de entre 18 y 29 años e inscritos en el Fondo de Garantía Juvenil podrán formarse en la Universidad. Las inscripciones estarán abiertas a partir del próximo 10 de junio y hasta el 5 de julio en la web de la FURV. La novedad principal será que harán 40 horas de prácticas en servicios de la administración y en empresas. Además, contarán tanto con la mentoría de estudiantes de grado de la URV como con estudiantes de la primera edición del curso Inserlab.

Evaluación de la accesibilidad cognitiva del Centro de Recursos para el Aprendizaje y la Investigación (CRAI)

El objetivo del curso es, pues, formar a los estudiantes en competencias transversales y darles las herramientas para descubrir los ámbitos en los que pueden tener una inserción exitosa en función de su perfil. En este sentido, a los estudiantes de la primera edición les ha sido especialmente útil el proyecto final, en el que debían organizarse como una empresa en un ámbito en que estos estudiantes pueden aportar sus conocimientos: la accesibilidad cognitiva, es decir , que los productos, bienes y servicios sean fáciles de utilizar para todas las personas.

Los estudiantes de Inserlab durante la evaluación de los espacios del CRAI Bellisens.

El CRAI de la URV encargó a Grupo Adapta (el nombre de la empresa de los estudiantes) hacer una evaluación de la accesibilidad cognitiva del CRAI de Bellisens. Y ellos se volcaron con el proyecto entrevistando las responsables y haciendo una visita al CRAI. Distribuidos en diferentes grupos analizaron diversos aspectos, desde la facilidad para encontrar el espacio, hasta procedimientos como coger un libro en préstamo, utilizar una sala de trabajo en grupo o coger material en préstamo de la Factoría.

Fruto del análisis, detectaron la dificultad para llegar al lugar, pero, por el contrario, detectaron la utilidad del apoyo de las personas que trabajan en el CRAI, entre otros aspectos. Y propusieron acciones de mejora: mejorar las señales para orientarse, establecer un código de colores para cada ámbito de conocimiento en los libros y pictogramas e incluir códigos QR para acceder a los libros digitales. Finalmente presentaron los resultados a los responsables de la Universidad. De este modo pueden añadir al CV su conocimiento en evaluación cognitiva y evaluación de espacios.

Los estudiantes y profesores del curso Inserlab con la rectora y responsables del CRAI tras la presentación del proyecto final del curso, sobre la evaluación de la adaptación de los espacios del CRAI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*