23/11/2018 Opinión

Jordi Salas-Salvadó, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la URV

Apoyo al etiquetado frontal de los alimentos y aclaración de los puntos conflictivos del Nutri-Score

Desde que la Ministra de Sanidad anunció la implementación en España del logotipo nutricional Nutri-Score hemos observado muchas informaciones contradictorias e incluso engañosas, aun cuando se ha demostrado científicamente que es más eficaz para mejorar la salud de la población

Nancy Babio y Jordi Salas-Salvadó.

Como investigadores y profesionales sanitarios hemos estado implicados e interesados en el etiquetado frontal de los alimentos dada la importancia potencial que tiene este asunto para la Salud Pública. El pasado 19 de abril constituyó un hito importante ya que celebramos un foro debate con la participación de investigadores, representantes de sociedades científicas, administración, empresas y organización de consumidores cuyas conclusiones se pueden leer aquí.

Pese a sus limitaciones, hay que tener presente que Nutri-Score es el logotipo nutricional que ha demostrado científicamente ser más eficaz para los consumidores, y constituye una verdadera herramienta que puede contribuir a mejorar la salud de la población.

Hay que prever, como propone el Ministerio de Sanidad de nuestro país, un período de aplicación, adaptación al Nutri-Score, así como puesta en marcha de campañas informativas específicas para superar y clarificar sus limitaciones.

Desde el anuncio de la Ministra de Sanidad de la decisión de implementar en España el logotipo nutricional Nutri-Score, hemos observado muchas informaciones contradictorias e incluso engañosas, tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación.

Si bien ciertos comentarios ponen en evidencia el interés de disponer de un etiquetado frontal de los productos alimenticios simple, intuitivo y comprensible por todos, ciertos agentes condenan el Nutri-Score con argumentos que ponen de manifiesto su desconocimiento científico. Son más de una treintena de publicaciones científicas que han analizado el modelo de Nutri-Score y que han permitido demostrar su interés, su eficacia y superioridad frente a otros modelos, a la hora de orientar mejor al consumidor. Por todo ello, es necesario no alimentar las críticas focalizadas y desproporcionadas, la desinformación al consumidor, negando el interés que tiene el Nutri-Score en beneficio de la Salud Pública.

Científicos de la Universitat Rovira i Virgili apoyan la iniciativa de la ministra y aclaran los puntos conflictivos del Nutri-Score en este documento.

Este posicionamiento lo firman Jordi Salas-Salvadó, catedrático de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la URV, y Nancy Babio, coordinadora del grado en Nutrición Humana y Dietética de la Facultad de Medicina y Ciencias de la Salud de la URV.

Ambos, junto con Pilar Galan, directora adjunta del equipo de investigación en Epidemiología Nutricional Inserm/Inra/Cnam/Universidad Paris 13, han elaborado un trabajo basado en las evidencias científicas para el apoyo a la implantación del etiquetado frontal de los alimentos Nutri-Score en España.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*