19/06/2019

Un informe de la URV constata que la recuperación económica en las Terres de l’Ebre ha sido menor que en el resto del país

En 2016, el PIB de las Terres de l'Ebre era un 4% inferior al de la etapa de antes de la crisis, mientras que el resto de territorios ya habían mejorado su economía

El sector de servicios ha ganado peso en las Tierras del Ebro a raíz de la crisis económica

La evolución económica de las Terres de l’Ebre ha sido “global y diferencialmente negativa en términos de PIB” a lo largo del periodo 2011-2016, es decir, el período que marca los años finales de la crisis y el inicio de la recuperación económica. Lo constata un informe elaborado por la Càtedra d’Economia Local i Regional de la URV, que compara la situación de las Terres de l’Ebre con otros territorios similares como las Terres de Ponent, las comarcas centrales o el Camp de Tarragona.

El estudio se basa en datos del IDESCAT, por eso finaliza en 2016, y pone de manifiesto que ese año, el PIB territorial de las Terres de l’Ebre era un 4% inferior al PIB de antes de la crisis, mientras que el resto del país ya había evidenciado un incremento del PIB respecto al período anterior a la crisis, como por ejemplo las Terres de Ponent, con un 2,2%. “Esto se explica porque el descenso fue más acentuado, de un 9% entre los años 2011-2014”, señala el estudio, precisando que entre 2014 y 2016 se produjo un incremento del 5%, muy importante pero insuficiente para compensar el descenso.

El declive agregado de la actividad se fundamenta, en primer lugar, en la caída industrial y después en la caída de la construcción. Así, el PIB generado en la construcción cayó entre 2011 y 2013 un 37%; y el generado por la industria, un 18%. En contraste, los servicios muestran una importante resistencia cíclica e incluso habrían crecido. Esto ha supuesto un reajuste de la estructura económica, en la que los servicios han ganado peso, pasando del 53 % al 57 % por del PIB, mientras que la construcción y la industria han perdido: del 8,2 % al 5,2 %; y del 33,8 % al 31,4 % respectivamente.

En cuanto al PIB por cápita, se ha pasado del mínimo de menos de 21.000 euros, en 2014, a los 22.626 euros de 2016, una cifra un 11% por debajo de los 25.426 euros de las comarcas de Ponent, por ejemplo. El otro dato negativo es que el incremento del PIB por cápita, en el caso de las Terres de l’Ebre, está también relacionado con el descenso demográfico que ha experimentado el territorio en los últimos años. Así el PIB per cápita en todo el periodo sube fundamentalmente porque la caída de la población ha sido superior a la bajada del PIB.

A todo esto hay que sumar que a pesar de la recuperación del nivel de renta, las Terres de l’Ebre, exceptuando la Ribera d’Ebre, siguen teniendo una de las rentas más bajas del país. 16.995 euros por declarante, en el Baix Ebre; 15.480 euros, en el Montsià; y 13.245, en la Terra Alta. La de la Ribera d’Ebre es de 21.482, superior a la del Camp de Tarragona y no muy lejos de la media catalana que es de 23.074.

“A pesar de no disponer de los datos del Idescat, tenemos el informe del BBVA Research del 2017 que evidencia un crecimiento económico positivo claro para las Terres de l’Ebre, bastante mejor que en 2016, pero todavía inferior a la media catalana o al Pla de Lleida, por ejemplo “, señala el director de la Càtedra d’Economia Local i Regional de la URV, Juan Antonio Duro, precisando que mientras el PIB creció en 2017 un 2,1%, el del Pla de Lleida lo hizo un 2,7% y el de Cataluña un 3,3%. En el caso de las Terres de l’Ebre, el crecimiento ha sido argumentado principalmente por el sector servicios, el de la construcción y la recuperación del sector industrial.

Juan Antonio Duro y el secretario del AECE, Jordi Espuny durante la presentación del los dos informes económicos esta mañana en la sede del AECE

La presentación de este informe ha tenido lugar en la sede de l’Asociació d’Empresaris de les Comarques de l’Ebre este mediodía y que ha coincidido con la presentación del Butlletí d’Anàlisi de la Conjuntura Econòmica de les Terres de l’Ebre corresponediente al primer trimestre del 2019.

Boletín 1er Trimestre 2019

Según este Boletín, la economía de las Terres de l’Ebre continuó creciendo durante el primer trimestre del año, pero con una cierta desaceleración respecto al trimestre anterior. Así el número total de afiliados a la Seguridad Social los tres primeros meses del año fue de 52.670, es decir, 490 afiliados más el último trimestre del año anterior, lo que representa un 0,9% más, 1,5 puntos porcentuales menos respecto al periodo anterior. No obstante, con este trimestre las Terres de l’Ebre acumulan ya veinte períodos consecutivos con crecimientos interanuales positivos.

Los grandes sectores de la economía de las Terres de l’Ebre exhiben crecimientos positivos respecto al mismo trimestre del año anterior a excepción del sector de la agricultura (-0,5%). Destacan, sobre todo, la construcción (5,9%), seguido por la industria (2,8%). Paralelamente el paro ha continuado bajando hasta una tasa del 9,3%. El número total de paro en las comarcas del Ebro se ha situado en 9.736, es decir, 925 menos que en el primer trimestre de 2018.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*