01/10/2020 Opinión

Josep Maria Piñol i Toni Calero, técnicos de la Càtedra Universitat i Regió del Coneixement

Buenas prácticas de turismo en regiones y ámbitos locales europeos

Esta sección presenta ejemplos concretos y variados de contribuciones de una economía y sociedad basadas en el conocimiento. Hay que recordar que la identificación y el análisis de buenas prácticas por ámbitos concretos o por regiones ayudan a orientar el diseño de estrategias y políticas.

El conocimiento y la innovación tienen incidencia directa en todos los ámbitos productivos globales, ya sean sectores tradicionales o ámbitos emergentes. En este número se opta por analizar cómo afectan el conocimiento y la innovación a uno de los sectores más importantes de nuestro territorio: el turismo. Se hace a partir de la presentación de contextos geográficos diversos y los casos se agrupan temáticamente, a pesar de que se puede considerar que la innovación está aplicada de manera transversal.

MEJORA DEL CONTEXTO TERRITORIAL

La aplicación del conocimiento y la innovación también son necesarios en la mejora del marco territorial para su adaptación a las tendencias turísticas y a la sostenibilidad. En esta orientación destaca, por ejemplo, la restauración de la zona del Cap de Creus, donde la operación llevada a cabo incluyó el desmantelamiento de un antiguo complejo vacacional para contribuir a la restauración del entorno. También destaca el Parc dels Estanys de la Platja d’Aro, donde se hace frente a la problemática del laminado de agua con un lago permanente y un punto de observación de aves, además de que se introduce una nueva calidad ambiental en su entorno y se favorece la cohesión urbanística. Otros referentes parecidos son la remodelación del frente litoral en Altea o las estrategias de renovación en la playa de Palma (que incluye la creación de varios “núcleos de población” diferenciados y complementarios entre ellos).

OFERTA DE ACOGIDA

Las mejoras implementadas por determinados establecimientos turísticos son otro elemento que afecta directamente a la calidad de la oferta y que orienta el perfil de visitantes, con lo cual su incidencia económica es notoria. En primer lugar se presenta TwentyTú Hi-Tech, un nuevo concepto de alojamiento urbano económico de nueva generación en Barcelona. Es el primer albergue con certificado “Biosphere Responsible Tourism” que incentiva la socialización entre los usuarios y se beneficia de las TIC. También se puede destacar l’Avenc de Tavertet, que compatibiliza gestión familiar e inclusión de la economía local (abastecimiento en un 80 % del entorno inmediato) o Mas Salagros EcoResort primer resort 100 % sostenible de la península y vinculado con la corriente slow. El panorama europeo presenta otros ejemplos como los Whitepod en Suiza, que ofrecen cápsulas con un impacto ambiental mínimo, Novotel de Paris, cuyas habitaciones están construidas con materiales ecológicos o la Ville Sull’Arno en Italia.

ESPECIALIZACIÓN POR MODALIDADES

Otro conjunto de casos se basa en la segmentación estratégica de la oferta por modalidades concretas. Un ejemplo es el Hotel Corona Tortosa, establecimiento remodelado con orientación parcial al turismo deportivo (bicicleta) que aprovecha la situación en la red de carreteras, el velódromo de Tortosa y su proximidad a los Puertos y al Delta del Ebro. La fusión entre turismo urbano y turismo de naturaleza en Vitoria-Gasteiz también es un referente por su aprovechamiento promocional de la capitalidad verde europea, la red de parques, la anilla verde y los centros ambientales. En la misma línea de especialización está la oferta de turismo de museos en Sitges, que cuenta con una estrategia local de promoción que tiene en cuenta el vínculo con otras marcas potentes (como Barcelona) y la Costa Blanca como destino de turismo activo y deportivo en mercados como Noruega (aprovechando la conectividad aérea).

ARTICULACIÓN DE LA OFERTA

Conectar y vertebrar oferta también otorga valor añadido al producto y a la promoción territorial. Podemos destacar la travesía circular por el Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, con 56 km y 9.000 m de desnivel acumulado, que combina nueve refugios (permite hacer varios itinerarios) y Oleoturisme Garrigues, como estrategia de vinculación con el producto más representativo y de calidad articulada alrededor de pequeñas y medianas empresas. En este ámbito también es todo un referente la ruta del vino de la Rioja alavesa, que ha ayudado a crear una oferta singular de alojamientos de calidad y otros recursos para valorar una denominación vinícola reconocida (que, además, diferencia el destino de la marca y comunidad de la Rioja).

GESTIÓN DE MARCA Y PROMOCIÓN

La gestión de la marca es un elemento que ya ha aparecido en números previos de este boletín y que también juega un rol importante en el sector turístico. Uno de los ejemplos más próximos territorialmente en la Cataluña Sur es la estrategia de marca 100% Olot, que aglutina las ofertas locales y las combina con el contexto de la Garrotxa, creando un espacio conjunto identificado con la naturaleza y también con la gastronomía, el deporte, la cultura y otros ámbitos complementarios. Por otro lado, la promoción de marca territorial vive un gran desarrollo en Francia. Diversidad de marcas de ciudades y departamentos han emergido, con una orientación múltiple de proyección exterior. Desde el punto de vista del turismo, hay que destacar la nueva campaña de comunicación de Metz (ciudad del noreste), enmarcada justamente en el plan de despliegue de la marca-ciudad.

APLICACIÓN DE LA INTELIGENCIA TURÍSTICA

Entre los casos destacados en este ámbito encontramos el uso del big data en Benidorm para conocer el índice de satisfacción del viajero, los flujos de movilidad, los precios medianos y la ocupación. También la utilización de la inteligencia turística en Málaga, que tiene por objetivo redirigir los flujos que se concentran en el núcleo histórico (a partir de mapas de calor) y crear nuevas rutas (“Descubre Málaga”). Es destacable, también, la señalización inteligente en Conil de la Frontera (Cádiz), que utiliza beacons y tarjetas NFC, así como las iniciativas para crear un destino inteligente de Finestrat (Alicante), basadas en smartoffice, wifi público en las playas, 4G en zonas rurales, uso de drones y autobuses a demanda (eficiencia energética).

MEJORA DE LA GESTIÓN Y LA GOBERNANZA

La gestión de las administraciones públicas también juega un papel clave en la estimulación y dinamización del turismo. Casos como Gijón, destino de turismo sostenible y ciudad certificada por el Biosphere World Urban Destination, demuestran cómo el compromiso ambiental y social puede convertirse en una herramienta de diferenciación.

También se enmarca en las tendencias de gestión, Aramón, primer grupo empresarial estatal de turismo de nieve y montaña, participado al 50 % por el gobierno aragonés e Ibercaja, que opera como holding que integra y gestiona cinco estaciones. Tiene como finalidad el desarrollo de las comarcas respectivas.

Finalmente, también es destacable la gestión conjunta entre ámbitos público y privado en El Ejido (Almería) para la configuración de un destino sostenible.

PROYECTOS EUROPEOS DE COLABORACIÓN EN RED

La colaboración entre territorios es una práctica establecida y necesaria en el contexto europeo. El trabajo en red posibilita el intercambio de conocimiento y experiencias entre territorios, que tiene como objetivo implementar acciones de mejora. En el marco del turismo hay infinidad de ejemplos representativos, como el proyecto DIGITOURISM, que introduce la realidad digital en el turismo, la red ECO-CICLE, que promueve el cicloturismo en áreas naturales o STAR Cities, que promueve el turismo fluvial sostenible. La figura de consorcio, por otro lado, lidera proyectos como CHRISTA, que utiliza la cultura y el patrimonio como instrumentos para promover un turismo responsable, innovador y sostenible; y RAMSAT, que persigue la revitalización de las zonas remotas y montañosas mediante un turismo alternativo sostenible.

Otros ejemplos de interés: