09/10/2020 Opinión

John Style, profesor de Literatura Inglesa del Departamento de Estudios Ingleses y Alemanes de la URV

Contemplando la luz y la oscuridad

La poeta norteamericana Louise Glück gana el premio Nobel de Literatura "por su inconfundible voz poética que con una belleza austera hace universal la existencia individual"

La decisión de dar el premio Nobel de literatura de este año a Louise Glück es una elección que muchos poetas han celebrado abiertamente. Es una poeta de poetas y, sin duda, tan buena como cualquier poeta escribiendo actualmente. Una escritora, es decir, con una voz única, pero de atractivo universal.

Hasta el momento, Glück ha publicado 14 colecciones de poesía, ganó el Premio Pulitzer en 1993 y fue nombrada US Poet Laureate en 2003. Al recibir ese reconocimiento dijo que no tenía ningún interés en ampliar su público, prefiriendo un que fuera “reducido, intenso y apasionado”. Dadas las implicaciones económicas de esta ambición modesta, actualmente Glück se gana la vida enseñando escritura creativa en Yale y Boston.

¿Qué podemos esperar encontrar en una colección de poemas de Glück? Escribe en un verso libre muy directo, sencillo y transparente, sin florituras ni adornos. Una palabra empleada a menudo sobre su trabajo es “austera”. Su voz está en la tradición del puritanismo de Nueva Inglaterra. No es puritana en su ideología; no hay nerviosismo a la hora de contemplar el placer del cuerpo y la sensualidad. Más bien, me refiero a la pureza de su lenguaje, en el sentido de que no se ofrece nada extraño; la mente busca la claridad, a través de las palabras, con el resultado de que su inglés sea realmente accesible para un lector de poesía que no tiene el inglés como primera lengua.

Algunas personas han descrito su poesía como confesional; aunque habla con un tono íntimo, no se trata de la vida de la autora. Muchas veces un poema de Glück comienza con una actividad sencilla, como quemar hojas, un niño que mira a una chica atractiva en una plaza, una madre hablando de la cocina, a menudo vista a través de los ojos de un personaje. A pesar del inicio poco pretencioso de un poema suyo, la contemplación ininterrumpidamente honesta de los procesos del pensamiento pasa desde observaciones sobre las tensiones cada vez más cambiantes de las relaciones personales y sociales a una comprensión que define el significado del momento, iluminado intensamente, en un contexto de impermanencia y fugacidades. Por ejemplo, el poema Twilight (Crepúsculo), observa con alegría el juego de la luz sobre el mundo material: «cosas verdes seguidas de cosas doradas seguidas de la blancura -abstracciones de las que salen placeres intensos, como los higos de la mesa». Véase cómo se mueve sin esfuerzo de la observación a la abstracción y sus delicias, hasta lo concreto. Pero, a pesar de este intenso compromiso con el mundo material, la oscuridad es el contexto de tanta poesía de Glück. Ella no teme una oscuridad, como aniquilación, sino que la considera un espacio acogedor, en el que se nos invita a contemplar la verdad última de nuestras vidas. Escribe a Midnight (Medianoche): “Hubo los momentos por los que vivía./Me sentí misteriosamente elevada sobre el mundo,/de modo que la acción fue finalmente imposible,/lo que hizo que el pensamiento no sólo fuera posible sino sin límite”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*