27/03/2020

62 investigadores del Estado piden el confinamiento total a un artículo en The Lancet

El investigador del Departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas Àlex Arenas es uno de los firmantes que encabezan el documento, junto con el epidemiólogo Oriol Mitjà

L'investigador de la URV Àlex Arenas és un dels signants de l'article.

Un grupo de 62 científicos de España ha publicado una carta en la revista científica The Lancet, en la que piden al gobierno español el “cierre total” del país como medida indispensable para controlar la propagación del coronavirus. El documento lo encabezan el médico epidemiólogo Oriol Mitjà, el físico e investigador del Departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas de la URV Àlex Arenas, el profesor Xavier Rodó, el investigador del CSIC Aurelio Tobias, el investigador Joe Brew y el físico del CSIC José M. Benlloch. En el artículo, los expertos muestran su “preocupación” por las acciones “limitadas” que se han tomado desde el Gobierno central y, a pesar de ir “en la buena dirección”, no son suficientes para evitar que haya demasiada presión en el sistema sanitario.

Los científicos exponen que les gustaría expresar su “preocupación por la limitada capacidad de las medidas tomadas por el gobierno español para controlar de manera efectiva la COVID-19 y para detener el crecimiento exponencial de nuevos casos”. Aseguran que los diversos modelos existentes que calculan la futura propagación del SARS-CoV-2 coinciden en prever que habrá un gran número de casos nuevos en las próximas semanas y alertan de que la saturación del sistema de salud se puede alargar hasta el 24 de abril. “Pedimos al Gobierno que aplique tan deprisa como sea posible unas medidas más drásticas para minimizar el impacto de la pandemia entre la población.”

Teniendo en cuenta que muchos de los nuevos casos de coronavirus necesitarán acceso a una Unidad de Cuidados Intensivos, los expertos dibujan tres escenarios: un primero sin restricciones de movilidad; un segundo con restricciones parciales, como en España; y el tercer escenario, con restricción total para todos excepto los servicios esenciales. Estas proyecciones indican que en los actuales circunstancias, con un 30% de la población que continúa desplazándose cada día a trabajar, los servicios públicos no podrán asumir la gran cantidad de casos graves y colapsarán, lo que, sumado a la envejecimiento de la población española, provocará una gran mortalidad.

En su carta hacen una serie de recomendaciones, tales como el establecimiento de categorías regionales según los casos por cada 100.000 habitantes e implementar paquetes de medidas diferentes según la gravedad de cada situación. En la categoría más grave, de más de 100 casos por cada 100.000 habitantes durante los últimos siete días, se recomienda el cierre total de la región y el confinamiento total de los ciudadanos, excepto los servicios esenciales, durante entre 15 y 21 días. Esta categoría, señalan, es la que tendrían a día de hoy La Rioja, Madrid, Navarra, País Vasco, las dos Castillas y Cataluña.

Para el resto de las comunidades autónomas el artículo propone que la reducción de la movilidad se mantenga en el nivel actual, vigilando el aumento que pueda haber en la proporción de casos sobre el total de población. Y añaden que todo el tráfico interregional, tanto por tierra como por mar y aire que no sea esencial debe interrumpirse durante quince días.

Además, también se piden medidas como la prohibición de todos los viajes y todas las actividades económicas no esenciales, además del uso más amplio de tests de diagnóstico en los posibles casos de coronavirus. Los expertos también recuerdan que es “urgente” establecer una cadena de compra y suministro de equipamiento de protección que, afirman, ahora mismo es “insuficiente para personal sanitario que está altamente expuesto y propenso al contagio”.

Según apuntan, también habría que proveer a los profesionales sanitarios de un canal suplementario de material de protección, y más teniendo en cuenta que hay estudios recientes que demuestran la capacidad de contagio del coronavirurs mediante el pelo y los párpados. Recuerdan que todas estas medidas que proponen no implicarían la erradicación de la COVID-19 en España durante el primer mes de aplicación, y que además habría que construir un sistema sólido de supervisión y vigilancia para recoger información epidemiológica hasta un nivel individual. Para ello hay que desarrollar un sistema universal de aplicaciones para móviles para que cada uno pueda reportar qué síntomas tiene e incrementar la capacidad de realización de pruebas para poder aislar más rápidamente los enfermos que presenten síntomas.

Los expertos también han pedido al gobierno español que dé acceso a los datos del brote en la comunidad científica, con el fin de facilitar su tarea y crear grupos de apoyo que den “una respuesta científica completa, objetiva y transparente”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*