04/08/2021

Adaptar las políticas de movilidad de los destinos urbanos al perfil de los visitantes incrementaría su competitividad

La investigación, de los departamentos de Economía y de Geografía de la URV conjuntamente con la ATM del Camp de Tarragona, comprueba por primera vez que los visitantes que llegan al destino turístico en vehículo privado y los que llegan en avión o transporte público pueden responder de manera diferente a las estrategias de movilidad

Turistas frente a la catedral de Tarragona este verano.

Casar las necesidades de movilidad de las personas residentes en una ciudad con las de los turistas que pernoctan sin afectar la calidad del servicio de transporte público se ha convertido en una cuestión central de las políticas públicas para mejorar la sostenibilidad y mitigar los efectos negativos de la movilidad masiva de los turistas. Investigadores de la URV ya habían confirmado que el medio de transporte utilizado para ir desde el punto de inicio del viaje hasta el destino final, donde se encuentra el alojamiento, es determinante para un turista a la hora de decidir qué medio utilizará para desplazarse durante su estancia. Sin embargo, el modo de transporte utilizado no sólo tiene un efecto directo sobre el uso del transporte público en el destino, sino que condiciona el efecto de las otras variables que influyen en la decisión, como el alojamiento o los sitios visitados durante la estancia. Por ello los resultados de la investigación apuntan que hay que tener claro el perfil de los turistas de un destino y diseñar políticas a medida para incentivar el uso de modos de transporte sostenibles: además del transporte público, ir a pie y en bicicleta.

Estas recomendaciones son especialmente útiles porque el transporte público es un servicio que incrementa la competitividad de un destino turístico, explican Aaron Gutiérrez y Antoni Domènech, investigadores del Departamento de Geografía, y Daniel Miravet, técnico de movilidad de la ATM del Camp de Tarragona e investigador del Departamento de Economía: «Si hay menos coches en circulación se puede destinar más espacio a los peatones y es precisamente cuando se hacen las visitas a pie que mejora la experiencia del turista. De hecho, el uso de los modos más sostenibles incrementan la satisfacción de la visita siempre y cuando la planificación de la movilidad fomente la multimodalidad y el espacio urbano sea atractivo, caminable, y seguro». Además, el uso del transporte público contribuye a contaminar menos y proporciona a los turistas la posibilidad de visitar un abanico más amplio de atracciones y lugares de interés, por lo que los investigadores consideran crucial «hacer políticas de movilidad destinadas a los turistas y adaptadas a cada segmento porque la demanda de transporte público de cada visitante responde a motivos diferentes», apunta Miravet.

Así, hay varias acciones que se pueden llevar a cabo para repercutir positivamente sobre la movilidad del destino y también sobre su atractivo turístico. Son ejemplos de ello el hecho de incrementar la superficie destinada a los peatones en las ciudades, hacer más competitivo el transporte público respecto del vehículo privado, disuadir del uso del coche y fomentar que los turistas que viajan en coche lo dejen aparcado durante las vacaciones, especialmente en los destinos donde el número de turistas es suficientemente grande como para tener un impacto ambiental negativo sobre el territorio.

Los factores decisivos para utilizar el transporte público en la localidad

Los investigadores han llegado a estas conclusiones después de analizar los datos de una encuesta realizada a 939 turistas alojados en la ciudad de Tarragona entre 2014 y 2016, lo que hace extrapolable los resultados en las ciudades mediterráneas históricas de tamaño medio. Lo han hecho a partir de regresiones econométricas y de una técnica estadística llamada CHAID Analysis, que les ha permitido estudiar los factores determinantes del uso de los modos de transporte al destino.

Han confirmado, por un lado, que el factor fundamental que hace que un turista se mueva utilizando un tipo de transporte u otro en el destino es el modo que ha utilizado para llegar. Por otra parte, han identificado las variables que tienen una mayor influencia sobre el uso del transporte público entre los turistas que llegaron a Tarragona con vehículo privado, y han emergido ciertas diferencias respecto a las variables que tienen un mayor impacto sobre los turistas que llegan a Tarragona con medios de transporte alternativos, como el avión y el transporte público. Más concretamente, han analizado 37 variables y han observado que esto sucede con más fuerza con el alojamiento, los sitios que visitan durante su estancia y la edad.

En cuanto al alojamiento, los resultados muestran que los visitantes que han viajado a Tarragona en vehículo privado utilizan más el transporte público cuando se alojan en segundas residencias o apartamentos turísticos; en cambio, no ocurre lo mismo si se alojan en hoteles. «Esto nos confirma que los turistas sólo evitan coger el coche para hacer visitas si no les es necesario o más bien les es un inconveniente», apunta Miravet.

En cuanto a los lugares que visitan durante su estancia en la ciudad, han observado que si los turistas han llegado en transporte público o en avión son más propensos a utilizar el transporte público para visitar las atracciones turísticas de la zona; en cambio, si han llegado en coche, no utilizan el transporte público. Por el contrario, para visitar Barcelona desde Tarragona, utilizan el transporte público con independencia del transporte utilizado para llegar al lugar donde se alojan.

La edad también es una variable significativa: las personas jóvenes (de 16 a 44 años) utilizan el transporte público si no llegan en vehículo privado, pero las personas mayores (mayores de 65) utilizan el transporte público con independencia del modo de transporte con el que hayan llegado a Tarragona.

La línea de investigación sobre el uso del transporte público en destinos turísticos tiene continuidad con nuevas investigaciones que incorporan la incidencia y el impacto de la pandemia de covid-19.

Este trabajo se ha llevado a cabo en el marco del convenio de colaboración firmado por la URV y la ATM del Camp de Tarragona con el objetivo de analizar, estudiar e investigar en el ámbito de la movilidad del Camp de Tarragona. Más concretamente, en lo referente a la movilidad de los residentes, los turistas y el uso de datos masivos (Big Data).

Referencia bibliográfica: Daniel Miravet, Antoni Domènech, Aaron Gutiérrez, What prompts tourists to become public transportation users at their destination? The case of a Mediterranean city, Travel Behaviour and Society, Volume 24, 2021, Pages 10-21, ISSN 2214-367X, https://doi.org/10.1016/j.tbs.2021.01.007.