20/07/2021

Alumnos del Colegio Sant Pau estudian la calidad del aire del centro en un proyecto conjunto con la URV

Un grupo de alumnos de bachillerato del Colegio Sant Pau Apòstol de Tarragona, con el apoyo del grupo de Cromatografía Aplicaciones Medioambientales de la Facultad de Química de la URV, ha llevado a cabo un estudio sobre la calidad del aire en las aulas. El trabajo ha sido motivado por las medidas de prevención por la COVID-19, que implican el uso de disolventes en los productos de limpieza y el uso de geles hidroalcohólicos

Los resultados del trabajo han determinado, en diferentes aulas del centro, más de 40 compuestos volátiles presentes en el aire. El diseño experimental fue creado por los mismos alumnos del Sant Pau, con el asesoramiento del personal del grupo de investigación. Durante 14 días, unos muestreadores pasivos instalados en las aulas seleccionadas por los alumnos recogieron las muestras, para retener los compuestos orgánicos volátiles presentes en el ambiente. Seguidamente se enviaron estos dispositivos a la Facultad de Química, donde se analizaron y los alumnos pudieron valorar y discutir los resultados obtenidos con la ayuda del profesor del centro y de miembros del grupo de investigación de Cromatografía Aplicaciones Medioambientales de la URV.

Los compuestos orgánicos volátiles aparecen en la atmósfera y en el aire que respiramos principalmente por actividades del hombre, actividades industriales, circulación de vehículos, productos de limpieza e higiene personal, etc. Algunos de ellos presentan características que, en el caso de que estos se acumulasen en grandes concentraciones, podrían llegar a tener algún efecto sobre la salud humana y, por lo tanto, se requiere su control. Hasta ahora, su estudio se centraba en atmósferas abiertas, como ciudades o núcleos industriales, pero dada la situación derivada de la pandemia, el espacio cerrado cada vez toma más relevancia y se hace necesario el estudio del ambiente dentro de las oficinas, escuelas o casas.

Entre los compuestos identificados destacaron los disolventes, principalmente etanol y alcohol isopropílico, en concentraciones superiores a 100 µg/m³ , (microgramos por metro cúbico) muy superior a los valores encontrados en el exterior del centro que se donde se acostumbran a mesurar. La suma de todos los compuestos identificados oscilaba en los espacios interiores del centro entre 300 y 500 µg/m³ mientras que en el exterior los valores eran de la orden de 50 µg/m³. No hay ninguna normativa que establezca unos máximos que pueden afectar la salud.

Alumnos de primero de bachillerato del centro que han participado en el proyecto con la Facultad de Química de la URV.

En el estudio también se identificó otra familia de compuestos, los aldehídos, que se pueden originar como productos de descomposición de los alcoholes, ampliamente usados durante la pandemia. Estos fueron identificados en unos valores de concentración muy inferiores (20-50 µg/m³). Su estudio es oportuno para evitar su concentración en exceso. Algunos estudios sí que han demostrado la relación entre el déficit de atención de los alumnos en las aulas y la acumulación en altas concentraciones de estos compuestos químicos en espacios cerrados.

El estudio se completó comparando los valores encontrados de aldehídos en las aulas del centro con los encontrados en casas, donde se vio que los valores eran similares.

Para finalizar el proyecto, en el colegio Sant Pau Apòstol se aplicaron una serie de acciones correctivas y de mejora de la calidad del aire en las aulas de la escuela, como, por ejemplo, establecer un horario por la ventilación de los espacios cerrados, sobre todo después de las actuaciones de limpieza de las aulas del centro educativo entre otros. “Pensamos que seguir haciendo estudios de este tipo es importante, puesto que puede ayudar a mejorar la salud y concentración de estudiantes y docentes”, explica Francesc Borrull, investigador principal del grupo de investigación Cromatografía Aplicaciones Medioambientales de la URV . Además, con este proyecto se conciencia a los alumnos y en la población sobre la importancia para velar por la calidad del aire.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*