24/12/2021

Estudiantes de Arquitectura culminan una obra inacabada del arquitecto modernista Jujol con una intervención efímera

La propuesta interpreta la estructura que corona el campanario incompleto de la iglesia de Creixell como un diálogo entre la tierra y el cielo

Un momento del montaje de la estructura que los estudiantes de la ETSA han hecho interpretando a Jujol.

¿Cómo sería la estructura que corona el campanario de la iglesia de Sant Jaume de Creixell (Tarragona) si el arquitecto Josep Maria Jujol la hubiera podido completar tal y como figuraba en sus bocetos? Con este punto de partida, cerca de una veintena de estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la URV (ETSA) han trabajado durante tres meses en el estudio de los dibujos y planos de Jujol y la construcción de una estructura que interpreta la obra de 1917 del arquitecto modernista como un diálogo entre la tierra y el cielo. Este jueves la han mostrado a los pies del campanario de Creixell.

El taller que han conducido el profesor de la ETSA Roger Miralles y el arquitecto Josep Llinàs, experto en Jujol que precisamente fue el responsable de la reparación de la veleta de la iglesia de Creixell en 2009 cuando se estropeó, forma parte del proyecto Educa Jujol, ideado por Miralles y financiado por la Fundació la Caixa, para divulgar la obra del arquitecto modernista entre los más jóvenes.

Organizados en equipos, los estudiantes han hecho una propuesta para cada uno de los cuatro elementos que el campanario no incorpora pero que sí figuraban en los documentos de Jujol, de quien se desconoce por qué dejó inacabada la obra, y ayer hicieron el montaje junto a la iglesia. Los estudiantes revistieron la estructura original de hierro de 7 metros de altura que tuvo que retirarse en 2009 y que se ha podido utilizar para esta intervención efímera.

El uso del color es un elemento muy característico de Jujol, que, en cambio, no llegó a aplicarse en esta obra, explica Roger Miralles, que también impulsó Territori Jujol, una ruta por las construcciones de este arquitecto que las pone en valor para el gran público. Por eso han utilizado una tela con franjas blancas y azules que materializa las ideas del movimiento y de lo etéreo que buscaba Jujol. Encima, han colocado los escudos que figuraban en los dibujos y que tienen la particularidad de estar doblados por la fuerza del viento. En la parte de abajo, una puerta grande construida con zinc y de color amarillo reproduce la forma que saben que hubiera tenido, y otra puerta más pequeña, en azul, que representa el lugar de paso de las personas hacia el cielo.

Toda esta estructura se articula en un biombo que genera la verticalidad del campanario y simboliza la relación entre la tierra y el cielo, que se refuerza con el uso de los elementos constructivos: el ladrillo y la piedra para la gravedad de la tierra, y la tela para la ligereza del cielo. Por último, cuatro estudiantes se han vestido de los santos adyacentes al campanario, pero que en la idea original de Jujol tenían color. Sobre este aspecto, Miralles explica que «Jujol utilizaba piezas de fábrica y las modificaba con hierros y colores».

Vista del campanario de la iglesia de Sant Jaume de Creixell y de la estructura efímera que han instalado los estudiantes de la ETSA.

La intervención efímera que los estudiantes han realizado este jueves en Creixell es la culminación de un proceso de aprendizaje que les ha llevado a «poder trabajar a escala 1:1 con planos que no vemos habitualmente», explica el estudiante de último curso Patricia Lardiés, que añade que «hemos aprendido mucho y de primera mano con los dos arquitectos expertos en Jujol». Miralles, que es también el director de la ETSA, comenta que con este taller transmitió los conocimientos a los estudiantes y, lo que es más importante, «desde el punto de vista pedagógico, ellos han entendido la dificultad constructiva y cómo, a través del ingenio, se pueden resolver muchos problemas».

El equipo de estudiantes que han realizado la instalación con el profesor Roger Miralles, a la izquierda, y el arquitecto Josep Llinàs, a la derecha.
Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*