28/09/2020

Finaliza la XIII campaña de excavación arqueológica en el Barranc de la Boella

Los trabajos se han centrado en recuperar herramientas y restos esqueléticos de animales de hace entre un millón y 800.000 años de antigüedad

Herramienta de piedra tallada de gran tamaño trifacial realizada con sílex y hallada en el nivel 2 de la cala 1 del Barranc de la Boella - Autoría: Andreu Ollé/IPHES

Desde el 7 de septiembre y hasta el próximo miércoles día 30 se desarrolla en el Barranc de la Boella (la Canonja, Tarragona) la 13ª campaña de excavación arqueológica dirigida por el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social). Los trabajos de estos días se han centrado en continuar la intervención de los estratos que contienen restos esqueléticos de animales y herramientas de piedra prehistóricas contemporáneas a las primeras ocupaciones humanas de Eurasia, entre hace un millón y 800.000 años.

Los conjuntos arqueológicos y las investigaciones paleoecológicas llevadas a cabo en el Barranc de la Boella son muy relevantes para poder explicar las primeras ocupaciones humanas de este continente. Las evidencias prehistóricas de este período tan remoto de la historia de la humanidad son muy escasas y este yacimiento constituye un lugar clave para explicar las primeras dispersiones humanas fuera del continente africano.

Las tareas de esta campaña se han centrado en explorar la superficie de los niveles arqueológicos más recientes de la unidad estratigráfica II datada en el Pleistoceno inferior final (hace entre un millón y 800.000 años). Estas superficies con restos arqueológicos del Paleolítico inferior fueron moldeadas por el río Francolí y sus afluentes (arroyos). Las especies animales identificadas son numerosas e ilustran paleoambientes con abundante agua dulce, como se observa en las zonas interiores de humedales y albuferas típicas de la costa mediterránea. Se han documentado animales corredores de espacios abiertos (rinocerontes, caballos, cérvidos) y otros que necesitan gran cantidad de agua como los hipopótamos y mamuts. Este año también se han encontrado partes dentarias de carnívoros (jaguares) y restos fecales de carroñeros (hienas).

Restos esqueléticos de animales (costillas) descubiertos en el nivel 1 de la cala 2 del Barranc de la Boella – Autoría: Ariadna Timoneda/IPHES

Las industrias de piedra tallada están elaboradas con sílex de mucha calidad y esquistos. Las excavaciones efectuadas en el yacimiento del Barranc de la Boella están proporcionando una colección formidable de herramientas y restos líticos de gran singularidad, no sólo por su antigüedad (están consideradas las más antiguas de Europa) sino también por su extraordinaria conservación. Uno de los aspectos más relevantes del conjunto de herramientas de piedra del Barranc de la Boella es la presencia de picos y hendedores, una especie de hachas de mano que son consideradas las más antiguas de Europa.

Además de miembros del IPHES especialistas en diferentes disciplinas, este año han participado cerca de una veintena de estudiantes procedentes de diferentes universidades del Estado español. La emergencia sanitaria causada por la Covid-19 ha conllevado una reducción importante de su presencia para simplificar el seguimiento de la pandemia en el equipo de intervención arqueológica. Se han evitado riesgos de contagios y complicaciones administrativas no acogiendo estudiantes de otros países. Para los últimos días de campaña, el IPHES ha programado test de detección serológico para los participantes en la excavación.

El método de excavación en el Barranc de la Boella se centra en la intervención en gran superficie, lo que permite una aproximación espacial y cuantitativa al comportamiento territorial de las poblaciones prehistóricas del Barranc de la Boella. Esta forma de trabajar se ha empezado a aplicar tras la realización de sondeos para verificar el potencial del yacimiento, con el fin de que se convierta en uno de los lugares arqueológicos más idóneos para explicar el primer poblamiento humano de Europa. Aplicar este planteamiento ha sido posible gracias al apoyo del Ayuntamiento de la Canonja y de los propietarios de la finca de La Boella.

Las intervenciones arqueológicas del Barranc de la Boella están programadas en el marco del proyecto de investigación impulsado por el Servicio de Arqueología del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, dedicado a la Arqueología del Cuaternario de las cuencas de los ríos Francolí y Gaià, en Tarragona. Al mismo tiempo, articula la formación de estudiantes de grados, de másteres y doctorados en contextos académicos y de investigación como es el caso del IPHES, la URV (Universidad Rovira i Virgili de Tarragona) y el MNCN-CSIC (Museo de Ciencias Naturales de Madrid – Consejo Superior de Investigaciones Científicas).

Asimismo, tanto estas intervenciones, como la socialización y la investigación sobre este yacimiento se desarrollan con la ayuda del Ayuntamiento de la Canonja, de la Diputación de Tarragona y de la AGAUR (Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias e Investigación de la Generalitat de Catalunya).

Además, desde el Proyecto de Especialización y Competitividad Territorial (PECT) turístico en familia se impulsa la acción “Mamut”, con el apoyo del Ayuntamiento de la Canonja y liderado por la Diputación de Tarragona. Este proyecto, financiado al 50% por los fondos europeos de desarrollo regional FEDER (Fondo de Desarrollo Regional Europeo), pretende la creación y promoción de productos de tipo vivencial y educativo entorno el turismo familiar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*