22/02/2023

La URV coordina un proyecto internacional que mejorará la detección y la prevención de la recurrencia del cáncer de mama

Un grupo de investigación de la Universitat Rovira i Virgili, que lidera el catedrático Domènec Puig, clasifica los tipos de cáncer de mama y predice la probabilidad de metástasis

Domènec Puig, a la izquierda, y Hatem Rashwan, dos de los responsables del proyecto BosomShield por parte de la URV
Domènec Puig, a la izquierda, y Hatem Rashwan, dos de los responsables del proyecto BosomShield por parte de la URV

La Universitat Rovira i Virgili coordina un proyecto internacional llamado a tener un papel clave en la detección y la prevención del cáncer de mama. Se trata del proyecto BosomShield, que desarrolla una plataforma de software que analizará imágenes para clasificar los diferentes tipos de cáncer de mama y predecir la peligrosidad y la probabilidad de recaída por metástasis. Está liderado por el Laboratorio de Robótica y Visión Inteligentes de la URV, que encabeza el investigador Domènec Puig y forma parte del grupo de investigación ITAKA del Departamento de Ingeniería Informática y Matemáticas. Además, recibe la colaboración de universidades, hospitales, grupos de investigación biomédica y centros tecnológicos europeos, asiáticos y norteamericanos. Está financiado por las Acciones Marie-Sklodowska Curie (Horizon MSCA), el programa de referencia de la Unión Europea para la formación doctoral y postdoctoral, y se alargará hasta el 2026.  

“La novedad principal del proyecto es que por primera vez se pone en común el análisis de las imágenes radiológicas, es decir, las mamografías, las resonancias magnéticas, etc. y el análisis de las imágenes histopatológicas, las microscópicas de las células. Estos dos tipos de imágenes hasta ahora se analizaban por separado, y el hecho de trabajarlas conjuntamente permite una predicción mucho más cuidadosa, avanzarse al máximo, precisar las características, la benignidad o malignidad y las posibilidades de metástasis, de expansión más allá del pecho, de recurrencia”, explica Domènec Puig.  

El proyecto se divide en diez subproyectos, cada uno desarrollado por uno de los socios e incluye las diferentes fases del proceso: el análisis de las imágenes radiológicas, el análisis de las imágenes histopatológicas, la predicción de las posibilidades de recaída combinando los dos tipos de imágenes y el diseño de la plataforma. Los responsables de cada subproyecto son candidatos a doctorado escogidos por las instituciones participantes. “Por las reglas de movilidad europea, los candidatos tienen que haber residido en el país del cual forma parte cada institución un máximo de un año de los últimos tres, lo cual fomenta un intercambio internacional muy interesante”, apunta Puig.  

El equipo de la URV se encarga del primer subproyecto, que tiene por objetivo “determinar el subtipo molecular de cáncer de mama utilizando imágenes radiológicas multimodales”, tal como explica Hatem Rashwan, investigador del Laboratorio de Robótica y Visión Inteligentes y profesor visitando del departamento “No es una tarea sencilla, pero gracias al aprendizaje profundo (deep learning) y a la inteligencia artificial podemos encontrar los marcadores tumorales a través de estas imágenes radiológicas.” Rashwan pone en valor el hecho de determinar los subtipos moleculares de cáncer, puesto que “permite saber si es peligroso o si puede haber recaída al cabo de unos años, en este caso en colaboración con los socios suecos”. En este sentido, Domènec Puig explica que los subproyectos están pensados para estar interrelacionados, con reuniones y puestas en común y mucha movilidad, con estancias de los responsables de cada proyecto en las otras instituciones.  

El Hospital Universitario San Juan de Reus y el Hospital Virgen de la Cinta de Tortosa también están involucrados en el proyecto, así como el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV), que participa a través del Grupo de Investigación en Patología Oncológica y Bioinformática analizando el riesgo de reincidencia por metástasis. En este sentido, Carlos López, responsable del grupo junto con Marylene Lejeune, afirma que “es capital estudiar los factores de riesgo de una paciente a la hora de desarrollar este tipo de metástasis, puesto que cuando se produce es muy probable que no sobreviva”.  

“Al final, entre todos, crearemos una plataforma al alcance de la práctica clínica, que esté en los hospitales, que permita al médico especialista recibir un aviso del sistema, por ejemplo de si hay alguna sospecha en una paciente determinada, y que lo ayude a tomar mejores decisiones, más fundamentadas y eficientes”, asegura Domènec Puig, el equipo del cual ya hace tiempo que trabaja en proyectos de ayuda a la diagnosis del cáncer de mama. De hecho, la idea del proyecto surge de la URV, codo con codo con la IISPV. Le han dado forma hasta encontrar la propuesta más afinada y han contactado con el resto de instituciones hasta conformar el consorcio que lo tirará adelante. “Este es nuestro gran proyecto, el que engloba todo lo que hemos hecho hasta ahora y el que llevará a tener un sistema universal, funcional y adecuado”, concluye Puig. 

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*