03/02/2015

La Orquesta de la URV estrena la «Sinfonía de la Imperial Tarraco» de Joan Guinjoan

La Orquesta de la URV estrena la "Sinfonía de la Imperial Tarraco" del compositor Joan Guinjoan. Su director, Marcel Ortega, ha transcrito la obra. El concierto es el martes 3 de febrero a las 20 h. el teatro Metropol de Tarragona, y cierra el año de conmemoración del Bimilenario de la muerte de César Augusto

La Orquesta de la URV celebra el estreno mundial de la 1ª Sinfonía, «de la Imperial Tarraco», escrita por el reconocido compositor de Riudoms Joan Guinjoan, investido doctor honoris causa por la Universidad en 1999.

El concierto, organizado conjuntamente por la universidad y Juventudes Musicales de Tarragona, cierra el año de celebración del Bimilenario de la muerte de Augusto (44 a 2014), el César que transformó Tarraco en el centro del mundo durante dos años e hizo que la ciudad se desarrollara de manera crucial para su historia.

Joan Guinjoan, que se ha presentado a lo largo de su vida como tarraconense, es uno de los compositores más importantes del siglo XX en toda Europa. Ha recibido la Medalla de la ciudad y ha sido, junto con Montserrat Icart (JJMM), uno de los principales impulsores del finito Concurso Internacional de Composición «Ciudad de Tarragona» (1.993-2.010).

Sus dos primeras obras sinfónicas están dedicadas a la ciudad: la «Sinfonía de la Imperial Tarraco» (1961-1962) y la «Sinfonía Ciudad de Tarragona» (1998). El acto tiene, pues, un carácter simbólico muy destacado: un compositor de casa con una obra que lleva el nombre de la ciudad, por un motivo genuinamente propio, a cargo de la Orquesta de la Universidad de Tarragona y dirigida por un tarraconense .

Se da el caso de que, aunque la «Sinfonía» fue escrita hace más de cincuenta años, no ha sido nunca interpretada. Joan Guinjoan no ha permitido que se editara ni que se tocara, y no consta en su catálogo oficial.

Esto se debe a que fue la primera pieza que escribió, en el momento en que decidió abandonar la carrera pianística -era un concertista prestigioso- para dedicarse a la composición. Así, la obra ha quedado velada bajo el celo del pudor artístico: como el mismo compositor dice, «esto no es el Guinjoan por el que la gente me conoce». Sin duda, un motivo más para ir a descubrir una pieza que recibió el Premio de instrumentación de la Schola Cantorum de París 1962.

El director de la Orquesta de la URV, Marcel Ortega, ha conseguido para esta ocasión la autorización expresa del maestro Guinjoan, y ha transcrito la partitura desde la única copia que existe, el manuscrito original que el compositor tiene en casa.

Para una ocasión especial, un planteamiento del concierto también especial: se comienza con la apertura «Coriolano», de Beethoven, y a continuación se interpreta la «Sinfonía de la Imperial Tarraco» de Guinjoan.

Después de esta primera escucha completamente virgen, hay una pausa en la que tanto el compositor, a través de un vídeo, como el director de la orquesta, presentan y explican detalladamente la obra, comentando la génesis y la construcción, de modo que el público tenga la oportunidad de conocerla en profundidad.

A continuación, la orquesta la vuelve a interpretar. De esta manera, en una misma tarde se ofrecen dos oportunidades muy diversas de disfrutar de la obra, que serán su primera interpretación y la última.

La Orquesta de la URV nació en 1999 bajo la dirección de Markus Schikora y acoge todos los músicos ligados a la universidad como alumnos, profesores o personal de administración y servicios. Comenzando con una plantilla de unos veinte miembros y un carácter experimental, bajo la dirección sucesiva de Tomás Grau asumió el espíritu y el tamaño de una verdadera orquesta sinfónica.

En el presente curso 2014-2015, dirigida por Marcel Ortega, cuenta con una amplia plantilla de 45 músicos. Además de la participación de músicos vinculados a la URV, la Orquesta acoge también numerosos jóvenes que encuentran el espacio para tocar semanalmente en un grupo así.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*