02/05/2023

Un estudio permitirá personalizar el tratamiento de pacientes con Crohn y mejorar su calidad de vida

La investigación del IISPV, con la colaboración de la URV, contribuirá a que las secuelas físicas más comunes puedan ser tratadas de forma más efectiva en el caso de pacientes fumadores, los de mayor riesgo

Las personas fumadoras, las de mayor riesgo en el caso de la enfermedad de Crohn

El 0.4% de la población en España (cerca de 300.000 personas) padece la enfermedad de Crohn, según la Confederación de Asociaciones de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España (ACCU), y cada vez tiene un mayor impacto en nuestra sociedad (se diagnostican 3.500 casos nuevos al año). Forma parte de las llamadas enfermedades inflamatorias intestinales (al igual que la colitis ulcerosa) y es crónica. Los pacientes sufren enormes molestias físicas (fuertes dolores abdominales, diarrea, fatiga, náuseas, sangrados, etc.) que les limitan en su día a día y que les acaban afectando emocionalmente. Una de las secuelas más comunes son las fístulas perianales, que son conductos en forma de tubo que comunican el ano con la piel que le rodea y que pueden llegar a ser muy difíciles de tratar en estos pacientes.  

La investigación es clave ya que los avances científicos permiten encontrar nuevas soluciones para abordar la enfermedad de forma más efectiva y para ayudar a prevenirla. En este sentido, el Grupo de Investigación en Enfermedades Inflamatorias Intestinales (IBODI) del Institut d’ Investigació Sanitària Pere Virgili (IISPV), liderado por Carolina Serena, ha llevado a cabo un estudio que permitirá personalizar su tratamiento y, por tanto, contribuirá a mejorar la calidad de vida de estos pacientes.  

En concreto, el equipo de investigación del IISPV, con la colaboración de la URV, ha descubierto que las personas que sufren de Crohn y que son fumadoras o que lo han sido tienen afectadas las propiedades de las células madre de la grasa que se utilizan para el tratamiento de las fístulas perianales. “Llevamos a cabo un estudio epigenético y vimos que los pacientes que eran fumadores y exfumadores (los comparamos con los no fumadores) tenían alterados los genes de estas células que tienen la capacidad de regeneración de este tejido y la capacidad de modular la respuesta inmunológica de nuestro cuerpo disminuyendo por ejemplo la inflamación”, explica Carolina Serena.  

Sin un tratamiento definitivo  

Hoy en día existen diferentes tratamientos para controlar la enfermedad, pero todavía no se ha encontrado ninguna terapia que la cure definitivamente. Una de las que está surgiendo con fuerza en los últimos años es el uso de células madre de la grasa de nuestro cuerpo para tratar las complicaciones derivadas (como las fístulas perianales) o para abordar la enfermedad de Crohn en su fase de aparición de síntomas más agudos.  

Este tipo de tratamiento se aplica actualmente de dos formas diferentes: o bien se extrae grasa del propio paciente (de zonas como la cadera o la barriga) y las células con las propiedades mencionadas previamente que contienen son injertadas en el tejido dañado por la fístula, o se aplica a esta zona un fármaco compuesto del mismo material, pero procedente de otras personas. La terapia que se basa en células madre obtenidas del propio paciente se llama autóloga, y la que utiliza células de donantes es la alogénica. De este estudio se desprende que “en el caso de pacientes fumadores o exfumadores lo más indicado sería utilizar células alogénicas, de un donante sano que no haya fumado, mientras que para tratar fístulas de un enfermo de Crohn que no ha fumado, lo mejor sería utilizar células autólogas”, señala Albert Boronat, primer autor del trabajo.  

Fumar agrava la enfermedad

Estudios previos en esta misma línea habían constatado que las personas fumadoras con Crohn son mucho más propensas que las que no tienen esa adicción a requerir una cirugía y que deben pasar por quirófano varias veces. Operarse de Crohn comporta enormes secuelas físicas y emocionales ya que en la intervención se extirpa un trozo del intestino y, en algunos casos, el paciente acaba requiriendo de por vida una bolsa de ostomía para poder hacer sus necesidades. Además, si se fuma o se ha fumado, los síntomas son más severos y complicados, aparecen más brotes y en ocasiones se requiere un tratamiento con más corticoides y fármacos.  

Esta investigación ha sido posible gracias a la colaboración del Hospital de Sant Pau i Santa Tecla de Tarragona, el Hospital Universitari Vall d’Hebron, el Hospital Universitari Joan XXIII, también de Tarragona, y la Universitat Rovira i Virgili (URV).

Referencia bibliográfica: Boronat-Toscano, A.; Vañó, I.; Monfort-Ferré, D.; Menacho, M.; Valldosera, G.; Caro, A.; Espina, B.; Mañas, M.J.; Marti, M.; Espin, E.; Saera-Vila, A.; Serena, C. Smoking Suppresses the Therapeutic Potential of Adipose Stem Cells in Crohn’s Disease Patients through Epigenetic Changes. Cells 2023, 12, 1021. https://doi.org/10.3390/cells12071021 

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*