28/07/2021

Una nueva técnica de análisis del suero sanguíneo puede predecir complicaciones en casos de hipercolesterolemia familiar

Un equipo investigador del CIBERDEM en el URV-IISPV desarrolla una técnica para estudiar, mediante resonancia magnética, los niveles de inflamación de las glicoproteínas A y B, que determinan la posibilidad de alteraciones vasculares y cardíacas en pacientes con este trastorno

La hipercolesterolemia familiar es un trastorno que viene determinado genéticamente y las personas que lo padecen tienen el colesterol «malo» (LDL) muy elevado desde su nacimiento, así como enfermedades arteriales y cardíacas con más frecuencia (ictus, infarto y angina de pecho). Para determinar el origen de las lesiones arteriales que puede provocar la hipercolesterolemia familiar, investigadores del CIBER de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) en el Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili (IISPV-CERCA) y la Universitat Rovira i Virgili (URV), dirigidos por el investigador URV-IISPV Lluís Masana, han estudiado si estas alteraciones tenían relación con algún grado de inflamación subclínica, como ocurre en el caso de la diabetes o la obesidad.

Algunas enfermedades metabólicas crónicas ocasionan una respuesta inflamatoria global en el organismo, que es relevante en las lesiones que provocan estas patologías en órganos como el riñón, el hígado o el corazón, que no da síntomas, es tenue pero crónica y se llama inflamación subclínica. La hipercolesterolemia familiar es una de estas enfermedades metabólicas crónicas, determinada genéticamente, y la infiltración del colesterol en las arterias puede detectarse mediante ecografía incluso antes de que se produzca una complicación clínica.

«Para valorar mejor las respuestas inflamatorias subclínicas hemos utilizado un método muy nuevo, una determinación de las sustancias que se producen en nuestro cuerpo, fabricadas en el hígado, en situaciones de inflamación», explica Masana. Esta técnica se basa en hacer una resonancia magnética del suero sanguíneo para calcular pequeños aumentos de estas sustancias que llamamos glicoproteínas A y B y que señalan niveles muy incipientes de inflamación.

Un estudio con 295 pacientes y cinco años de seguimiento

Para hacer este trabajo, publicado en la revista científica Atherosclerosis, el grupo investigador reclutó a 295 pacientes con hipercolesterolemia familiar, a los que se les realizó un perfil de glicoproteína completo, con las concentraciones de glicoproteína A y B. Se hizo también un mismo un estudio ecográfico de la arteria carótida al inicio del estudio y de forma prospectiva a los cinco años de seguimiento en 144 pacientes con hipercolesterolemia familiar.

Los resultados han demostrado que las personas con este trastorno tienen más glicoproteínas en sangre -están más inflamadas-, especialmente aquellas que ya tienen lesiones arteriales subclínicas. Asimismo, quienes tenían concentraciones de glicoproteínas más altas, pero no presentaban lesiones vasculares, las desarrollaron más rápidamente, antes de cinco años de seguimiento.

«Hemos validado unos nuevos parámetros muy sensibles para evaluar la inflamación subclínica de las glicoproteínas mediante resonancia magnética, y hemos visto su utilidad en personas con alteraciones metabólicas crónicas como la hipercolesterolemia familiar», explica la investigadora del IISPV-URV, Ana Irene Malo, quien añade que este análisis «es efectivo para predecir qué personas están en riesgo de presentar alteraciones vasculares y cardíacas, lo que será de mucha utilidad en la práctica clínica».

Referencia bibliográfica: Serum glycoproteins A and B assessed by 1 H-NMR in familial hypercholesterolemia. Ana-Irene Malo, Josefa Girona, Daiana Ibarretxe, Cèlia Rodríguez-Borjabad, Núria Amigó, Núria Plana, Lluís Masana. Atherosclerosis. 2021 Jun 25; 330:1-7. doi: 10.1016/j.atherosclerosis.2021.06.905. Online ahead of print. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/34218212/


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*