11/10/2017

La alimentación con leche materna durante los primeros meses influye en la mejora del desarrollo psicomotor

Un estudio realizado por investigadoras de la URV-IISPV muestra que la alimentación con leche materna durante al menos cuatro meses está relacionada con un mejor desarrollo psicomotor durante el primer año de vida

La lactancia materna aporta numerosos beneficios a los niños, tanto a corto como a largo plazo, tal como han demostrado diversos estudios. Destacan la menor sensibilidad alérgica, más inmunidad, disminución de la morbilidad infecciosa y muerte repentina y protección contra enfermedades crónicas como la diabetes, la enfermedad de Crohn, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. Esta incidencia también se da en el ámbito psicológico, a pesar de que hay otros factores que se deben tener en cuenta cuando se estudian estas relaciones.

Para analizar de qué manera la lactancia en los primeros cuatro meses de vida afecta al desarrollo psicomotor infantil a los seis y doce meses, un grupo de investigadoras de la Universitat Rovira i Virgili y del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili han hecho el seguimiento de 154 niños desde el nacimiento y hasta los doce meses de vida en el Hospital Sant Joan de Reus. En este trabajo han considerado el tipo de alimentación, la historia clínica, la altura, el peso, el perímetro craneal, el estado del hierro y su desarrollo mental y psicomotor tanto a los seis cómo a los doce meses. Un equipo de pediatras, psicólogas y nutricionistas recogieron estos datos con un método de normalización de variables.

Los resultados indican que a los cuatro meses, el 24 % de los lactantes recibían alimentación materna exclusiva y el 26 %, alimentación mixta, mientras que el resto se alimentaban con leche de fórmula. Para estudiar la relación entre la alimentación con leche materna y el desarrollo mental y psicomotor se aplicaron modelos de regresión lineal y se ajustaron con numerosas variables de confusión, como por ejemplo la edad de la madre, el nivel socioeconómico, la exposición prenatal a la nicotina, el sexo del niño, las medidas antropométricas y los niveles de hemoglobina y hierro, entre otros.

Los resultados han demostrado que la alimentación con leche materna durante los cuatro primeros meses está vinculada con un índice de desarrollo psicomotor más alto a los seis y a los doce meses. Además, el índice de masa corporal a los seis meses y la edad gestacional se relacionaron con este desarrollo, y los niveles de hemoglobina a los seis meses se relacionaron con el índice de desarrollo psicomotor a los doce meses.

La forma óptima de alimentación, según la OMS

La leche materna contiene una serie de compuestos bioactivos como enzimas, hormonas, factores de crecimiento, proteínas específicas, fosfolípidos, gangliòsidos, esfingomielina, ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (DHA, ARA), entre otros, que ejercen efectos biológicos y favorecen el desarrollo físico y psicológico de los niños. Estos resultados son relevantes ya que en el estado español la incorporación de la mujer en el mundo laboral se produce unos cuatro meses después de haber tenido la criatura, uno de los motivos principales del primer abandono del amamantamiento materno.

Aún así, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras asociaciones pediátricas mundiales recomiendan la lactancia materna exclusiva durante seis meses como la forma de alimentación óptima para los lactantes. Posteriormente, tienen que empezar a introducir alimentos complementarios, pero sin abandonar la lactancia materna hasta los dos años o más. Sin embargo, los datos globales muestran que la tasa de lactancia materna exclusiva a los tres meses de edad en España es del 53,5 %, mientras que a los seis meses es del 28,5 %. En Cataluña, las tasas son más elevadas: el 80,9 % de los niños reciben alimentación con leche materna exclusiva al nacer y un 50,6 % a los seis meses.

Por otro lado, hay pocos estudios longitudinales prospectivos de niños sanos en países desarrollados que evalúan la asociación del amamantamiento materno y el desarrollo mental y psicomotor teniendo en cuenta múltiples variables de confusión y, según las investigadoras, hasta ahora nadie había evaluado esta asociación a los cuatro meses, cuando finaliza la baja por maternidad. El trabajo lo han llevado a cabo científicas del grupo de investigación Nutrición y Salud Mental (NUTRISAM), del Centro de Investigación en Evaluación y Medida de la Conducta (CRAMC) de la Universitat Rovira i Virgili y del Instituto de Investigación en Atención Primaria (IDIAP) Pont y Gol .

Referencia bibliográfica: Jardí, C.; Hernández-Martínez, C.; Canals, J.; Arija, V.; Bedmar, C.; Voltas, N.; Aranda, N.;  “Influence of breastfeeding and iron status on mental and psychomotor development during the first year of life” Infant Behaviour and Development  (2017). DOI: https://doi.org/10.1016/j.infbeh.2017.05.009

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*