04/10/2018 Opinión

Laureano Jiménez, divulgador y catedrático de la Universitat Rovira i Virgili

La “evolución dirigida” en el laboratorio tiene Premio…Nobel

Optimizar y modificar proteínas, enzimas y anticuerpos ha dado el premio Nobel de Química a Frances Arnold, George Smith y Gregory Winter

Los galardonados Frances Arnold, George Smith i Gregory Winter.

Una de las funciones de la investigación química es resolver problemas de forma innovadora. Los tres galardonados con el premio Nobel de Química de este año (Frances Arnold, George Smith y Gregory Winter) son los “Antoni Gaudí” de la química puesto que se han inspirado en la naturaleza para desarrollar su trabajo. Los tres han desarrollado adelantos relevantes mimetizando (y más relevante, acelerando) los principios de la evolución a sus respectivos laboratorios. En los años 80 y 90 llevaron a cabo una investigación pionera en la utilización de microorganismos (bacterias y virus) para desarrollar y modificar nuevas proteínas, abriendo una área que ha logrado un impacto muy relevante a la sociedad.

Durante las últimas décadas, sus hallazgos se han diversificado enormemente y el catálogo de productos fabricados mediante técnicas de evolución dirigida es muy amplio, englobando desde el desarrollo de nuevos combustibles a la creación de nuevos productos o la producción de nuevos fármacos. Dentro de este último grupo destacan los tratamientos terapéuticos con los anticuerpos monoclonales, que permiten tratar un buen puñado de enfermedades crónicas de forma selectiva, mejorando la calidad del vida del paciente. Este es un ejemplo paradigmático: a pesar de que los resultados no son inmediatos, la investigación en química nos ayuda a vivir más y mejor.

El grupo Interfibio (Departamento de Ingeniería Química) es internacionalmente reconocido por su experiencia en la selección de aptámeros para detectar específicamente componentes asociados a la diagnosis de una enfermedad. Ya que en 117 años solamente cinco mujeres han ganado el Nobel de Química, querría destacar que el grupo de investigación de la URV está liderado por una mujer con una trayectoria brillante: Ciara O’Sullivan.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*