09/11/2022

Crean una red global interuniversitaria para impulsar el desarrollo local en enología y viticultura

El proyecto VitaGlobal, coordinado por el investigador de la URV Joan Miquel Canals, transfiere el conocimiento de expertos europeos en ciencias vinícolas a universidades del mundo

El sector vinícola evoluciona constantemente y uno de los últimos catalizadores de este cambio ha sido la situación sanitaria del COVID-19 y sus efectos en el consumo. La explosión del enoturismo, no solo en Catalunya sino en todo el mundo, es un claro ejemplo. De eso trata uno de los módulos docentes que la URV ha implementado en distintas universidades del mundo, a través del proyecto VitaGlobal.

Esta iniciativa, financiada por el programa europeo Erasmus+ y coordinada por el investigador del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la URV Joan Miquel Canals, tiene como objetivo “implementar capacidades” sobre enología y vitivinicultura, que ya se dominan en universidades europeas, a instituciones docentes de otras zonas del mundo que puedan beneficiarse de ellas. De este modo, se crea una “red humana” generadora de conocimiento, que impulsa el desarrollo local y hace avanzar al sector vinícola de forma global, a nivel económico, técnico y académico.

Concretamente, VitaGlobal ha permitido a la URV, y a las universidades de Bordeaux, Porto y Bologna, exportar conocimientos punteros en este campo —por ejemplo, la epigenética, que estudia cómo los cambios medioambientales activan o desactivan genes sin cambiar la secuencia de ADN— a 14 universidades, situadas en Argentina, Chile, Uruguay, Sudáfrica y Georgia.

Participantes del proyecto VitaGlobal, en el campus Sescelades de la URV. Cedida por Jan Latussek.

Este proceso se lleva a cabo mediante módulos de formación, que encapsulan los contenidos para que los formadores de cada centro los puedan trasladar a los estudiantes. Los módulos van desde el enoturismo —llevado a cabo por profesores de la facultad de Turismo y Geografía de la URV— hasta los vinos espumosos, pasando por el análisis sensorial y la viticultura, entre otros. “Cuando los estudiantes salen al mercado laboral implementan estos conocimientos a las empresas de su entorno y hacen avanzar el territorio”, explica Canals.

También se busca la creación de un “círculo virtuoso” en el que algunos de los alumnos que cursan estos estudios recorren a sus investigadores de referencia de las universidades europeas cuando pretenden hacer un doctorado sobre estas disciplinas. Canals remarca el éxito del programa en este aspecto: “todavía no habíamos terminado y ya teníamos ejemplos de casos así”.

VitaGlobal, iniciado el 2019, finaliza esta semana con un acto de clausura que se celebra en Tarragona, donde desde ayer y hasta el día 10 los participantes compartirán sus conclusiones y discutirán su sostenibilidad a largo plazo. Aparte, se editará una guía para ayudar a otras instituciones a implementar estos módulos de conocimiento ya que, según Canals, las múltiples legislaciones y la heterogénea de los sistemas educativos entre países hace que este proceso pueda resultar complicado.

También está prevista la creación de una cartera de personal investigador de referencia, consultable en línea, que permita a alumnos, profesorado e instituciones establecer contacto fácilmente en caso de necesidad, consolidando la red creada por el proyecto.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*