28/09/2020

El inicio de un curso excepcional

Los estudiantes de primero que se incorporan a la Universidad asisten a las jornadas de acogida, que les sirven para aclarar las dudas de un curso marcado por las medidas de contención del COVID-19. Las clases a distancia se combinan con las prácticas, exámenes y tutorías presenciales

Estudiants de primer del grau d'Història de l'Art i Arqueologia durant la jornada d'acollida de la Facultat de Lletres.

El primer día en la Universidad es la primera toma de contacto con los compañeros, el profesorado, los servicios y las instalaciones y es el momento en que comienzan a establecerse los vínculos. Por eso los diferentes centros han organizado a lo largo de estos días unas jornadas para los estudiantes de primero que, este curso más que nunca, también sirven para resolver dudas que se añaden a las habituales, como qué clases serán presenciales y cuáles no o qué medidas higiénicas y de seguridad se deben seguir.

Es el caso de la Facultad de Letras, que durante el día de hoy da la bienvenida a estudiantes de nuevo acceso de los diferentes programas formativos aprovechando el espacio exterior del campus Catalunya, y también de la Facultad de Enfermería la próxima semana. “No queríamos renunciar a las jornadas presenciales porque es un momento muy importante para los grupos de primero y queremos que se sientan acogidos, que tengan sensación de grupo, a pesar de la fragmentación que habrá que hacer para cumplir con las medidas sanitarias”, explica la decana de la Facultad de Letras, Iolanda Tortajada. De hecho, la respuesta ha sido muy positiva, porque unas 250 personas se han inscrito para asistir a una de las tres sesiones de hoy.

La duda más común entre los estudiantes de Historia del Arte y Arqueología, el primer grupo que ha participado en la jornada, es saber qué clases serán presenciales. “Tengo claro que algunas clases serán presenciales pero me gustaría saber cómo funcionará el curso y qué ayuda tendremos para las clases a distancia”, apunta la estudiante Jordina Agustench antes de comenzar la sesión. Alejandro Nebel, también estudiante de primero, añade que además tiene interés en saber el detalle del protocolo para el COVID, “cuál es la protección y la seguridad que podemos tener los estudiantes”. Otro aspecto importante es conocer a los compañeros: Laura Santiago explica que no sólo ha venido “para informarme de un curso tan excepcional, sino también para socializar y ver el ambiente”.

Presentación de la decana de la Facultad de Letras, Iolanda Tortajada, ante la sede del Consejo de Estudiantes durante la jornada de acogida de los estudiantes de primer curso.

Poco a poco, tanto la decana como los profesores de la enseñanza han ido resolviendo dudas y han recordado que las medidas tomadas para la docencia están recogidas en la resolución de la rectora que tienen a disposición en la web, y también en un plan del propio centro. Además, a parte de los profesores de las asignaturas, los estudiantes disponen de un tutor, “que será el referente que tendrá durante el curso y con el que puede hacer tutorías para hacer un seguimiento y ver cómo van las cosas”, les detalló Tortajada. Por último, les ha transmitido un mensaje de tranquilidad: “Todo el profesorado estará muy pendiente de que podáis seguir el curso”.

Además de conocer con más detalle los planes docentes del grado, las jornadas de acogida también son el momento para obtener el carné de la Universidad, que da acceso a los diferentes servicios, y de conocer estos servicios, como el CRAI, que este curso se han adaptado a la realidad que marca la pandemia. La principal medida es que es necesario utilizar la cita previa para acceder, aunque se puede hacer en el mismo momento del acceso. María López, estudiante de tercero de Enfermería, es una de las usuarias del CRAI, que explica, desde el lugar de estudio que se le ha asignado con el cita previa, que valora positivamente la organización del espacio y las medidas: “He reservado un espacio que será para mí todo el día. No es lo más agradable estar sola, pero es seguro”.

Espacio de estudio y trabajo del CRAI que se puede utilizar con cita previa.

A diferencia de los estudiantes de primero, que han comenzado hoy y a los que se ha dado prioridad para hacer clases presenciales en grupos de máximo 30 personas, los estudiantes de cursos superiores, como María López, ya hace unos días que han comenzado las clases, la mayoría a distancia. “Sólo vengo un día, para hacer las prácticas, y también nos han explicado que los exámenes serán presenciales”.

Sin embargo, cada centro ha organizado las jornadas de acogida y la docencia en función de las características de los diferentes grados y también del número de estudiantes por grupo. Precisamente porque no todos los grupos completos pueden compartir el mismo espacio, hay 172 aulas preparadas con cámaras y micrófonos en las 12 facultades y escuelas para que las clases presenciales sean retransmitidas online. Con este objetivo cada asignatura dispone de un grupo de Teams en el campus virtual, que permite agilizar y consultar las grabaciones. También se podrán utilizar 237 tabletas digitalizadoras donde el docente puede escribir a mano alzada y retransmitir por videoconferencia.

Aula del campus Catalunya con una cámara en el techo que enfoca la pizarra.

Los centros llevarán un control de los estudiantes que asisten a las aulas, para una mayor trazabilidad de los posibles casos de COVID. Por ello, en la entrada de cada clase hay un código QR para que los estudiantes puedan hacer el registro y así la Universiadad dispone de los datos actualizados. Toda la información específica para los estudiantes se puede consultar en el campus virtual, y la información general sobre las medidas que debe seguir toda la comunidad se puede encontrar en la web www.urv.cat/coronavirus.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*