21/10/2020

Investigadores de la URV consideran urgente actuar en el delta del Ebro y defienden la aportación de sedimentos

Jordi Blay y Aitor Àvila, del Departamento de Geografía, lo exponen en un monográfico de la Sociedad Catalana de Geografía sobre el impacto del temporal Gloria en Cataluña

Retroceso de la playa de la Marquesa a causa del Gloria. Fuente: Josep Rollan

A pesar de su virulencia y excepcionalidad el temporal Gloria hizo más que evidente la necesidad de tomar medidas urgentes si se quiere preservar el delta del Ebro en un contexto de cambios acelerados en el entorno debido a la dinámica climática. Esta es una de las principales conclusiones del artículo Los efectos del temporal Gloria: una muestra de la necesidad de actuación urgente en el delta del Ebro, de Jordi Blay y Aitor Ávila, investigadores del Departamento de Geografía de la Universitat Rovira i Virgili, publicado en el número 89 de Treballs de la Societat Catalana de Geografia, que edita la Sociedad Catalana de Geografía, un número monográfico dedicado al temporal Gloria y a su impacto en Cataluña.

Por lo que atañe al delta del Ebro, los principales estragos del temporal que acometió duramente el litoral mediterráneo de la Península Ibérica entre el 19 y el 23 de enero de 2020, fueron provocados por el temporal marino. Así la costa del delta fue una de las zonas donde se registraron las olas más altas (una media de 7,6 metros de altura durante 30 minutos con una altura máxima de 12 metros). La acción del oleaje más los vientos contribuyeron a generar corrientes con medias horarias superiores a los 0,8 metros por segundo y hubo una sobre-elevación del nivel del mar de entre 50 y 70 centímetros. El resultado fue la inundación de 2.600 hectáreas de arrozales, el retroceso de 25 metros de la costa en algunos puntos del Delta, la espectacular fragmentación del istmo del Trabucador, calles inundadas en los municipios de Deltebre y L’Ampolla, y entrada de agua marina en lagunas y balsas naturales, entre muchas otras afectaciones.

Imágenes del delta del Ebro captadas por el satélite Sentinel después y antes del temporal Gloria. Fuente: Euronews.
Aportación de sedimentos por el río

Al analizar las causas que explican los estragos devastadores del temporal Gloria en el litoral del Delta, Blay y Ávila alertan de que la problemática de este importante humedal viene de lejos. “Se empieza a detectar, hace más de cincuenta años, poco después de que se redujera de forma drástica el aporte de sedimentos, como consecuencia de la construcción de los grandes pantanos de la cuenca del Ebro”, señalan los investigadores precisando que decenios después de haber identificado el problema y de muchos estudios y proyectos, todavía no se ha solucionado la aportación de sedimentos y las acciones sobre el litoral, aunque algunas se han llevado a cabo, “han sido posiblemente demasiado discontinuas en el espacio y en el tiempo para proporcionar al litoral una defensa suficiente frente a temporales de la categoría del Gloria”.

En este sentido los autores del artículo señalan como opción “urgente” y “básica”, si se quiere un delta vivo, “la aportación de sedimentos por el río” para contrarrestar la erosión del mar. El artículo también hace hincapié en la dificultad para controlar la dinámica marina y señala como válida la opción de aceptar el retroceso en determinados espacios humanizados y su retorno a las condiciones naturales, a pesar de que representa una confrontación con determinados intereses privados.

Los autores también repasan los principales estudios, planes y proyectos que a lo largo de los últimos cincuenta años se han planteado para buscar soluciones a la regresión y hundimiento de la superficie deltaica, desde el “Proyecto general de saneamiento del Delta del Ebro”, que proponía la construcción de un dique perimetral de 2,40 metros de altura y 9,50 de anchura por todo el delta sumado a un ambicioso proyecto de desecación de tierras y construcción de drenajes para convertirlo en una zona de regadío de huerta y frutales, hasta las últimas propuestas surgidas de la Mesa de Consenso del Delta que marcan un calendario de prioridades y abogan por soluciones más blandas, como el movimento de arenas, sin renunciar a la recuperación de los sedimentos retenidos en los pantanos.

Falta información sistematizada y accesible sobre los temporales

El monográfico de la Sociedad Catalana de Geografía también incluye artículos sobre los efectos del temporal Gloria en otras zonas de Cataluña, tanto en el litoral como en las cuencas hidrográficas del Ter y del Tordera. Además de situar el temporal en un contexto histórico que va desde la Edad Media hasta la actualidad. Sobre este punto cabe destacar que históricamente el otoño no ha sido la única estación en recoger los principales casos de lluvias extraordinarias.

Entre las principales conclusiones que apunta el monográfico hay la denuncia de una falta de información sistematizada y accesible sobre medidas de gestión y funcionamiento en caso de episodios de temporales, y también sobre los cálculos de los daños económicos. Y recomienda que en planificaciones futuras se trabaje sobre opciones que modifiquen las dinámicas sociales y económicas en relación a la ocupación y transformación de espacios inundables en lugar de intentar cambiar las dinámicas naturales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*