23/02/2021

Investigadores de la URV hacen un escaneo tridimensional con láser de las catedrales de Girona y de Mallorca

Ambos proyectos permitirán tener una planimetría y geometría muy precisas, una documentación de gran valor para la conservación de estos edificios emblemáticos

Imagen tridimensional de la Catedral de Girona una vez finalizados los trabajos.

Un equipo de investigadores de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la URV (ETSA) finalizó en 2020 los trabajos de escaneo de la catedral de Santa María de Girona, un edificio que tiene una especial relevancia ya que su nave gótica es la segunda más grande del mundo, por detrás de la de la Basílica de San Pedro del Vaticano. Este escaneo ha permitido obtener un mapa digital muy detallado de la sede en tres dimensiones, una documentación de gran valor en la conservación de edificios históricos. A raíz de los buenos resultados de este trabajo, los investigadores, del grupo de investigación Patriarq de la Universidad, recibieron el encargo de escanear la Catedral de Mallorca, un trabajo que han comenzado este mes de febrero y que se alargará durante los próximos meses. El equipo investigador que han llevado a cabo los proyectos está formado por Albert Samper, Agustín Costa y Sergio Coll y el doctorando David Moreno ya acumulaba experiencia en este tipo de tareas, ya que habían trabajado previamente en el escaneo tridimensional del iglesia de San Félix de Girona o las iglesias románicas del Valle de Aran, entre muchos otros edificios de interés patrimonial.

«A raíz del incendio de de Notre Dame hay muchas catedrales que se están poniendo al día para tener una buena base documental sobre la planimetría y la geometría del edificio, porque si se destruyen y no se tiene constancia de cómo eran antes la reconstrucción se hace muy difícil «, explica Albert Samper, investigador de la ETSA que ha realizado el escaneo junto con el resto del equipo. La técnica que han utilizado tanto en Girona como en Mallorca es la misma, y ​​ofrece una alta precisión a la hora de redibujar la estructura y hacer unos levantamientos cuidadosos.

Una parte del grupo investigador y responsables del edificio ante el rosetón de la Catedral de Mallorca, la más grande del mundo en estilo gótico.

Ambos proyectos también han contado con la participación de algunos de los alumnos del Taller de Investigación en Patrimonio de la ETSA, los cuales se han formado en el uso de estas técnicas.

Para realizar la operación, explican los investigadores, hay que colocar un escáner láser terrestre a diferentes lugares del edificio. «El dispositivo dispara un rayo de luz láser que, al chocar con una superficie, permite registrar las coordenadas X, Y y Z y en combinación con cámaras fotográficas integradas capta también su color RGB. Así se obtiene lo que se conoce como nube de puntos», explica Sergio Coll. «El láser hay que ir cambiándolo de posicionamiento para obtener la topografía completa del edificio. En el caso de la Catedral de Girona fueron necesarios unos 800 posicionamientos diferentes para el edificio. En Mallorca hemos tenido que hacer aproximadamente 1.300», apunta. Hay que tener en cuenta que el complejo catedralicio de la capital balear tiene unas dimensiones mucho mayores: es la tercera catedral gótica más alta del mundo -con 45 metros de altura de vuelta central-, el edificio abarca en planta 6.655 metros cuadrados y tiene un volumen interior de 160.000 metros cúbicos.

Para escanear la Catedral de Mallorca fueron necesarios 1.300 posicionamientos.

El resultado de estos trabajos es una nube formado por millones de puntos con su color y con un margen de error muy bajo, de unos 7 milímetros, a partir del cual se obtienen los planos de la estructura.

Las bases topográficas en tres dimensiones son ahora un material muy valioso no sólo como material de archivo para tener registrada la geometría del edificio un rigor y precisión sin precedentes. También será imprescindible, por ejemplo, en caso de tener que hacer una reconstrucción de la catedral o de alguna de sus partes. «Resulta muy útil en caso de detectar algún movimiento de asentamiento, porque se puede hacer un escaneo cada año, solaparse con el del año anterior y comprobar qué parte de la estructura se ha movido», indica Agustín Costa. Este tipo de escaneos también se utilizan para realizar tareas de rehabilitación, ya que una buena base topográfica es imprescindible.

Ambos proyectos, tanto el de la Catedral de Santa María de Girona como el de la Catedral de Palma de Mallorca, se están gestionando desde el Centro de Transferencia de Tecnología e Innovación de la Fundación URV.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*