27/01/2016

Los alimentos con índice glucémico alto aumentan la posibilidad de padecer enfermedades metabólicas

Un estudio demuestra por primera vez la relación que existe entre ingerir alimentos con un elevado índice glucémico - como el azúcar, el arroz o la pasta refinados, que se descomponen rápidamente durante la digestión y liberan glucosa en la sangre- y un mayor riesgo de sufrir enfermedades metabólicas

Arroz, pasta, azúcar y pan refinados son los alimentos que contienen un índice glucémico más elevado.

Profundizar y ampliar los conocimientos que ya existen sobre la relación entre el índice glucémico y la carga glucémica ha sido el objetivo del estudio coordinado por la Unidad de Nutrición Humana del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la URV, encabezado por la doctora Mònica Bulló. El trabajo, publicado en la revista científica The American Geriatrics Society, ha evaluado durante casi cinco años a 6.606 hombres y mujeres adultos con alto riesgo cardiovascular.

Este estudio ha demostrado, por primera vez, que un índice glucémico (IG) – que indica la velocidad con la que un alimento que contiene carbohidratos aumenta los niveles de glucosa en la sangre- y una carga glucémica (CG) – que tiene en cuenta además la cantidad de carbohidratos que tiene una porción de un alimento particularmente elevados, se asocian no sólo con mayor riesgo de desarrollar síndrome metabólico, sino también con más probabilidades de padecer obesidad abdominal.

El síndrome metabólico es un conjunto de condiciones médicas que incluyen obesidad, hipertensión, altos niveles de azúcar y/o de triglicéridos en sangre y niveles de colesterol anormales. La falta de actividad física y una dieta poco saludable se han considerado como los dos factores principales que desencadenan la aparición de este síndrome. Además, son muchos los estudios que han puesto en relación una mayor prevalencia de este trastorno no sólo con la obesidad y la diabetes tipo 2, sino también con un mayor riesgo cardiovascular. Ante esta situación, buena parte de los esfuerzos se centran en prevenir y mejorar este problema a partir de la modificación de hábitos en el estilo de vida, incluyendo la dieta, ya que algunos componentes de la alimentación se han asociado con un mayor riesgo de padecer síndrome metabólico.

Índice glucémico y alteraciones metabólicas

En este campo entran en juego el índice glucémico y la carga glucémica como factores que pueden determinar las probabilidades de sufrir este conjunto de alteraciones del metabolismo. El índice glucémico indica en qué medida los alimentos que contienen carbohidratos aumentan los niveles de glucosa en la sangre. Por su parte, la carga glucémica se determina dividiendo el índice glucémico de un alimento entre 100 y multiplicando el resultado por los gramos de carbohidratos presentes en la cantidad de alimento ingerido. Azúcar blanco, pan y arroces y pasta no integrales son los alimentos que presentan un índice glucémico más elevado.

El estudio realizó el seguimiento durante un período de 4,8 años de 6.606 hombres y mujeres a quienes se les dividió en tres grupos de edad: menores de 65 años (2.280), de entre 65 y 74 años (2.834) y mayores de 75 años (892) que, desde el inicio del estudio y una vez al año, respondían un cuestionario de 137 preguntas sobre frecuencia en el consumo de alimentos. De esta muestra, 3.282 pacientes presentaban diabetes tipo 2 al inicio del estudio.

Los resultados confirmaron la relación que existe entre un índice glucémico elevado y un mayor riesgo de padecer síndrome metabólico en los pacientes de los dos primeros grupos de edad que no padecían diabetes tipo 2. Durante los 4,8 años de seguimiento del estudio, el aumento del índice glucémico y la carga glucémica también se relacionó con un mayor riesgo de padecer síndrome metabólico en el tercer grupo de edad (de 75 años), en este caso independientemente de la presencia de diabetes. Al finalizar el estudio, 931 participantes habían desarrollado síndrome metabólico.

También se demostró que un índice glucémico elevado se asocia a un mayor riesgo de presentar obesidad abdominal, niveles elevados de triglicéridos en sangre, niveles bajos de colesterol HDL (el llamado colesterol “bueno”) y presión arterial alta en el grupo de edad más joven.

“Los conceptos de índice glucémico y carga glucémica se han estudiado mucho, sobre todo en relación con la diabetes, pero no existían estudios a largo plazo que evaluaran si un mayor o menor índice glucémico puede conllevar mayor riesgo metabólico”, destaca Mònica Bulló.

Esta investigación se enmarca en el gran ensayo PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), que se diseñó para probar los efectos de la dieta mediterránea en la prevención primaria de la enfermedad cardiovascular. El proyecto PREDIMED es un estudio multicéntrico realizado por una red de investigadores de diferentes universidades y centros de investigación del país. Actualmente los centros PREDIMED están integrados en el CIBERobn del Instituto de Salud Carlos III.

Referencia bibliográfica: Juanola-Falgarona M., Salas-Salvadó J, Buil-Cosiales P, Corella D, Estruch R, Ros E, Fitó M, Recondo J, Gómez-Gracia E, Fiol M, Lapetra J, Lamuela-Raventós RM, Serra-Majem L, Pintó X, Muñoz MA, Ruiz-Gutiérrez V, Alfredo Martínez J, Castro-Quezada I, Bulló M; PREDIMED Study Investigators. “Dietary Glycemic Index and Glycemic Load Are Positively Associated with Risk of Developing Metabolic Syndrome in Middle-Aged and Elderly Adults”. The American Geriatrics Society. Oct. 2015.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*