02/04/2024

NT Sensors, de la URV a los cinco continentes

Esta empresa derivada, consolidada en todo el mundo después de 15 años de vida, se centra actualmente en instrumentos automáticos para medir la concentración de nitratos

Un equipo portátil para medir la calidad del agua

La empresa NT Sensors, fundada hace 15 años como derivada de la Universitat Rovira i Virgili, está plenamente consolidada en el mercado mundial del análisis de aguas. Exporta la mayor parte de sus productos, sobre todo a Europa pero también a Norteamérica y América del Sur (Estados Unidos, Canadá, Chile, Brasil, Ecuador…) y a países como por ejemplo Australia e indonesia. “Es un orgullo exportar la tecnología de la URV, de Tarragona a todo el mundo, es nuestro sello”, afirma Cristina Cid, director general de la empresa y una de las cofundadoras.

La última innovación es el desarrollo de instrumentos automáticos que miden en tiempo real la concentración de nitratos en el subsuelo en diferentes contextos agrícolas. Este adelanto permite a los agricultores ajustar de manera precisa la fertilización nitrogenada y optimizar el regadío, reduciendo así el riesgo de contaminación. “Las zonas vulnerables al nitrógeno requieren una gestión eficiente de su uso agrícola para controlar y reducir las emisiones de nitratos al medio ambiente. En este sentido, las tecnologías de monitorización y medida de nitratos son esenciales para evaluar y gestionar este impacto ambiental”, asegura Cristina Cid. Además, el contexto normativo, con una legislación que establece criterios estrictos en cuanto a la delimitación de las zonas vulnerables y las medidas a tomar para reducir la contaminación, hace que sea muy ventajoso disponer de equipos automáticos para la medida precisa de los nitratos.

Optimizar el riego y reducir la contaminación

Además de los sensores de nitratos a tiempo real, los nuevos equipos automáticos incluyen sistemas de regadío inteligentes que permiten optimizar la aplicación de agua y fertilizantes, asegurando una distribución eficiente de los nutrientes y minimizando las pérdidas de nitratos por escorrentía o percolación. Estos equipos también disponen de estaciones de monitorización ambiental, diseñadas para la vigilancia continuada de la calidad del agua. Con sensores de nitratos integrados, permiten detectar y cuantificar las concentraciones de nitratos en ríos y acuíferos, facilitando la toma de decisiones en materia de gestión de recursos hídricos y protección del medio ambiente.

En resumen, según Cristina Cid, el objetivo de la empresa “es proporcionar tecnologías innovadoras y fiables que cumplan con los estándares de calidad y precisión requeridos por la normativa española y europea y adaptadas a las necesidades específicas de los agricultores y los gestores ambientales”. “Se trata de contribuir a una gestión sostenible del nitrógeno y a la preservación de los recursos naturales”, sentencia.

La presentación de un producto en las nuevas instalaciones de NT Sensors en Vila-seca

Desde su fundación hace 15 años como spin-off de la URV, NT Sensors ha sido pionera en la oferta de soluciones de análisis de la calidad del agua y del control de parámetros iónicos en todo tipo de muestras líquidas, rápidas y económicas, con el uso de la nanotecnología como herramienta principal, que han sido adoptadas en más de 50 países de todo el mundo. Los clientes habituales de NT Sensors provienen del mundo de la agricultura, de las potabilizadoras de agua, de los procesos industriales y de los centros de investigación. En total, son catorce los diferentes modelos de sensores que la empresa tiene al mercado. Actualmente, los esfuerzos de la empresa están muy centrados en consolidar el plan comercial para llevar esta tecnología donde haga falta.

El presidente del Consejo de Administración es el profesor emérito del Departamento de Química Analítica y Química Orgánica de la URV Xavier Rius, satisfecho con que una empresa surgida de la URV no solo se haya consolidado, sino que se haya convertido en uno en lo referente a nivel internacional, hecho que demuestra, según afirma, que el talento y los proyectos de la universidad tienen recorrido y viabilidad, y revierten en la sociedad. “Es un ejemplo de éxito del cual aprender, pero hay que tener en cuenta que ha costado mucho llegar hasta aquí, no es fácil”, asegura. Como muestra del crecimiento de la empresa, acaban de cambiar las instalaciones del Catllar por unas de más amplias y modernas en Vila-seca.

Print Friendly, PDF & Email

Comenta

*