11/05/2020 Opinión

María Jiménez, decana de la Facultad de Enfermería de la URV y experta en la ética del cuidado, la bioética y la asistencia en urgencias y emergencias

“La pandemia nos ha revelado la necesidad de fortalecer el papel de la enfermería”

Con motivo del Día Internacional de la Enfermera, María Jiménez, decana de la Facultad de Enfermería, reflexiona sobre la necesidad de invertir en estas profesionales como pilar básico en la creación de cultura de salud y bienestar de la población

Atenció de casos COVID a l'Àrea de Cirurgia Major Ambulatòria de l'Hospital Clínic de Barcelona. FOTO: Francisco Àvia, Hospital Clínic de Barcelona.

El 12 de mayo es el Día Internacional de la Enfermera y normalmente se celebra de forma muy activa alrededor del mundo. Este día coincide con otra fecha emblemática: el 200 aniversario del nacimiento de la representante de enfermería por excelencia, que marcó un antes y un después en nuestra disciplina, Florence Nightingale.

Sabíamos que 2020, dos siglos después de su nacimiento, sería una gran ocasión para continuar trabajando en el desarrollo de la profesión, pero no pensábamos en ningún momento que la pandemia de la COVID-19 aparecería con la virulencia que lo ha hecho y cambiaría el rumbo de nuestras vidas.

Podemos encontrar semejanzas entre las experiencias de Nightingale y las del personal de enfermería de hoy,  ya que la situación de desbordamiento asistencial, acompañada de la falta de recursos materiales y humanos, ha hecho que las situaciones vividas en los hospitales actuales pudieran asemejarse a las vividas en el Hospital de Scutari, donde trabajó durante la Guerra de Crimea. Es un gran desafío que, sin duda, las enfermeras siempre han demostrado poder gestionar y estar a la altura.

Celebrar este día y en este marco tan complejo hace que se pongan de relieve los valores de nuestra profesión: el compromiso, la compasión, la solidaridad y, sobre todo, la profesionalidad basada en la evidencia científica, con un objetivo claro, el cuidado de las  personas.

Necesitamos el respaldo de los gobiernos para mejorar la respuesta de los profesionales y llegar a todos los lugares donde deberíamos estar presentes

La enfermeras lideran los cuidados y luchan constantemente por mejorar la práctica, pero no es suficiente. Necesitamos el respaldo de los partidos políticos y de los gobiernos para poder mejorar la respuesta por parte de nuestros profesionales y poder llegar a todos los lugares donde deberíamos estar presentes.

El lema del Día Mundial de la Salud de este año ha sido para conmemorar  la labor del personal de enfermería y de obstetricia, por lo que el 2020 se ha designado como el Año Internacional del Personal de Enfermería y de Partería, centrándose en la situación actual de las enfermeras y enfermeros.

La OMS se ha comprometido a llevar a cabo una serie de acciones que visibilicen y fortalezcan de forma estructural la consecución de metas nacionales y mundiales en materia de atención sanitaria universal. Para ello ha publicado el informe sobre la situación de la enfermería en el mundo 2020, del cual se desprende  una previa muy importante, que es la necesidad de aproximadamente 6 millones más de enfermeras para los próximos 10 años en el mundo, para alcanzar los objetivos mundiales de salud y poder garantizar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 3, garantizar vidas saludables y promover el bienestar en todas las edades, lo que incluye la provisión de cobertura sanitaria universal.

Para poder conseguir este objetivo, los gobiernos han de invertir en enfermería. Tenemos que trazar el camino para que la profesión sea un pilar básico en la creación de cultura de salud y bienestar de la población, mediante una atención efectiva, equitativa y accesible a través de practicas colaborativas y diálogo sobre políticas, que permitan a las enfermeras abordar los desafíos de construir una cultura de salud, siendo agentes visibles y que lideren procesos de cambio efectivos en los sistemas de salud y asistencia social.

La pandemia nos ha revelado la necesidad de fortalecer el papel de la enfermería, así como incrementar el número de profesionales, para poder ofrecer la atención necesaria a los ciudadanos.

La pandemia nos esta permitiendo ver las debilidades del sistema  sanitario, en un año muy significativo para la Enfermería Mundial y esta situación debería permitir establecer diálogos que posicionen la enfermería en el lugar que debe estar y poder ofrecer a la sociedad lo que realmente sabe hacer: promover la salud  y cuidar a las personas.

Si conocen alguna enfermera o enfermero, felicítelos porque éste es su día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*