09/01/2015

Josep M. Bricall, Jaume Porta y Carmina Virgili, galardonados con la medalla ACUP

Josep Maria Bricall, Jaume Porta y Carmina Virgili, ésta a título póstumo, han sido galardonados con la medalla de la ACUP. El presidente de la Asociación, Roberto Fernández, las ha entregado en un acto el jueves, 8 de enero en el Edificio Histórico de la UB

Els guardonats, Bricall, Porta i el fill de Virgili
Foto: Aida Lidola

Los ex rectores de las universidades de Barcelona y de Lleida, Josep Maria Bricall y Jaume Porta, respectivamente, han recibido del presidente de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP) y rector de la Universidad de Lleida, Roberto Fernández, la Medalla ACUP .

Es un galardón que se otorga, por primera vez, con la voluntad de premiar anualmente personas físicas o jurídicas que hayan contribuido de manera destacada a la mejora del sistema universitario catalán.

También ha sido distinguida con este galardón, en este caso a título póstumo, la profesora Carmina Virgili, que fue la tercera mujer catedrática en España y secretaria de Estado de Universidades con el primer Gobierno de Felipe González. La ha recogido su sobrino, Guillermo Virgilio, durante el acto en el que también ha participado el rector de la UB, Dídac Ramírez.

El presidente de la ACUP ha destacado en su discurso los rasgos comunes que comparten los tres galardonados, «a pesar de provenir de ámbitos científicos muy alejados», dijo. «Se trata de su compromiso con la universidad pública y con el desarrollo democrático del país a la hora de construir nuevos proyectos académicos o nuevas universidades, o de formular nuevas estrategias para las instituciones universitarias de finales del siglo XX, ya fuera desde la misma universidad o desde el gobierno».

«La voluntad de la ACUP con este acto -ha afirmado- es hacer un pequeño homenaje a personas que han sabido luchar, a menudo en tiempos difíciles y complejos, para construir un sistema universitario avanzado y homologable a los estándares europeos e internacionales, situando las universidades en el centro de la sociedad, y afrontando el reto de actuar, en muchas ocasiones, como faro de la democracia, del pensamiento crítico y del avance social, cultural y económico del país».

El rector anfitrión del acto, Dídac Ramírez, ha querido manifestar, junto con la alegría que estos reconocimientos suponen para la comunidad universitaria, un profundo sentimiento de tristeza y rechazo por el atentado del día 7 de enero en la sede de la publicación francesa Charlie Hebdo.

Bricall recordó a los asistentes que “las universidades españolas vivieron desde la Ley de reforma universitaria un desarrollo importante, investigaron mucho». «En Europa -ha remarcado- fueron objeto de una gran admiración». Y ha aprovechado la ocasión para manifestar, hablando de la situación actual, con la que es muy crítico, que «el hecho de que los peces se muevan dentro del agua no es por la habilidad de los peces, sino por la calidad de la agua». «Todos -ha dicho por terminar- somos o hemos sido transitorios. Los gobiernos pasan pero la universidad pervive; y si el patrimonio tiene un defecto, el defecto persiste».

Jaume Porta ha tenido palabras de recuerdo para su equipo de gobierno durante su etapa de rector, equipo que le permitió hacer lo mejor que «saber y poder” dirigiendo la Universidad de Lleida. Como Josep Maria Bricall, ha comparado la universidad de antes con la actual, pero ha hecho una valoración diferente: «La universidad en la que estudié hasta principios de los setenta no tiene nada que ver con la de hoy, mucho más preparada, a pesar de las dificultades del agua de la pecera».

La fotografía del acto es de Aida Lidola.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*