20/06/2019

Un total de 90 miembros de la URV y del IPHES participan en la excavación de Atapuerca

El trabajo de campo se centra en los yacimientos de Gran Dolina, Sima del Elefante, Cueva Fantasma, Galería y Mirador, bajo la codirección y coordinación de personal de estos dos organismos

El yacimiento de Gran Dolina, una de las intervenciones arqueológicas que codirige el equipo URV-IPHES

La Sierra de Atapuerca (Burgos) acoge desde este lunes los primeros miembros del equipo de investigación que inauguran la campaña de excavación anual, bajo la dirección de los arqueólogos Eudald Carbonell, Juan Luis Arsuaga y José María Bermúdez de Castro. En total, son 82 personas de las cuales 54 las aporta el IPHES (Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social) y el Área de Prehistoria de la Universidat Rovira i Virgili (URV). Cuando terminen los trabajos, el 24 de julio, la cifra de participantes alcanzará los 215, de los cuales aproximadamente 90 proceden de dicho centro de investigación y universidad.

En el conjunto de personas que este verano el IPHES y la URV proporcionan en Atapuerca, unos 50 son personal investigador senior y predoctoral, 10 son estudiantes del Máster Erasmus Mundus de Arqueología del Cuaternario de la URV, tres siguen el Grado de Antropología Cultural y Evolución Humana, impartido por la URV y la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), y el resto son alumnos de otras universidades que han solicitado formar parte.

Este grupo trabajará, mano a mano, con miembros de otros centros integrados al Proyecto Atapuerca:  Universidad de Burgos (UBU), Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos (CENIEH), Centro de Evolución y Comportamiento Humanos (Universidad Complutense de Madrid – ISCIII) y Universidad de Zaragoza (UNIZAR). Además, habrá investigadores de otras universidades y centros de investigación nacionales e internacionales, entre los que debemos destacar la participación de varios estudiantes de la University College of London y del Museo Nacional de Georgia, gracias a los convenios firmados por la Fundación Atapuerca.

Los miembros del IPHES y URV codirigen y coordinan el trabajo de campo de los 5 yacimientos que se excavan estos días: Gran Dolina, Sima del Elefante, Cueva Fantasma, Galería y Mirador, entre los que destaca la apertura de las excavaciones en Cueva Fantasma.

El yacimiento de Gran Dolina, una de les intervenciones arqueológicas que codirige el equipo URV-IPHES

Las excavaciones están financiadas por la Junta de Castilla y León. Como complemento, la Fundación Atapuerca coordina el funcionamiento de la campaña dando su apoyo en la organización, administración, asuntos económicos y logísticos, mantenimiento, comunicación y organización de eventos.

Antecedentes e historia

Desde que en 1978 se dieron los primeros pasos para organizar un equipo científico transdisciplinario en el entorno de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, donde ya participaba Eudald Carbonell, en aquella época un joven arqueólogo, el Equipo de Investigación de Atapuerca (EIA) no ha parado de crecer y los hallazgos que han obtenido han convertido este lugar en un referente del estudio de la evolución humana en el mundo.

En este recorrido, y sobre todo desde que en 1988 Carbonell se incorporó a la delegación de la Universidad de Barcelona en Tarragona -embrión de la actual Universitat Rovira i Virgili-, y luego aún más con el nacimiento del IPHES, en diciembre de 2004, el peso del personal investigador procedente de este centro de investigación y de dicha Universidad se ha incrementado continuamente. A lo largo de los 41 años de excavaciones sistemáticas en Atapuerca, el equipo tarraconense ha facilitado casi 500 personas, entre doctores, estudiantes y técnicos de disciplinas muy diversas, así como un codirector desde los años noventa del siglo pasado, el profesor Eudald Carbonell.

Otro dato muy importante es que, desde el inicio del Proyecto Atapuerca, el personal investigador IPHES y de la URV ha participado en 250 artículos científicos sobre Atapuerca indexados en Web of Science y, a día de hoy, los dos artículos más citados sobre estos yacimientos han sido liderados por Carbonell: uno publicado en 2008 en Nature, sobre los fósiles humanos de 1,2 millones de años encontrados en la Sima del Elefante; y en segundo lugar, uno que sacó la revista Science en 1995 sobre los fósiles humanos descubiertos un año antes en el nivel TD6 de Gran Dolina, y que en aquellos momentos, con una antigüedad de sobre 800.000 años, eran los más viejos encontrados en Europa, eran los primeros europeos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*