19/03/2019

Graduados por la URV organizan la exposición “Diandé Àfrica: batecs de transformació social”

Estuvieron cooperando con la ONG Diandé Àfrica en la ciudad senegalesa de Ziguinchor, y la exposició se puede visitar en el CRAI del campus Catalunya hasta el 31 de marzo

El equipo de los cinco graduados por la URV, con compañeros de la ONG en Senegal.

Sara Bertran, maestra, Kevin Cruces, graduado en Historia, Francisco Delpueyo, también de Historia, Montsant Joanpere, de Trabajo Social, y Alberto Tarragó, de Publicidad y Relaciones Públicas, son los jóvenes graduados por la URV que compartieron un proyecto solidario de quince días el verano pasado en Senegal. Estuvieron trabajando en Ziguinchor, capital de la región de Casamance, en el sur del país, con la ONG Diandé África “Education is for all”. Fruto de su cooperación y para divulgar lo que hace la organización, se ha montado una exposición instalada en el vestíbulo del CRAI del campus Catalunya, inaugurada la semana pasada, que se puede ver hasta el 31 de marzo.

Los objetivos de la Diandé Àfrica, que creó y preside el senegalés Mamadou Saliou, son fomentar la educación, dando clases de refuerzo a niños y jóvenes; la creación de trabajo, prestando especial atención a las mujeres, que han creado una cooperativa de elaboración de confituras y jaleas de mango y hibiscus que exportan; y la transformación social con la creación, en el barrio de Lyndiane donde están ubicados, de un centro social, donde se llevan a cabo estas actividades y es centro de vida de la zona, que se abre al resto de Ziguinchor. Actualmente trabajan diez profesionales coordinando las actividades.

Mujeres que trabajan en la cooperativa de confituras artesanales.
Acogidos con espíritu de “teranga”

Durante su estancia los cinco graduados rodaron un documental sobre los diferentes proyectos de la ONG y sobre la riqueza multicultural y étnica y la historia de la región de Casamance, entre otros aspectos socioculturales. Paralelamente se analizó la viabilidad de la ONG y se realizaron talleres con los niños, como el de fotografía. Contaron con la ayuda de la URV Solidària a través del programa “Colabora”, que se hace cargo del coste del viaje, da formación a los participantes antes de ir y hace el seguimiento del proyecto. La intención de los jóvenes es continuar haciendo sensibilización a partir de charlas, publicar un libro y montar el documental.

Para Alberto Tarragó, que ahora hace de coordinador de la ONG y de community manager, fue inolvidable: “Fuimos a ayudar y a aprender, a hacer intercambio mutuo. Nos recibieron con el espíritu de “teranga”, que significa hospitalidad en wólof, su idioma. Senegal es un país muy rico en cultura, hablan muchísimas lenguas, pero el colonialismo francés está muy presente “, explica. Otro de los jóvenes, Kevin, Cruces, se ha quedado allí de cooperante. Ya es habitual que estos cinco alumni se reúnan en verano para hacer alguna estancia solidaria: han estado con los refugiados en Grecia y han hecho proyectos solidarios en Serbia o en Marruecos.

El proyecto continúa

Las estudiantes Cristina Serrano y Laura Tarsà, de tercer curso de Periodismo, se plantean continuar la tarea iniciada en Senegal el próximo verano, a través de la URV Solidaria. El pasado viernes Alberto Tarragó las informó, a través de la visita a la exposición.

Alberto Tarragó, juntamente con Inés Solé de la URV Solidària, informaba a las dos estudiantes interesadas sobre el trabajo de la ONG el viernes pasado.

La ONG nació de la aventura migratoria de Mamadou Saliou, que soñaba con ser futbolista profesional en Europa, y con dieciséis años se plantó en Barcelona. Después de sufrir la decepción por el “paraíso” que no existía, y con el apoyo del tejido asociativo barcelonés, se creó una nueva vida. Hoy, la ONG también está presente en Barcelona, donde opera a través de voluntarios.