11/11/2019

La excavación de la Cueva de la Font Major, en la Espluga de Francolí, quiere determinar qué uso tuvo durante la protohistoria

El grupo de investigación GRESEPIA se propone confirmar si en la Sala del Lago hacían ritos en época preibérica y ibérica y si estaban relacionados con el mundo de la muerte u otros ritos de paso

Jordi Diloli, investigador del Departamento de Historia e Historia del Arte, trabajando en la zona de la excavación en la Sala del Lago de la Cueva de la Font Major de la Espluga de Francolí.

El historiador Salvador Vilaseca exploró la Cueva de la Font Major de la Espluga de Francolí (Conca de Barberà) en los años 60 y confirmó su ocupación en la época protohistórica a partir de los hallazgos de cerámica y diferentes elementos metálicos en dos espacios: la Sala del Lago y la Sala de la Mamella. Desde entonces poco más se sabía. Ahora, el grupo de investigación GRESEPIA, del Departamento de Historia e Historia del Arte de la URV, se ha propuesto determinar específicamente en qué momento de la historia se utilizó la Sala del Lago y qué uso tenía. Lo hace con una campaña de excavación que comenzó a finales de octubre.

Como resultado de la intervención, dirigida por Ivan Cots y María Pérez, se ha constatado la existencia de materiales cerámicos en muy buen estado de conservación, tales como urnas hechas a mano que podrían fecharse entre los siglos IX y VI aC , y varios elementos metálicos que formarían parte de ornamentos personales, así como también una punta de lanza, pero ningún elemento estrictamente ibérico.

Jordi Diloli, director de GRESEPIA y coordinador de esta excavación ha señalado que “considerando que los trabajos de Salvador Vilaseca sacaron a la luz unos pocillos fechados en los siglos II y I aC. es curioso que no encontráramos nada en medio de estos dos periodos”.

Hallazgo de elementos metálicos en la Cueva de la Font Major de la Espluga de Francolí.
Una necrópolis o un espacio sagrado donde se celebraban otros ritos?

Los hallazgos de elementos metálicos y vasos auguran “resultados importantes”, apunta el investigador de la URV, pero para responder todos los interrogantes planteados habrá que continuar la excavación siguiendo los objetivos del proyecto, al que el Ayuntamiento de la Espluga aporta apoyo económico y logístico a través de un convenio de colaboración. Las excavaciones de los próximos dos años permitirán confirmar las hipótesis de los investigadores: si la Sala del Lago era una necrópolis o un espacio sagrado donde se celebraban otros tipos de ritos.

La excavación en la Sala del Lago de la Cueva de la Font Major forma parte del proyecto cuatrienal de investigación “Evolución y poblamiento prehistórico en las cuencas de los ríos Francolí, Gaià, Siurana y arroyos del Camp de Tarragona (2018-2021)”, financiado por el Departamento de Cultura de la Generalitat y coordinado por el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES). La primera intervención estaba prevista para que durara dos semanas, pero ha sido necesario acortarla debido a las intensas lluvias que afectaron el caudal del río Francolí, que en el espacio de la cueva tiene una de sus fuentes principales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*