04/12/2019

Treematernity, una start up de la URV que innova con las correas de monitorización de las embarazadas

Tres matronas de las Terres de l'Ebre han creado esta empresa que busca mejorar la atención maternoinfantil

Mejorar el sistema de sujeción de los transductores maternofetales, es decir, las popularmente conocidas como correas. Este es el resultado de la primera de las innovaciones patentadas por la empresa Treematernity, desde hace unos meses nueva start-up de la URV y que impulsaron, hace unos tres años, las comadronas Vanessa Sanz, Montse Gasparín y Mabel Yerno, las tres diplomadas en Enfermería por la URV.

Han patentado lo que llaman Belty, cinturones de un solo uso para hacer el monitoreo de las mujeres embarazadas que aportan, según ya indican los estudios de testeo, muchas ventajas respecto a los convencionales. No hay que lavarlos cada vez que se utilizan -ni secarlos- ya que son material fungible y se tiran después de cada uso. Son, por tanto, más higiénicos y facilitan la tarea de las matronas, que no han de tener cuidado de que estén a punto para volver a usarse una vez se ha terminado la monitorización de la embarazada. Los estudios han demostrado que son más confortables, más seguros y aptos, además, para los partos en el agua y permiten una mejor movilidad de la mujer embarazada.

De izquierda a derecha, las impulsoras de la empresa: Montse, Gasparín, Vanessa Sanz y Mabel Gendre.

Los dispositivos ya han pasado por unos procesos de estudio y de validación -que están finalizando- y han puesto de manifiesto que los nuevos cinturones se adaptan mejor a las nuevas tecnologías existentes, es decir, son más precisos a la hora de hacer el monitoreo. Las impulsoras del proyecto explican que la tendencia en los hospitales es la de fomentar el material de un solo uso, por cuestiones de higiene principalmente, pero también por comodidad, tanto para los profesionales como para las mujeres. Además, estos cinturones van precortados y enrollados en un aparato dispensador, lo que hace más práctico su uso.

De momento han hecho una tirada de 600 prototipos para poder testear, que es lo que han estado haciendo unas 300 mujeres en las Terres de l’Ebre -trabajan las tres en la sanidad pública- durante los últimos seis meses. Los cinturones también se han probado en el Hospital Sant Joan de Reus, Mataró, Igualada y en la Fe de Valencia. Una vez hayan terminado los estudios, a finales de este año o a principios del próximo, ya tendrán los resultados con la validación y estarán preparados para sacarlos al mercado, siempre que dispongan de los recursos necesarios para llevarlo a cabo.

Este es el primer producto que han desarrollado desde la empresa Treematernity, que ya ha ganado premios por su producto. Su idea seguir trabajando en nuevas iniciativas para mejorar la calidad asistencial de las mujeres embarazadas, los bebés y los trabajadores y trabajadoras de los hospitales con productos y servicios con valor añadido.

La Unidad de valorización de la Fundación URV ha apoyado a Treematernity para la obtención de la categoría start-up reconocida por la URV. Un reconocimiento a todas las empresas innovadoras y con valor añadido lideradas para estudiantes y Alumni URV.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*