22/07/2021

Deepsea Numerical es la nueva empresa de la URV que integra las nuevas tecnologías con el análisis y regeneración de la vida marina

Tiene una herramienta que recoge un gran volumen de datos del fondo marino y los analiza con un software propio

Proyecto de repoblación de posidonia en el que han participado miembros de la start-up Deepsea Numerical.

Establecer parámetros de los cambios que se producen en la costa y en el fondo marino a lo largo del tiempo permite planificar actuaciones de mejora. Para ello es necesaria la tecnología y la capacidad analítica de la que dispone la nueva empresa derivada (spin-off) de la Universitat Rovira i Virgili, Deepsea Numerical, SL., que ofrece servicios basados en la información y el análisis de datos de la vida marina obtenidos con tecnología puntera. La empresa de base tecnológica puede recoger un gran volumen de datos del fondo marino de la costa, que después analiza con un software propio. Además, genera mapas batimétricos (que representan el fondo submarino mediante curvas de nivel), de plantas fanerógamas, de corrientes y de biodiversidad unificados en un mapa interactivo de dos y tres dimensiones. La suma del histórico de estos datos permite analizar la progresión o pérdida de los recursos marinos.

Esta iniciativa se crea después de años de trabajo de algunos integrantes del equipo para regenerar el medio marino. Los socios fundadores de Deepsea Numerical, SL., Gabriel Quiroga, responsable del club de buceo Diving Center Tarraco, y Quim Roca, responsable de la empresa de construcción de biotopos, Stone Servicios, SL., sumaron sus esfuerzos con los del investigador del Departamento de Química Física e Inorgánica de la URV, Vladimir Baulin, que también es experto en análisis de imágenes, piloto de dron aéreo y submarino y uno de los creadores del software registrado por la Universitat que analiza las imágenes. Finalmente, se añadió al equipo Ramon Margalef, profesional del sector de la gestión de residuos con experiencia en la economía circular.

La herramienta que ha desarrollado Vladimir Baulin permite crear mapas detallados actualizados con la utilización de drones aéreos y submarinos, satélites, datos, planos y mapas desarrollados por la empresa o terceros. Esta información está disponible en una base de datos preparada para analizarla con métodos de aprendizaje profundo (algoritmos que simulan el funcionamiento básico del cerebro).

Laboratorios submarinos

Esta nueva empresa derivada tiene diferentes proyectos en marcha. Por un lado, está creando campos submarinos de experimentación o laboratorios donde se harán estudios, tales como la creación de un nuevo material fruto de «la digestión del carbonato cálcico, que, tras una compleja reacción con bacterias, se genera lo que podríamos llamar una piedra viva, muy similar al coral», explica Quim Roca. De ahí nace una colaboración con el primer productor europeo de carbonato cálcico, Reverte Minerals, las canteras del cual tienen su origen en un mar de coral.

Por otro lado, el segundo gran proyecto, resume Vladimir Baulin, es la creación de la red de laboratorios submarinos abiertos para investigadores de todo el mundo. Los laboratorios, repartidos en diferentes lugares y diversas profundidades, están equipados con sensores y cámaras que pueden servir para recoger datos masivos y monitorar la fauna marina y los cambios climáticos.

Prototipo de laboratorio submarino abierto a todos los investigadores del mundo.

Replantación de posidonia

De hecho, cada vez será más necesario que las administraciones públicas y las partes interesadas tengan una radiografía clara de su costa porque el bosque marino implicado en el procesamiento del CO2 del agua, garante de la biodiversidad marina, está en clara regresión. Baulin y Roca lo ejemplifican: «El estudio que hicimos en el litoral del Hospitalet del Infant nos dio como resultado que se había muerto el 50% de la posidonia en la zona del puerto y el 10% en la zona de cala d’Oques en diez años.» En la playa del Miracle de Tarragona las cifras son similares y, en realidad, es un problema común en el Mediterráneo.

A la izquierda, mapa de la posidonia en L’Ametlla de Mar, y a la derecha, degradación de posidonia en la zona del Puerto de l’Hospitalet de l’Infant.

«Hemos constatado la pérdida de biodiversidad, pero a la vez estamos esperanzados por los buenos resultados obtenidos durante las pruebas de repoblación que hemos hecho», apunta Roca. Así, los trabajos que puede llevar a cabo la empresa de base tecnológica de la URV permiten resolver estos problemas instalando biotopos submarinos como apoyo a la replantación de posidonia. Con el apoyo del Centro de Tecnología Ambiental, Alimentaria y Toxicología (TecnATox) de la URV, Deepsea Numerical analiza los materiales idóneos para crear las estructuras de biotopos marinos para asegurar que sean biodegradables, sin contaminantes ni plástico. Así, en Tarragona la empresa experimenta con losas de hormigón biodegradable, que protege la posidonia replantada por el club de buceo Diving Center Tarraco después de los temporales.

Equipo emprendedor de la spin-off Deepsea Numerical, SL., con la rectora de la URV, Maria José Figueras.

La Unidad de Valorización de la Fundació URV ha apoyado Deepsea Numerical en su constitución como spin-off de la URV. Asimismo el proyecto ha recibido el apoyo de la Cátedra sobre el Fomento de la Emprendeduría y la Creación de Empresas de la URV, que asesora y acompaña las iniciativas emprendedoras.