17/05/2022

La cantidad de frutas y verduras consumidas se se asocia con una mejora del perfil cardiometabólico en personas con alto riesgo cardiovascular

Los participantes en el estudio, llevado a cabo por un grupo investigador de la Unidad de Nutrición Humana de la URV-IISPV, tenían un riesgo cardiovascular alto y consiguieron reducir su peso corporal y el perímetro de la cintura después de un año

Consumir cantidad y variedad de frutas y verduras está asociado con una mejora del perfil cardiometabólico en personas que tienen alto riesgo cardiovascular. Este es uno de los resultados principales de un estudio realizado por la Unidad de Nutrición Humana de la URV-IISPV, que ha puesto de manifiesto que los y las participantes que habían aumentado la variedad en el consumo de frutas y verduras tenían niveles de glucosa más bajos, un menor peso corporal y un perímetro de cintura más reducido tras un año de seguimiento. Además, al incrementar de forma conjunta la variedad y la cantidad de frutas y verduras, la mejora del perfil cardiometabólico fue más significativa tras un año de seguimiento en comparación con el aumento de la cantidad y variedad de estos alimentos por separado. Los resultados del estudio se han publicado en la revista científica European Journal of Clinical Nutrition.

Las frutas y verduras son alimentos de baja densidad calórica ricos en fibra alimentaria, vitaminas, minerales y compuestos fitoquímicos, especialmente polifenoles, que podrían ser responsables de la mayoría de los efectos beneficiosos que ejercen sobre la salud.

Con la finalidad de aumentar la evidencia en este campo, investigadores de la Unidad de Nutrición Humana de la URV, en colaboración con otros grupos de investigación del estudio PREDIMED-plus, han analizado el consumo de frutas y verduras de 6.647 participantes con alto riesgo cardiovascular. Además, han valorado algunos parámetros que definen el riesgo cardiometabólico de las personas, como son los niveles de triglicéridos y de colesterol LDL y HDL en sangre, la presión arterial, la glucemia, el peso corporal y el perímetro de la cintura.

Estudios epidemiológicos previos habían demostrado que el consumo de frutas y verduras está relacionado con una mejora del perfil cardiometabólico en adultos y población de avanzada edad. La disminución del riesgo cardiometabólico podría ser debida principalmente a la actividad antioxidante, antiinflamatoria, anti-aterogénica y anti-mutagénica que ejercen los distintos fitoquímicos (carotenoides, vitaminas, polifenoles, fibra dietética, entre otros) presentes en las frutas y verduras.

Sin embargo, la mayoría de estos estudios se han centrado únicamente en evaluar la cantidad de frutas y verduras, dejando a un lado la variedad en el consumo de éstas, que a su vez refleja el distinto contenido en fitoquímicos de los diferentes grupos de frutas y verduras consumidos. Por ejemplo, las frutas y verduras naranjas-amarillas son ricas en carotenoides y ácido ascórbico, las rojas-moradas en carotenoides y flavonoides (antocianinas), las blancas en flavonoides (antoxantinas) y compuestos organosulfurados (alicina y aliína), las verdes en clorofila y las azules-negras en flavonoides (antocianinas).

De izquierda a derecha, las investigadoras Nerea Tomàs, Nancy Babio, Leyre López y el investigador Jordi Salas-Salvadó.

Con respecto a los resultados obtenidos en este estudio, los investigadores destacan la importancia del consumo de una gran variedad y cantidad diaria de frutas y verduras para mejorar el perfil cardiometabólico (y con ello disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular), especialmente en personas de alto riesgo.

El trabajo ha sido realizado por la investigadora predoctoral Leyre López-González, y liderado por las investigadoras Nancy Babio profesora agregada de la URV, Nerea Becerra-Tomás y el catedrático y director de la Unidad de Nutrición Humana del Departamento de Bioquímica y Biotecnología de la URV Jordi Salas-Salvadó. Todos ellos son miembros del Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn) y del Instituto de Investigación Sanitaria Pere Virgili.

Referencia Bibliográfica: López-González L, Becerra-Tomàs N, Babio N, Martínez-González MÀ, Nishi SK, Corella D, Goday A, Romaguera D, Vioque J, Alonso-Gómez ÁM, Wärnberg J, Martínez JA, Serra-Majem L, Estruch R, Bernal-López MR, Lapetra J, Pintó X, Tur JA, López-Miranda J, Bé-Cavanetes A, Delgado-Rodríguez M, Matía-Martín P, Daimiel L, Martín-Sánchez V, Vidal J, Vázquez C, Ros E, Vázquez-Ruiz Z, Martín-Luján FM, Sorlí JV, Castanyer O, Zulet MA, Tojal-Sierra L, Carabaño-Moral R, Román-Maciá J, Rayó E, García-Ríos A, Cases R , Gómez-Pérez AM, Sants-Lozano JM, Buil-Cosiales P, Asensio EM, Lassale C, Abete I, Salaverria-Llet I, Sayon-Orea C, Schröder H, Sales-Salvadó J; PREDIMED-Plus Investigators. One-year changes in fruit i vegetable varietat intake and cardiometabolic risk factors changes in middle-aged Mediterranean population at high cardiovascular risk. Eur J Clin Nutr. 2022 Apr 11. doi: 10.1038/s41430-022-01124-3. Epub ahead of print. PMID: 35411026.

Print Friendly, PDF & Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*