21/12/2016

Un graduado por la ETSE de la URV gana 150.000 dólares con su robot Dtto

Alberto Molina, titulado el año pasado del grado de Ingeniería Electrónica Industrial y Automática por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la URV, ha ganado el premio Hackaday con su robot Dtto, que inició como trabajo de final de grado. Se trata de un premio que se entrega en Pasadena (California) y que en la edición de este año ha contado con más de mil proyectos presentados

Dtto es un robot modular auto-reconfigurable diseñado para la investigación y rescate y con múltiples aplicaciones. Además del prestigio del premio, este joven recibirá la cantidad de 150.000 dólares y una residencia en el Laboratorio de Diseño Supplyframe en Pasadena, (California), donde podrá desarrollar todavía más su prototipo. Alberto Molina se tituló el año pasado del grado de Ingeniería Electrónica Industrial y Automática (GEEIiA) por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de la URV. En estos momentos hace prácticas en una universidad alemana y tiene intención de cursar un máster en Suiza.

Foto robot dtto
Un detalle del módulo modelable.

El premio Hackaday lo entregan empresas punteras que cada año destinan un total de 300.000 euros para sacar nuevas ideas en el campo de la ingeniería. Bajo la idea que “Una idea puede cambiar el mundo”, el premio Hackaday reúne cada año las mejores ideas tecnológicas y las impulsa para que se hagan realidad. El año 2016 el robot de Alberto Molina ha superado a los otros 1.000 proyectos presentados por personas de todo el mundo y, después de cinco rondas, ha sido galardonado con el primer premio por un jurado formado por 14 expertos mundiales. El primer premio tiene una dotación económica de 150.000 dólares y la posibilidad de realizar una residencia en el laboratorio Supplyframe, un espacio tecnológico único donde podrá evolucionar su prototipo.

El robot Dtto, una evolución del trabajo de final de grado

Dtto es un robot modular y ha surgido de la evolución de su trabajo de final de grado, que ha mejorado durante todo el verano para presentar al premio. Está construido con piezas realizadas con una impresora 3D, servomotores y microcontroladores. Los módulos del robot se pueden unir o separar entre ellos formando diferentes orientaciones y, de este modo, se adapta a cualquier terreno. Su tamaño, versatilidad y las formas ilimitadas que puede llegar a adoptar hace que sea un compañero perfecto para cualquier operación de investigación y rescate en cualquier terreno.

Desde hace años, la Escuela Técnica Superior de Ingeniera de la URV tiene un programa de robótica que se extiende más allá del ámbito universitario. A través del programa First Lego League, el ETSE llega cada año además de 1.000 alumnos de 10 a 16 años para que tengan su primer contacto con la robótica y la ciencia en general. Este programa ha permitido la creación de asociaciones de robótica, así como dos empresas de exalumnos que dan clases en escuelas de la demarcación de Tarragona.

Más información del proyecto


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*