21/10/2016

La Universitat Rovira i Virgili inviste como doctor honoris causa al enólogo y empresario Miguel A. Torres

La Facultad de Enología ha impulsado la investidura de Miguel A. Torres como doctor honoris causa por la URV, por la trayectoria personal y profesional de este empresario de referencia mundial en el mundo de la vitivinicultura. El acto ha tenido lugar el viernes, 21 de octubre en el Paraninfo de la Universidad

El rector Josep Anton Ferré inviste a Miguel A. Torres como doctor honoris causa.

El decano de la Facultad de Enología Joan Miquel Canals, padrino del doctorando, ha remarcado que la tarea de formación de enólogos que realiza la Universitat se convierte en riqueza, porque en el caso del vino implica al territorio y a todo un mundo: miles de puestos de trabajo, de hectáreas, de paisaje, estructura social, sostenibilidad. Con la investidura de Miguel A. Torres, ha dicho, “se reconoce la trayectoria de una empresa del sector vitivinícola emblemática de nuestro país”. Bodegas Torres mantiene una excelente colaboración con la URV, y estudiantes graduados trabajan en la dirección general de la empresa, en la dirección técnica, como enólogos y en otros departamentos.

Miguel A. Torres estudió Enologia en la Universidad francesa de Dijon antes de incorporarse a la empresa familiar como cuarta generación. En el año 1963 ocupó el cargo de director técnico, y en 1991 fué nombrado presidente y consejero delegado. Actualmente, sus hijos se dirigen la empresa, y él se responsabiliza del área de medio ambiente.

En la presentación del doctorando, Joan Miquel Canals ha explicado las razones por las que se le ha querido proponer para este nombramiento. Ha destacado que su principal dedicación ha sido forjar una empresa multinacional con un criterio totalmente diferente al que se tenía en la España de los años 70, en que el comercio del vino lo regía la variable precios. Mientras en Torres, la calidad, la investigación, la innovación y el márqueting han sido siempre claves per conseguir los objetivos alcanzados. Ha dado vinos tan reconocidos mundialmente como “Mas La Plana”, “Coronas”, “Gran Coronas”, o “Milmanda”. Bodegas Torres llega hoy a 150 países, cultiva 1.800 hectáreas, tiene 1.300 trabajadores y 900 viticultores trabajan para la empresa. El ADN de Bodegas Torres se resume en 9 puntos clave, que ponen en primer lugar a las personas y a continuación la ecología, el comercio justo, la responsabilidad social, la innovación, la internacionalización, el márqueting, la familia y finalmente la gran familia del vino.

Preocupación por el cambio climático

Miguel A. Torres, que ha afirmado que con la investidura la Universitat ha sido “demasiado generosa” con él, ha recordado los principios de su trayectoria profesional, cuando empezó a trabajar en el antiguo negocio familiar a partir de un pequeño terreno, y cómo ya en 1979, en la cata de vinos más importante de la época, la organizada por la revista francesca “Gault Millau”, de manera inesperada su vino Mas La Plana se clasificó por delante del famosísimo Chateau Latour. En diferentes etapas de la su vida, sus estudios en Dijon y en Montpellier le permitieron descubrir su amor por el vno y por la viticultura.

De sus ganas de aprender a lo largo de la vida y de sus lecturas sociales, tomó conciencia, ha dicho, de la importancia de contar con trabajadores comprometidos y de conseguir su participación e ilusión por el  futuro de la empresa, intentando mejorar cada año su nivel de vida.

miguelatorreshc
Miguel A. Torres, durante su discurso tras la investidura.

Estudioso del cambio climático, durante su intervención ha descrito detalladamente la evolución del clima desde la Prehistoria, para llegar al siglo XX con la constatación del calentamiento del planeta. El efecto invernadero, que causa el aumento de la temperatura en las últimas décadas, está causado por el hombre. Para Miguel A. Torres, el balance actual es pesimista, a pesar de algunos avances pactados internacionalmente, por las estructuras económicas existentes y porque la sociedad no está convencida de que es urgente cambiar el estilo de vida. En Bodegas Torres, ha explicado, en los últimos ocho años se ha invertido unos 10 millones de euros en energías renovables, en biomasa y en investigación. Se produce un 25% de la electricidad proveniente de energías renovables, utilizan 50 vehiculos híbridos o eléctricos e investigan cómo las algas pueden captar el CO2 de la fermentación o la formación de carbonatos a partir del CO2 de manera acelerada. “Mi sueño es que algún día se pueda decir que beber una copa de vino ayuda a combatir el cambio climático”, ha resumido.

En sus palabras, el rector Josep Anton Ferré, después de darle la bienvenida, ha destacado que es la primera vez que se inviste doctor honoris causa a un empresario, ya que la colaboración de la Universitat con el tejido productivo es una necesidad para el desarrollo económico y social, y para poder transformar en valor y empleo la generación de conocimiento universitario. La apuesta de la URV por la Enología se hizo desde el principio  y fué una decisión muy importante, que la ha unido más a su territorio.

El acto de investidura lo ha presidido el rector, acompañado por el presidente del Consejo Social Joan Pedrerol y el secretario general de la Universitat, Esteve Bosch. Han estado presentes personas destacadas del sector vitivinícola: Valentí Roqueta, presidente de la Asociación Vinícola Catalana; Salvador Puig, director general del Instituto Catalán de la Viña y el Vino (INCAVi), Enric Vigas, del Instituto Catalán del Corcho; y Santi Rius, de la consultora vitivinícola Rius&Rius, entre otras. Miembros de la Coral, del Orfeón y de la Orquesta de la URV han interpretado el canto de entrada y el Gaudeamus Igitur, al final de la investidura.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*