08/03/2017

Los Grupos de Atención a la Víctima dels Mossos d’Esquadra reciben la Distinció M. Antònia Ferrer 2017

El Grupo Regional de Atención a la Víctima y los Grupos de Atención a la Víctima de la Región Policial Camp de Tarragona y la Región Policial de las Tierras del Ebro de los Mossos, que suman 24 agentes, han sido galardonados con esta Distinción. La entrega se ha realizado el día 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, en el campus Catalunya de la Universita Rovira i Virgili

Representantes de la URV, conferenciante. miembros del Grupo Regional de Atención a la Víctima y algunos miembros de los Grupos de Atención a la Víctima, que han asistido al acto.

Inma Pastor, directora del Observatorio de la Igualdad, organizador del acto, leyó el veredicto del jurado de este año, que ha escogido este colectivo de los Mossos de la provincia de Tarragona para la IX Distinción. Se ha querido reconocer así la labor de acompañamiento, protección de las víctimas de violencia machista y de prevención del problema que hacen desde el año 2008, con el despliegue de la policía catalana por el territorio; así como “para hacer, de la mejora de la atención a las víctimas, una prioridad de su trabajo”, dice el acta del jurado. La distinción toma el nombre de la Dra. M. Antonia Ferrer, profesora de la URV jubilada e historiadora de Tarragona, ciudad que ha dado a conocer en sus investigaciones y publicaciones.

En la región policial del Camp de Tarragona, que comprende las comisarías de Reus, Valls, El Vendrell, Salou, Cambrils, Montblanc y Falset además de la de Tarragona, hay 17 agentes dedicados a esta tarea; y en la región policial de las Tierras del Ebro, en las comisarías de Tortosa, Amposta, Gandesa y Mora de Ebro, hay trabajan 7. En total suman 24 agentes, 20 mujeres y 4 hombres. El objetivo de los Grupos de Atención a la Víctima (GAV) es vigilar y controlar que se apliquen las medidas acordadas por los órganos judiciales para hacer cumplir la legislación vigente y la Ley del Derecho de las Mujeres a erradicar la Violencia Machista, aprobada por el Parlamento y vigente en Cataluña desde el año 2008. Esta violencia se ejerce en el ámbito de la pareja, en el familiar, en el laboral y en el comunitario, de cualquier forma: física, psicológica, sexual o económica. El colectivo hace una tarea múltiple de acuerdo con el espíritu de la ley, que destaca la prevención de la violencia y ampara a todas las víctimas de violencia doméstica y personas vulnerables.

En el inicio del acto, Inma Pastor recordó el origen de la celebración del Día Internacional de las Mujeres, a principios del siglo XX, y se refirió a la existencia de desigualdades persistentes o renovadas en los países que forman parte del primer mundo. Teresa Peramato, fiscal adscrita a la Fiscal de Sala contra la violencia sobre la mujer de la Fiscalía General del Estado, pronunció  la conferencia: “La protección de las víctimas de violencia de género, una responsabilidad compartida”. Calificó las muertes de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas como “la manifestación más brutal de la discriminación por razón de género”. Las mujeres tienen derecho a vivir, entrega y dignamente, dijo. Vista la realidad, la lucha contra esta violencia se ha convertido hoy un punto de consenso social entre todos los partidos políticos. Intervino desde su larga experiencia judicial, y dijo que con las medidas legales vigentes de protección, “no hemos sabido proteger muchos mujeres y niños”.

La fiscal Teresa Peramato, durante su conferencia.
El círculo de la violencia

El discurso de aceptación de la Distinción lo pronunció Isabel Ormad, del Grupo Regional de Atención a la Víctima que coordina los GAV de las Terres del Ebre, y Maite Saval, del Grupo Regional de Atención a la Víctima coordinador los GAV del Camp de Tarragona. Isabel Ormad destacó que el Día Internacional de las Mujeres “reivindica el feminismo”. Dijo que el trabajo que hacen los GAV debe ser interdisciplinario y interadministrativo, remarcó la labor de sensibilización que se hace en escuelas, con grupos y la ciudadanía en general sobre cómo detectar esta lacra, y asumió que aún queda mucho trabajo por hacer.

Maite Saval, por su parte, declaró “estar orgullosa de estar aquí, en la Universidad”, como ex alumna de Antropología de la URV: una conferencia sobre violencia de género en las aulas la motivó para ser Mossa de Esquadra. Calificó su trabajo como de alto riesgo, que provoca agotamiento psicológico, a veces sentimiento de culpa si las cosas no han ido bien; y ha descrito el gran cambio que hacen las mujeres que, gracias a su esfuerzo y al de los profesionales que las ayudan, consiguen salir del círculo de la violencia doméstica. Respecto a la relación con la Universidad, “se ha de fomentar el contacto de los profesionales con los estudiantes para que sepan que se encontrarán cuando salgan de las aulas”, remarcó.

A la izquierda Maite Saval, de la Regió Policial del Camp de Tarragona, e Isabel Ormad, de la Región Policial de las Terres del Ebre, con las distinciones.
A la izquierda Maite Saval, de la Regió Policial del Camp de Tarragona, e Isabel Ormad, de la Región Policial de las Terres del Ebre, con las distinciones.

La concesión anual de la Distinción por la defensa de los derechos de las mujeres a personas, entidades, instituciones o colectivos, es una medida establecida en el II Plan de Igualdad de la URV. Precisamente el rector de la URV Josep Anton Ferré, en el discurso final, recordó los tres grandes objetivos de este Plan, aprobado en 2011: consolidar una línea de actuaciones en la Universidad en el ámbito de las políticas de igualdad por razón de género; impulsar en la comunidad universitaria un estado de opinión favorable a la igualdad de oportunidades; y diseñar e implantar las acciones necesarias para reducir el desequilibrio entre hombres y mujeres. Al acto asistieron mandos y miembros de los Mossos, responsables universitarios, profesorado, miembros del personal de administración y servicios y estudiantes.

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*