27/11/2020

La inserción laboral universitaria se recupera y se aproxima a nivel de 2008 pero la COVID-19 se convierte en una amenaza

Los títulos de Máster se han consolidado como una opción formativa que permite mejorar las condiciones laborales de los titulados

Edición de 2019 del Fórum de Ocupación Universitaria en el campus Sescelades.

Año tras año, hasta marzo de este 2020, la tasa de ocupación de los graduados por la URV ha ido recuperándose hasta llegar a niveles cercanos a los previos a la crisis de 2008, si bien las condiciones laborales y salariales han mejorado a un ritmo inferior. No obstante, la crisis causada por la COVID-19 vuelve a afectar al mercado de trabajo también a las ocupaciones de los trabajadores y trabajadoras con niveles de educación elevados, y el colectivo de los jóvenes está afectado de una forma diferencial si se tiene en cuenta el efecto de las crisis anterior. Estas son algunas de las conclusiones del Informe sobre el estado de la empleabilidad en la URV que Ferran Mañé, adjunto para la Empleabilidad, ha presentado al Claustro este 27 de noviembre.

La actividad se mantiene pero el paro incrementa y la ocupación baja, por eso Mañé apunta que “sería necesario pensar en mecanismos para apoyar a los graduados y graduadas”, ya que considera que la crisis actual es inicialmente coyuntural, “pero hace falta estar atentos a los efectos cicatriz que perduran en el tiempo”. De hecho, la Universitat ya ha puesto en marcha algunas iniciativas que pueden incidir en la empleabilidad, como por ejemplo la formación para la empleabilidad en todos los grados y mejoras en la bolsa de trabajo.

La COVID-19, pues, amenaza la recuperación de la empleabilidad de los graduados universitarios que ha tenido lugar los últimos años. La comparativa entre los datos de 2008 y las correspondientes al 2020 hasta el mes de marzo permite apreciar que hay una buena y rápida inserción laboral: la tasa de ocupación era del 87% justo antes de la pandemia, manteniendo la tendencia positiva de los años anteriores y acercándose al 94% del 2008. No obstante, las condiciones laborales y salariales no se han recuperado al mismo ritmo. Por ejemplo, la proporción de contratos a tiempo parcial es más elevado el 2020 (24%) que en el 2008 (13%) y los contratos fijos eran mayoritariamente entre los graduados en el 2008 (62%) pero por debajo de la mitad en el 2020 (48%).

El mismo informe, elaborado con datos extraídos del “Qüestionari per al seguiment de la inserció laboral dels graduats universitaris” hecho desde el AQU, apunta que los títulos de máster se han consolidado como una opción formativa que el mercado de trabajo valora y permite a los titulados acceder a una mejora en las condiciones laborales. De hecho, la tasa de ocupación, la proporción de contratos fijos y el desarrollo de funciones universitarias son superiores en los posgraduados respecto de los graduados e incrementan ligeramente al 2020 respecto del 2017.

Los datos sobre los doctorados confirman que “cuanto más nivel educativo, mejor es la situación laboral”, apunta Mañé, con una tasa de ocupación superior en los graduados (87% de ocupación de los graduados y 95% de los doctores) y con ingresos medios elevados mayores que los graduados y titulados de máster, del 94%. Sin embargo, todavía hay poca presencia de doctores y doctoras en el ámbito de la empresa privada, con una proporción del 74% trabajando al ámbito público y del 26%, en el privado.

Informe de la URV Solidaria

Además del informe de empleabilidad, en el Claustro se ha presentado el Informe de la URV Solidaria. El técnico de la unidad, Joan Fuster, ha detallado que están trabajando para convertir el posgrado y máster de Cooperación, desarrollo e innovación social en virtual. Hasta ahora, se han formado 300 personas. Además, este curso la Oficina de Compromiso Social ha asumido la gestión del programa de Voluntariado, y ya se han hecho 36 llamamientos con 10 entidades y han participado o están haciéndolo 60 personas de la comunidad URV.

Este año también se ha puesto en funcionamiento el Protocolo de acompañamiento social extraordinario por causas de especial vulnerabilidad o de emergencia humanitaria del estudiantado de la URV, se ha impulsado el proyecto SustainComp (Labdoo), a través del cual se repararon y repartieron 50 ordenadores durante el confinamiento, y se ha consolidado la Red de Cooperación al Desarrollo del Sur de Cataluña, que se coordina desde la URV.

Por otro lado, se han aprobado los indicadores de seguimiento y evaluación para la Visión Internacional 2025 que se aprobó el último Claustro; el Reglamento de la Comisión de Ética de la URV y la designación de los miembros de la Comisión de Ética, y se ha informado sobre el estado de la reforma del Estatuto, que se encuentra en fase de elaboración del Anteproyecto por la Ponencia, y se ha aprobado la designación de los miembros de la Comisión de reforma.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*