20/11/2017

La asociación URBots gana un segundo premio de la final SEAT Autonomous Driving Challenge

Esta asociación de estudianes de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería ha desarrollado un sistema de conducción autónoma

Los estudiantes de la URV ganadores del premio de la SEAT.

El equipo URBots formado por Gerard Miró, Jordi Ramírez, Xavi Blanch, Oussama El Azizi, Bryan Porras y Juan Mezquita, todos ellos estudiantes de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ETSE) de la URV, ha ganado un segundo premio en la final de SEAT, desarrollando un sistema de conducción autónoma, y galardonado con 5.000 €.

Este equipo de la URV ha empatado, en segundo lugar, con el equipo Autopia del Centro de Automática y Robótica de la Universidad Politécnica de Madrid. El primer premio se lo ha llevado el grupo AMUVAG, de la Universidad de Valladolid. Diferentes universidades del Estado español han trabajado durante 6 meses para competir en la final realizada en Barcelona, del 14 al 16 de noviembre.

El SEAT Autonomous Driving Challenge es un evento que se inició en abril, y entre mayo y octubre los estudiantes han ido preparando sus proyectos para competir juntos en noviembre durante la feria “Smart City Expo”. Los proyectos de todas las universidades se han testado en un circuito cerrado que simulaba la ciudad de Barcelona. Los vehículos tenían que superar los diferentes desafíos propuestos por el jurado, como por ejemplo: reconocer pistas, mantenerse en el carril, hacer curvas, rectas, superar intersecciones, aparcar o detectar los diferentes obstáculos que podían aparecer en la calle. El jurado lo han formado expertos del área de la robótica, figuras destacadas de la industria y profesionales de la materia.

URBots, la asociación de estudiantes de Robots de la URV

Desde hace muchos años, la ETSE dispone de una asociación de robótica muy activa. La URBots organiza encuentros, eventos y compite en concursos de robótica tanto nacionales como internacionales con un gran nivel de excelencia. Un ejemplo de su actividad fue el premio internacional Hackaday, conseguido por el estudiante y miembro de la asociación Alberto Molina por su diseño de un robot autónomo, y que obtuvo un premio de 150.000 $.

Desde hace años, la Escuela tiene un programa de robótica que se extiende no sólo al ámbito universitario, sino que va más allá. Por un lado, gracias al programa de la FLL (First Lego League) llega cada año a más de 1000 alumnos de 10 a 16 años, para facilitarles el primer contacto con la robótica y la ciencia en general. Este programa ha generado que cada vez lleguen más jóvenes a la universidad con vocación científica. Por otro lado, ha permitido la creación de varias asociaciones de robótica, así como dos empresas de exalumnos que dan clases a una gran cantidad de escuelas de la demarcación de Tarragona.

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*